Rechazan traslado de Lula

07/08/2019

El exmandatario brasileño será trasladado de la cárcel de Curitiba a una de San Pablo, en la que compartirá espacios con reconocidos homicidas

Autor:
Redacción web

El Partido de los Trabajadores rechazó este miércoles el traslado del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva de la cárcel de Curitiba a una común de San Pablo. Allí compartirá espacios con asesinos, como el comedor o el patio. Aseguran que se puede exponer a una “situación de vulnerabilidad”.

El traslado del líder político brasileño se da por pedido de la Policía Federal, fuerza que está a cargo del exjuez Moro, actual funcionario del Gobierno de Jair Bolsonaro. Esta decisión se da en medio del escándalo desatado luego de la filtración de conversaciones por chat que revelaron una articulación clandestina entre Moro y los fiscales de la operación Lava Jato.

Lula será enviado a la cárcel de Tremembé, conocida por alojar a homicidas famosos. Esto levantó el alerta sobre su seguridad y reclamos. A pesar de que Lula contará con una celda acondicionada, su abogado denunció una “situación de vulnerabilidad” en los momentos en que tenga que compartir espacios con los otros detenidos. “Es muy extraño que la gente de la ‘República de Curitiba’ haya decidido transferir al presidente Lula, hay que estar alerta”, advirtió la diputada del PT, María do Rosario.

La jueza de primera instancia federal Carolina Lebbos, incondicional de Moro, ordenó el traslado a pedido de la Policía Federal brasileña. El motivo alegado fue la necesidad de acabar con las concentraciones frente a la Superintendencia de Curitiba. A pesar de ello, la vigilia “Lula Livre” volvió a reunirse como lo hace cotidianamente frente al centro de detención.

El abogado presentará un recurso para impedir el traslado y advirtió que la medida se adoptó cuando se espera que el Tribunal Supremo Federal analice una demanda sobre la parcialidad con que se condujo Moro. Por haber sido jefe de Estado, Lula puede pedir estar en un cuartel militar o en un lugar específico de la Policía Federal, a pesar de no haber sido tenido en cuenta.

Lula ya lleva detenido un año y cuatro meses de los ocho años y diez meses que le fueron impuestos en el caso conocido como Lava Jato. El líder político fue acusado de haber recibido un departamento de la constructora OAS en el balneario de Guarujá a cambio de favorecerla.