Compensarán a tenedores de Créditos UVA

16/07/2019

El Gobierno subsidiará a los deudores de Créditos UVA a raíz del fuerte incremento en las cuotas. Lo hace tras meses de reclamo, pero solo hasta diciembre

Autor:
Alejandro Arnoletti

A un puñado de meses de las elecciones, el Gobierno Nacional decidió compensar a aquellos que tienen créditos UVA por el fuerte aumento de las cuotas. Los beneficiarios serán aquellos deudores que entre octubre de 2018 y diciembre de este año hayan tenido subas por encima de un 10 por ciento de lo que hubiera resultado actualizarla por el índice de salarios, por el plazo de 15 meses.

Para tal fin se creará un fondo de cobertura para todos los deudores de créditos ajustables por UVA que hayan sido o sean en el futuro beneficiario de programas como Procrear o alguno de instituciones estatales de vivienda adheridas. Dicho fondo cubrirá esa diferencia, multiplicada por 1,1.

El subsidio no alcanzará a todos los deudores. Para poder acceder a él habrá que cumplir con una serie de requisitos. Entre ellos aparece que deberán haber escriturado viviendas por hasta 140 mil UVA; tendrán que haber sacado en su momento préstamos de hasta 120 mil UVA y no podrán ser propietarios o copropietarios de otro inmueble.

Para comprender un poco más los alcances de esta medida, el portal de Radio UNR entrevistó a Ariel D’Orazio, coordinador del Consejo Asesor de Vivienda de la Oficina del Consumidor.

 

¿Cómo analiza esta medida?

Es imperioso salir a asistir a aquellos hipotecados o tomadores de créditos. El desfasaje entre el valor del incremento de la cuota totalmente por encima del salarial ha hecho que prácticamente el coeficiente se duplique en algunos años. Por tal motivo el porcentaje del salario que se destina al valor de la cuota es cada vez mayor. Esto genera zozobra, incertidumbre y hasta morosidad en muchos de los usuarios que han tomado crédito para la compra de su vivienda. Este mecanismo lo ha impuesto y promocionado el Gobierno, pero entendíamos que al tener un doble componente en la cuota, mediante una tasa fija anual y la suba por inflación, era un problema que en algún momento iba a estallar. Fue mucho más rápido de lo que pensábamos: el ritmo inflacionario y la devaluación han hecho que esta herramienta sea un calvario para los que lo tomaron y una garantía solo para los que prestaron el dinero, es decir, las entidades financieras. Ellos fueron los grandes ganadores de este negocio que no vino a resolver absolutamente nada porque es muy baja la cantidad de créditos entregados en relación al déficit habitacional, solamente garantiza la ganancia a las entidades financiera y no preserva a los tomadores de créditos.

 

¿Qué montos se necesitan hoy para poder acceder?

En la actualidad hay que tener ingresos superiores a los 65 mil o 70 mil pesos mensuales para poder tomar un crédito que, con un ahorro previo importante, permita acceder a la vivienda. No cualquiera puede reunir esa suma monetaria mensual y hace muy difícil calificar para este tipo de crédito. Además, la experiencia y la expectativa de lo que sucede en la actualidad, donde el gobierno con esta nueva línea que lanzó hace casi un mes plantea que en el caso que la inflación supere en 10 puntos porcentuales el incremento salarial se va a congelar la cuota hasta el próximo ejercicio. O sea, permite que el salario pierda hasta 10 puntos porcentuales en comparación al incremento de la cuota. También establece la creación de un seguro para preservar a aquellos deudores que caigan en desgracia y no puedan seguir abonando la cuota por este desfasaje al que intentan poner tope. Pero en la práctica hicieron tres propuestas y no han cumplido con ninguna. Salen a decir que van a subsidiar a los tomadores de crédito pero sería muy interesante que lo hagan sobre todo por cuanto ha aumentado la cuota en los últimos años, lo cual en relación al salario ha hecho una diferencia muy grande que es muy difícil de paliar por una economía familiar. Es fundamental que salga a asistir pero que cumplan con lo que anuncian. En menos de un año este es el tercer anuncio.

 

Considerando que termina en diciembre, ¿podemos decir que es una medida electoralista?

Sí, obviamente que las últimas medidas de este Gobierno tienen una gran dosis de marketing electoral que muchas veces no resuelven el problema que se plantea, ni siquiera los anuncios. Si mirás el anterior Procrear, el lanzado este año, cuando se empieza a desmenuzar te das cuenta que es prácticamente inviable porque se necesita para una vivienda promedio, con ahorro previo y con el subsidio del Estado, por lo menos tener ingresos superiores a los 100 mil pesos. Pero ahí perdés los privilegios que te da el Gobierno por ganar hasta 85 mil pesos. Entonces te das cuenta que son como muy contradictorios los anuncios, poco efectivos. Esto tiene que ver con reclamos que se venían haciendo y que el Gobierno desestimaba porque consideraba que era uno de los créditos más efectivos que se podían aplicar. Sostenían que cuando bajara la inflación nos daríamos cuenta de que es una herramienta muy potable. Nunca sucedió y tuvieron que salir a anunciar que tomarían medidas para subsidiar a los tomadores de créditos.

 

¿De dónde sale el dinero? ¿Del Estado o de los bancos?

Es una de las grandes preguntas, de dónde van a sacar el dinero para subsidiar a los tomadores. Debería salir de los bancos que son quienes garantizaron sus ingresos, que cobran con creces y con intereses superlativos el dinero que han prestado. Y si hay un incumplimiento del tomador del crédito por supuesto se terminan quedando con las casas como ya ha ocurrido históricamente en Argentina. También hemos visto como ha explotado la burbuja inmobiliaria en España y los bancos son quienes concentran el capital inmobiliario en las principales ciudades allí.

 

O sea, esto no resuelve nada…

Si no se empiezan a desarrollar políticas serias para paliar esta difícil situación habitacional que nos toca atravesar a los argentinos obviamente que esto no resuelve nada, simplemente son anuncios mediáticos para el consumo de determinado sector de la sociedad intentando captar votos de descontentos de otros espacios. Políticas públicas serias y profundas este gobierno no desarrolló nunca y no tuvo la intención de salir a garantizar el derecho a millones de ciudadanos que hoy lo necesitan.