Docente rural ejemplo de compromiso

16/09/2019

La directora de la Escuela de Los Amores, Elizabeth Ledesma, contó el trabajo que hacen con los alumnos y la comunidad en norte de Santa Fe

Escuela de Los Amores.
Autor:
Redacción web

Sin dudas es la otra cara de la argentina, la que a diario le pone tanta garra que genera admiración. Basta sólo un poco de imaginación para comprender el esfuerzo que realiza una maestra en las aulas del sector rural, con el objetivo de desarrollar con éxito el proceso docente educativo.

En una entrevista con ABC Universidad, Elizabeth Ledesma, directora de la Escuela de Enseñanza Media n°560 de Los Amores, en el norte de Santa Fe, habló de los desafíos y el compromiso que implica su trabajo. “Trabajar en estas condiciones representa todo un desafío diario”.

Hasta el año pasado los alumnos desempeñaban sus actividades en una dependencia prestada, precisamente en lo que quedaba de la ex Estación de Ferrocarriles, lo que generaba innumerables inconvenientes impidiendo a los alumnos y personal docente llevar adelante con normalidad la tarea de enseñar y recibir educación.

“Donde funcionamos ahora es un edificio que fue aprobado antes de 2015 por nación y fue construido por la provincia. Es un edificio que sí está en condiciones. Porque donde funcionamos antes, por más de 20 años, era una casa grande con habitaciones, que la transformamos como pudimos en aulas. Iba a ser un hogar transitorio. Al principio nos dijeron que íbamos a estar ahí por tres meses”, recordó.

Asimismo, remarcó: “Más allá de las condiciones edilicias, no nos resignamos ni se empobreció nuestro proyecto educativo. Hoy estamos viviendo esta construcción que permite que nuestro proyecto educativo tenga el espacio necesario para seguir creciendo y consolidándose”.

La maestra rural es más que una maestra, es asistente social, psicóloga, gestora; y la escuela está siempre abierta a la comunidad. “El trato de la comunidad hacia la escuela es afable, las familias están pendientes de ella y, a pesar de sus escasos recursos, acompañan nuestra labor y valoran la tarea docente. Se torna en una relación de respeto mutuo”.

Lo que sucede en la comunidad se refleja con total crudeza en el ámbito escolar. De cualquier manera, todo es tomado como elemento de trabajo para obtener algún resultado significativo”, cerró.