La UNR ya es Universidad feminista

10/09/2019

Florencia Rovetto, responsable del Área de Género y Sexualidades, presentó las líneas de trabajo propuestas para el período 2019-2023

Presentación de los lineamientos del Área de Género y Sexualidades de la UNR.
Autor:
Redacción web

Si bien otras universidades fueron avanzando en la institucionalización de las políticas de género, la Universidad Nacional de Rosario (UNR) es la primera en llevar ésta iniciativa al máximo nivel de la estructura de gestión. “Nos mueve el deseo de cambiarlo todo", aseguró Florencia Rovetto, en la presentación de los lineamientos del Área de Género y Sexualidades, que se hizo este lunes en el Espacio Cultural Universitario (ECU).

Rovetto es investigadora del Conicet, doctora en periodismo y ciencias de la comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, y ahora titular del nuevo espacio de la UNR.

En diálogo con ABC Universidad, la especialista adelantó algunos de los desafíos que se plantean desde dicho espacio. “Lo que planificamos inicialmente es trabajar con dos grandes direcciones. Una dirección que tiene que ver con todo el abordaje de la violencia de género, de la violencia sexista en la Universidad. La otra es la que tiene que ver con la transversalización de la perspectiva de género en formación, investigación y extensión”.

“Actualmente, de las doce facultades hay nueve que cuentan con procedimiento de atención y tres que aún no lo tienen aprobado y no tienen referente concursada a cargo. Tampoco lo tienen dos de las escuelas pre universitarias”, indicó.

En ese mismo sentido señaló la impronta y el perfil que le quiere dar al área: “Trabajo colectivo, construcción de redes intra e inter universitarias, articulación con organizaciones sociales y comunitarias, con generosidad y amplitud, con audacia y una fuerte vocación de transformación”.

Por último, Rovetto resaltó la importancia del fortalecimiento institucional para que todas las unidades académicas tengan un espacio vinculado a problemáticas de género. “Nos interesa que toda la gestión esté atravesada por esta perspectiva, que haya paridad en la elección de cargos, una mirada sobre las trayectorias y los recorridos de las personas de acuerdo a su identidad de género, su orientación sexual, que sea equitativo para todos, que puedan llegar a los espacios de decisión”.