Un Mercosur de derecha

20/07/2019

La Cumbre del Mercosur ratificó el nuevo posicionamiento ideológico del continente. El acuerdo con la Unión Europea fue el centro del encuentro en Santa Fe

Autor:
Alejandro Arnoletti

Pasó la Cumbre del Mercosur realizada en Santa Fe. Una reunión signada por el reciente principio de acuerdo con la Unión Europea, festejado por la mayoría de los presentes. Un encuentro propio de estos tiempos, en los que Sudamérica claramente dio un volantazo hacia la derecha.

“La Argentina no es una prioridad; el Mercosur tampoco es una prioridad", había señalado en octubre de 2008 el entonces futuro ministro de Hacienda de Jair Bolsonaro, Paulo Guedes. En ese sentido el presidente brasileño también decidió quitar el símbolo del bloque regional en el pasaporte para su país. Medio año después parece haber cambiado el interés para el mandatario.

La Cumbre fue el lugar en el cual Mauricio Macri entregó la presidencia pro tempore del Mercosur a Bolsonaro, siguiendo el orden establecido por el alfabeto. “Es una señal clara al mundo de que queremos que el Mercosur sea abierto, competitivo, dinámico, comprometido con la integración y el comercio, con las reglas de juego claras, para fomentar las inversiones y hacer negocios”, sostuvo Macri sobre el evento realizado en la capital provincial. En tanto que el jefe de Estado brasileño resaltó el compromiso de su gestión “con la modernización y la apertura” del bloque.

“El Mercosur es muy restrictivo. Brasil quedó prisionero de alianzas ideológicas”, había sostenido también Guedes antes de la asunción de Bolsonaro. Si algo quedó en claro en esta Cumbre es cómo el Mercosur viró hacia la derecha en los últimos años tras las victorias de gobiernos conservadores en los países que lo componen.

 

Mercosur  - Unión Europea

Por más de que el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea debe primero pasar por cada uno de los Congresos nacionales y todavía no se conocen todos los detalles del mismo, los presidentes lo festejaron como un éxito. La voz disonante fue la de Evo Morales, presidente de Bolivia, que puso paños fríos a la cuestión y advirtió: “Cualquier acuerdo, convenio o tratado siempre deben estar orientados a resolver y atender las demandas de los más humildes, de los más pobres, de los más olvidados de la historia de la región”.

Por su parte Mauricio Macri aseguró que el acuerdo impactará positivamente en la calidad de la gente (del Mercosur) y que “no es un punto de llegada sino un punto de partida”. “Es una oportunidad para que el Mercosur vaya por más, en una ambiciosa agenda externa de negociaciones”, resaltó para contrarrestar el llamado de atención que se hace desde la oposición.

Bolsonaro, en tanto, sostuvo que el Mercosur debe ser “un instrumento de comercio con el mundo sin interferencias ideológicas”, por lo que el acuerdo con la Unión Europea fue producto de esa visión. En una línea similar se pronunció el presidente chileno, Sebastián Piñera, quien calificó al hecho como “histórico”. Chile, como Bolivia, es un Estado Asociado al bloque. Los únicos miembros firmes son Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Evo Morales no dudó en marcar diferencias con los otros participantes. Sostuvo que la “lucha histórica” de estos pueblos es ser un Estado autónomo y fundamentó: “Un Estado con soberanía, independencia, pueblos con dignidad e identidad porque somos tan diversos. Por eso, en Bolivia cambiamos la Constitución y hoy es un Estado Plurinacional”. “¡Qué bueno sería que tengamos un Mercosur Plurinacional y una América Plurinacional! Dentro de esa diversidad la unidad justamente para garantizar y trabajar la igualdad entre los seres humanos”, arengó.

 

Situación en Venezuela

El conflicto social y político en Venezuela es otro de los puntos de discordancia entre los integrantes del bloque. El sector de Macri y Bolsonaro estaba dispuesto a elaborar un fuerte documento contra el Gobierno de Nicolás Maduro pero finalmente no prosperó por la oposición de Tabaré Vázquez. Evo Morales, en tanto, ya había afirmado que no iba a acompañar el texto.

Macri manifestó su “solidaridad con el pueblo venezolano, que sufre una crisis humanitaria sin precedentes en la región”. “Reconocemos a la Asamblea Nacional y al presidente encargado, Juan Guaidó, como la única autoridad legítima de Venezuela”, agregó.

Pero para evitar una ruptura en el comunicado solo expresaron la “importancia de trabajar por la consolidación de una región políticamente estable, próspera e integrada, basada en ideales de democracia y la defensa de los derechos humanos” y sobre Venezuela manifestaron solo la “preocupación por la grave crisis que atraviesa Venezuela, que afecta seriamente la situación humanitaria”.

 

Moneda común

Otro de los puntos salientes de las reuniones que se llevaron a cabo en Santa Fe pasó por la posibilidad de instaurar una moneda común para los países que integran el bloque. El Monitoreo Macroeconómico del Mercosur se abocará a estudiar su factibilidad, pero por las dudas el ministro Nicolás Dujovne ya adelantó que se trata un "proyecto de largo plazo".

“Hemos decidido hacer un trabajo entre los distintos países que componemos el Mercosur sobre las ventajas potenciales de una moneda común”, sostuvo y valoró la intención de “avanzar en el camino de la integración como forma de generar prosperidad para los ciudadanos”. “El primer paso es realizar un estudio bien profundo acerca de qué condiciones deberíamos cumplir antes, en términos macroeconómicos, los distintos países que componemos el Mercosur para poder llegar a concretar este proyecto que nos parece a todos muy interesante”, recalcó.

 

Eliminación del roaming

Los países miembros del Mercosur firmaron un acuerdo para eliminar el costo del roaming dentro del bloque. Cuando se logre completamente más de 185 millones de usuarios de telefonía celular se verán beneficiados, "facilitando las relaciones comerciales y sociales dentro de la región". "El servicio de roaming sin costo entrará en vigencia cuando al menos dos de los países involucrados logren ratificarlo (en ese caso entraría en vigencia de manera bilateral) y luego se sumarían el resto de las partes", indicaron desde el Ministerio de Modernización.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Horacio Reyser, precisó el mecanismo para lograrlo. Tras el acuerdo de los países ahora la medida deberá ser aprobada por los Parlamentos de cada uno de los países miembro y, tras ello, podrá avanzarse con las empresas prestadoras del servicio para su puesta en funcionamiento.

De llegar a concretarse, esta eliminación supone de manera directa un beneficio para los usuarios y un abaratamiento de los costos de las comunicaciones entre países. Un modelo similar ya funciona entre los países miembros de la Unión Europea.

 

Jair Bolsonaro es ahora el presidente pro-tempore del bloque, al que antes criticaba por sus posturas ideológicas. En el plenario no dudó en citar al presidente de Estados Unidos: “No queremos una patria grande. Queremos que cada país de Sudamérica sea autónomo, sea democrático, y que cada país sea grande. Como dice (Donald) Trump, que quiere América grande, quiero Brasil grande, un Paraguay grande, una Bolivia grande, Uruguay. Todos nuestros países, esa es nuestra vocación”. El Mercosur sigue teniendo una postura ideológica, solo que ahora se ubica a la derecha.