Violeta Gainza: Título, honor y concierto en el día del maestro

11/09/2019

Este miércoles a las 19 en el Espacio Cultural Universitario se distinguirá a la gran pedagoga, pianista y licenciada en música Violeta Hemsy de Gainza

1/2
Autor:
Héctor Manzur

Este miércoles 11 de septiembre a las 19h en el Espacio Cultural Universitario de San Martín 750 y con entrada libre y gratuita, se distinguirá a la gran pedagoga, pianista y licenciada en música Violeta Hemsy de Gainza, la cual recibirá el título de profesora honoraria de la UNR de Rosario, mediante la actuación del Conjunto Pro Música para niños.

Gran honor y distinción haber charlado con esta genia de la música de manera anticipada, para saber sus sentimientos, emociones y detalles de la llegada a nuestra ciudad.

¿Cual fue tu primer contacto con la música, a qué edad, con que instrumento, donde estudiaste y quienes fueron tus principales profesores a lo largo de toda tu carrera?

Comencé a musicalizarme a los 6 años de edad, cuando mi madre me anoto en la Academia de Bellas Artes de la Provincia de Tucumán, la cual funcionaba por aquellos años en un teatro antiguo. Allí hice mis primeros estudios, hasta que a los 13 años me recibí de profesora de teoría, solfeo y dictado. En dichas clases me divertía mucho, ya que recuerdo profesoras simpatiquísimas, tanto las de mayor edad, como las más jóvenes.

Todo me parecía y resultaba fácil, descubrir escalas, cantidad de sostenidos y bemoles. Fue una etapa muy feliz tanto musical, como socialmente. Respecto a mis profesores, realmente los veneraba, Clara de Arzuaga (Solfeo), me pedía que inventara finales para con la hoja que solfeaba, y eso sin dudas era de avanzada, mientras que Alex Conrad, que había llegado de Alemania me daba lecciones de piano.

¿Saber tus sensaciones, emociones, desde tu Tucumán natal, Buenos Aires, y hoy obtener este merecidísimo reconocimiento aquí en nuestra ciudad de Rosario, como profesora honorario de nuestra UNR, y en un lugar tan majestuoso como es el ECU?

Uno siente la prolongación de lo que nos llevó a escuchar y hacer música toda la vida. Soy muy sensible a todas estas cosas, y hasta me da vergüenza este reconociendo, que es algo muy bello y natural a la vez. La pedagogía es algo de lo que uno queda enganchado, una pasión y muy agradecida a mi destino. Que alguien recuerde como disfruto mis clases de instrumento o de educación auditiva, es algo que uno no puede olvidar.

¿A lo largo de tu vida habrás recibido muy lindos y preciados regalos, la música es uno de esos regalos de la vida?

Sí, he recibido varios regalos en mi vida, pero no hace falta que nadie me convenza que la música es el mayor de esos regalos. Es una experiencia personal muy fuerte, la música te puede tranquilizar, como así también animar si estas deprimido. Es una experiencia sumamente especial para toda la sociedad, y de ninguna manera habrá que permitir que la educación musical se detenga, esta es una construcción humana y de la naturaleza.

Varias profesiones, más de 50 libros editados, muchos en diferentes países del mundo,  todos muy importantes, pero si tuvieses que elegir solo uno… cual sería?

Mientras cursaba el profesorado de química en la Universidad de Tucumán, paralelamente asistía a la Licenciatura en música con especialidad en piano. Recibida de ambas, comencé a ejercer las dos profesiones, hasta que obtuve una beca para estudiar en Columbia, Estados Unidos. Siempre me intereso descubrir como los talentosos ponían de manifiesto sus capacidades. Respecto a mis propios libros preferidos, me di cuenta que por todos ellos tengo un sentido muy parecido al mismo que posee con mis cuatro hijos, ninguna preferencia en especial por alguno de ellos.

Sos una mujer distinguida que inicio un camino fundamental en la música, cuando no había nada. Nosotros en Rosario tenemos líderes como Marta Varela, que junto con Emma Garmendia (Tucumán),  revolucionaron el mundo musical con el audioperceptiva, que tenes para decir, como así también a las jóvenes colegas actuales?

En Tucumán éramos compañeras de banco en las clases de solfeo junto a Emma Garmendia, fue una vida paralela junto a ella y su obra en sociedad con Marta Varela fué muy importante y clave para la música. Los educadores musicales de mi generación, tenemos la suerte de estar muy unidos, y respecto a las nuevas generaciones, estamos tratando de comunicarnos para salir del estancamiento que hemos tenido en la educación. La música debe ser de todos y tener una calidad humana que valga la pena, transformadora, que acompañe, estimule y cure. A la nueva generación debo expresarle que siempre piensen y recuerden que “la música es energía, alimento, lenguaje y es arte cuando se logra pasar la barrera”.

Click & escuchar bloque radial en su honor…