La UNR reconoce a Mireya Baglietto

17/10/2019

La creadora del trascendental Arte Núbico recibirá este sábado el Título de Profesora Honoraria por la Facultad de Humanidades y Artes

Mireya Baglietto vuelve a Rosario.
Autor:
Redacción web

El día sábado 19 de octubre, a las 12:30 horas, en el Espacio Cultural Universitario (ECU) la reconocida artista Mireya Baglietto recibirá una de las máximas distinciones que otorga la Universidad Nacional de Rosario, apadrinada por la Facultad de Humanidades y Artes de la UNR.

En el marco de este homenaje el día viernes 18 de octubre, a las 19:00 horas, se llevará a cabo la Inauguración de la obra “La Ingravidez de los espejos”, espacio núbico en las instalaciones del ECU. Después de 39 años, Mireya Baglietto vuelve a Rosario con un nuevo Espacio Núbico planteado bajo los mismos principios fundantes con los que realizara la más que exitosa puesta de La nube 5 en Rosario instalada en el Patio de la Madera en 1990.

“La Ingravidez de los espejos”, espacio núbico propone una aventura creativa que mediante el uso de espejos inaugura visiones de ingravidez e inmaterialidad que modifican radicalmente la percepción ordinaria.

La muestra podrá ser visitada hasta el 30 de noviembre inclusive de 10:00 a 18:00 horas.

 

 

Mireya Baglietto es artista, ceramista, pintora, escultora e investigadora argentina y creadora del Arte Núbico. En 1955 integra Artesanos, un grupo pionero de jóvenes ceramistas con el que realiza numerosas exposiciones. En 1959 comienza una investigación del esmalte cerámico que continuará por quince años. En 1965 recibe la beca del Institute of International Education, Fundación Ford. Directora del taller de arte cerámico del Instituto de Cultura Religiosa Superior. Fundadora y Directora de su propia institución. Miembro de la Academia Internacional de la Cerámica (1982).

En 1980 crea el arte núbico, género participativo que explora percepciones pluridimensionales. Representó a la Argentina en la XVII Bienal Internacional de San Pablo, montó tres versiones en la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta y llevó La Nube a diversas ciudades argentinas. Entre los múltiples reconocimientos recibidos se destaca el Gran Premio Presidencia de la Nación, Salón Nacional de Artes Visuales 2005, Disciplina Cerámica y el Premio Konex como una de las cinco figuras más importantes de la historia del arte cerámico argentino.