El Frente de Todos cerró su campaña en Rosario con un apoyo multitudinario

08/08/2019

El Monumento Nacional a la Bandera fue el escenario del cierre

Autor:
Redacción web

El Monumento Nacional a la Bandera fue el escenario del cierre de campaña del Frente de Todos. Con más de 100 mil personas presentes, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner encabezaron el acto ante una multitud que los esperó desde las primeras horas del día. Rosario llenó de fuerza a los principales candidatos opositores, que esperarán las Paso del domingo con mucha expectativa.

En la previa, y ante la constante demora del inicio, los ciudadanos de todo el país que llegaron a la Cuna de la Bandera pasaron la jornada entre mates, cánticos, puestos de comida y música muy variada, con mucho rock nacional, sobre todo de Fito Páez, Luis Alberto Spinetta, Charly García y Andrés Calamaro. También hubo lugar para los jóvenes y se pudo escuchar a Rosalía, Ca7riel, Wos, Cazzu y Duki.

Desde un principio el acto estaba programado para las 17.30, luego fue postergado para las 18.30 y finalmente dos moderadores dieron inicio minutos antes de las 19, ante un mar de gritos y aplausos.

El evento comenzó con la invitación al palco oficial de muchos gobernadores del PJ que anteriormente habían estado en la Facultad de Derecho de la UNR firmando un acuerdo con el candidato presidencial. Además, dijeron presentes otros políticos de renombre como Axel Kicillof, Sergio Massa y Matías Lammens.

Luego, tal como se esperaba, la candidata a vicepresidenta, Cristina Kirchner, fue la primera en tomar la palabra y pronunciarse ante todos los presentes: “Estoy muy contenta de estar aquí en Rosario frente al Monumento a la Bandera, y lo hago porque quiero que los argentinos vuelvan a ser felices”.

“Necesitamos unir los esfuerzos de todos los argentinos y de todas las argentinas para poder dejar atrás esto tan feo que estamos viviendo como ciudadanos y ciudadanas. Cuando hablé aquel 9 de diciembre, nunca imaginé que iba a ver las cosas que hoy estamos viviendo. Sinceramente, nunca pensé volver a ver tanta gente y familias enteras viviendo en las calles”, declaró la ex presidenta.

Cuando la gente empezó a insultar a Mauricio Macri, Cristina los frenó de inmediato, al decirles que “no hagan eso, no les demos el gusto, porque lo están esperando para seguir dividiendo a los argentinos”.

“Un puñado piensa que los trabajadores no deben tener derechos y deben recortarse los salarios, o otras también creen que los pobres no tienen derecho a llegar a la Universidad Pública”, afirmó en una clara crítica a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

“Fuimos capaces de entender que era necesaria la unidad de todos aquellos sectores que creemos que una Argentina diferente es posible. Pienso que tal vez, si uno mira retrospectivamente la historia reciente de los años que han pasado, se puede advertir claramente como fueron de a poco enfretándonos para finalmente llegar al gobierno con el fin de hacer esto que realmente nadie lo esperaba en esta profundidad de maltrato”.

También habló de sus vivencias personales, y dijo que el punto final para ella fue cuando “otra vez decidieron endeudarnos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a todos los argentinos”. “Fue el verdadero punto de inflexión en que pensamos en que necesario reconstruir la unidad de las fuerzas nacionales, populares y democráticas para a partir de allí encarar una tarea que será muy difícil”.

En uno de los momentos más altos de la noche, la actual senadora nacional manifestó que “ningún dirigente político duerme en la calle, ni sus familias, sea del partido que sea, el que sufre estas penurias es el pueblo, entonces los dirigentes tienen la obligación moral y ética de cambiar esta situación”.

“No podemos imaginar cuatro años más de estas políticas”, añadió, y admitió que “si todavía estoy parada es por el amor de ustedes”.

Además, le brindó todo su respaldo a Alberto Fernández: “Estoy segura que va a desarrollar una tarea espléndida como lo hizo cuando acompañó a Néstor”. Y le habló al electorado: “Les pido que no peleen, que hablen mucho, que convenzan”.

“No es casual haber elegido el Monumento a la Bandera. Digas Patria, Nación o digas República, la única bandera que hay es la Argentina”, cerró ante una ovación que se sintió en todo el Parque Nacional a la Bandera.

“Me han llenado el alma. Tienen de mí el total compromiso, la certeza de que nunca los voy a defraudar, y quiero inaugurar un tiempo de mucho debate en Argentina”, cerró Fernández.

 

Luego pasó al frente el candidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández. Primero expresó su gratitud con Cristina Kirchner por darle su confianza y lograr “que esto sea posible”. “Están todos muy preocupados por como me voy a llevar con Cristina, nunca más me voy a pelear con ella porque vamos a hacer la Argentina que todos se merecen”, aclaró.

Posteriormente, le agradeció a todo el pueblo argentino por el apoyo que recibió “a lo largo y lo ancho de todo el país”. Y, en tercer lugar, saludó a los gobernadores que asistieron: “Ellos van a ser parte de la conducción que se viene”.

“Estamos discutiendo cómo vamos a construir el futuro. Hay quienes piensan en una Argentina para pocos, que expulsa argentinos, que de hace cuatro años ve bajar el consumo, los sueldos y las jubilaciones. Y cuando dejamos de consumir se produce una caída de la producción, que se traduce en cierre de fábricas y comercios, y eso conduce al desempleo. Y esa es la mayor demanda que escuchó en Argentina, la necesidad de querer trabajar”, esbozó Fernández.

El ex jefe de Gabinete lanzó una crítica al oficialismo al pronunciar que “a mí no me ponen vallas que me separen de ustedes”. Y siguió: “Lo único que produjo Mauricio Macri son 4 millones y medio de pobres. ¿Hasta dónde vamos a llegar? Nosotros nacimos para defender a esa gente”.

A su vez, habló reiteradamente de las dificultades que están atravesando los jubilados y los trabajadores: “Enfrentamos la discusión de qué país queremos construir. No sé cuántos semestres pasaron esperando que alguien traiga lo que nunca llegó”.

“En el primer semestre que gobernemos vamos a cambiar la Argentina, porque la suerte va a depender de nosotros. Encenderemos las máquinas y recuperaremos los puestos de trabajo. El futuro no es mañana, es hoy, para hacer el país que saque del dolor a miles de argentinos”.

“Vamos a poner de pie a la Argentina, como lo hice con Néstor allá por el 2003. Vi pasar todas las crisis, y lo que siempre nos levantó como pueblo fue nuestra dignidad, y por eso nos vamos a poner de pie”, señaló el abogado y docente en la UBA.

Al igual que lo hizo Cristina, les procuró a sus seguidores que a la hora de charlar con sus vecinos “no le pregunten de dónde vienen, sino a dónde quieren ir”.

También habló del federalismo, al decir que “hay que empezar a pensar el país desde el interior del país y no desde Buenos Aires”. “Salí demasiado federal, y mi único deseo que es un chico del interior no se tenga que ir de su hogar porque en su pueblo no tiene posibilidades”.