20 mil empresas menos en 4 años

06/08/2019

En la mayor caída de empresas desde la crisis de 2001 se registró una importante aceleración entre junio de 2018 y mismo mes de 2019. Las PyMES, las más afectadas

Autor:
Redacción web

Un relevamiento privado informa que en estos últimos 4 años cerraron 14 empresas por día. Es el resultado de una menor demanda interna, el aumento del costo financiero y la falta de previsibilidad para hacer negocios. Esta es la peor marca desde la crisis de 2001.

Según el informe de la consultora privada Radar sobre datos de la AFIP en junio hubo 19.131 empleadores menos que en el mismo mes de 2015. De esta forma se marca una caída del 3,4 por ciento en los registros oficiales.

“La cantidad de empresas del sector privado registra una caída sostenida durante toda la gestión, con una notable aceleración durante el último año”, se explica. Durante este período solo hubo un crecimiento entre junio de 2015 y el mismo mes de 2016. A partir de allí comenzó una merma progresiva que se profundizó en los últimos 12 meses, pasando de 560.214 empresas a 545.193.

 

 

Para Radar, el panorama presentado en junio de 2019 es el peor en casi 18 años. “Tomando solamente el último año, la caída alcanza el -2,7%, la mayor desde la crisis de 2001/2002, lo que da cuenta del fuerte impacto de la corrida cambiaria y las posteriores medidas de ajuste fiscal y monetario”, afirmaron y agregaron: “Todo indica que esta dinámica se mantendrá en lo que resta del año, dado que los sectores más ‘empresa intensivos’, ejemplo el comercio, tienen malas perspectivas”.

El sector más perjudicado por esta crisis son las PyMES. Este tipo de empresas representa alrededor del 70 por ciento del empleo privado en el país y el 99 por ciento de su producción se destina al mercado interno, fuertemente castigado por la política económica del macrismo. En este período “bajaron su persiana” 18.519 empresas de hasta 10 empleados, es decir, una merma del 3,8 por ciento. Entre las empresas medianas, de entre 10 y 500 personas, cerraron 1169 (1,4 por ciento).

Por rubro también se percibió una caída tanto en el comercio, como en la industria manufacturera, como en el campo. En el primero de ellos es el corolario de una fuerte caída del poder adquisitivo y el mayor peso de otro tipo de consumos, como los servicios, debido al fuerte incremento en las tarifas.

En el caso de la industria manufacturera la baja fue del 7,3 por ciento. Allí perjudicó la caída de las ventas, el incremento de los costos de las tarifas, la restricción crediticia en aumento y la apertura importadora. Los más vulnerables fueron los rubros indumentaria, calzado, metalmecánica y alimentos.

Por último en el campo hubo una baja del 6 por ciento en los empleadores, a pesar del crecimiento de la producción. El informe ubica al mal rendimiento de las economías regionales y la concentración en grandes productores como los factores que llevaron a esta caída. Este último grupo pudo subsistir debido a la mayor espalda para contener las condiciones financieras más restrictivas.