Jorge Horst, premio Konex a la música clásica 2019
  • Compartir

20/09/2019

El destacadísimo músico, compositor y educador rosarino Jorge Horst, pasó por el programa radial “Dr. Smooth”

Autor:
Héctor Mansur

Una entrevista en alto valor y contenido junto a uno de los compositores más importantes que ha dado nuestro país. Jorge Horst formado y docente de nuestra UNR, posee una extensa carrera dentro de la música clásica y contemporánea, presentando obras desde el Teatro Colon, hasta en diferentes países del mundo como: Alemania, Dinamarca, Estados Unidos, España, Chile, México y Suiza, entre otros, y para sumar al orgullo la semana pasada recibió la distinguida premiación de la “Fundación Konex” en la ciudad de Buenos Aires.

Horst narró sus inicios, su crianza musical dentro de una familia numerosa, sus principales profesores, sus obras dentro de la música contemporánea, consejos y sabiduría para los más jóvenes y hasta confesó la canción que escucharía 100 veces seguidas sin parar. Un momento clave donde reinó la emoción, fue la comunicación telefónica con audios de salutación por el premio obtenido de parte de sus alumnos, los pianistas Sergio Santi y Guillermo Juster, como así también su hermano Alberto “Beto” Horst desde Panamá y su gran compañero el compositor Sergio Fidemraizer desde España.

Aquí los principales tips de esta inolvidable charla entre Jorge y el turco:

Una alegría total haber recibido el premio Konex, mas sabiendo que esta premiación a la música clásica se otorga todos los años “9”, por ende la próxima será recién en el 2029, ya que son premios que tiene que ver con trayectoria y la actividad realizada en 10 años.

Comencé cantado en coro de niños, mientras que en mi casa sonaba jazz, rock, folclore, música clásica, ya que cada integrante aportaba lo suyo, pero mis hermanos mayores tuvieron mucho que ver con todo esto.

Me considero una persona que viene del rock, siento al rock como un estilo propio, me identifica, y escucho por siempre bandas del género.

Me formé  musicalmente de manera autodidacta, pero debo considerar que el que más me nutrió fue el maestro Francisco Kröpfl, compositor y pedagogo residente en Buenos Aires. Él fue para mí un verdadero ciclotrón.

La canción “Barro tal vez” de Luis Alberto Spinetta, la escucharía 100 veces seguidas sin cansarme…

Audio: Click y revivir el momento…