Cambio abajo

19/06/2019

El común denominador de las elecciones que se llevaron adelante hasta el momento es la caída de la marca Cambiemos en las distintas provincias

Autor:
Alejandro Arnoletti

Pasaron las Elecciones Generales en Santa Fe y se pueden realizar múltiples interpretaciones. La victoria de Omar Perotti a nivel provincial devuelve la Casa Gris al Partido Justicialista después de 12 años de gobiernos socialistas. En Rosario la hegemonía del partido de la rosa también llegó a su fin y la Municipalidad estará a cargo de Pablo Javkin.

La fuerte caída de Cambiemos a nivel provincial no solo puede verse en el bajo porcentaje de votos obtenidos por José Manuel Corral, sino también por la derrota de su candidato en Santa Fe. Albor Cantard fue superado ampliamente por Emilio Jatón y así el FPCyS estará al frente de la administración en la capital provincial. Según los datos arrojados por el escrutinio provisorio, el actual intendente de la ciudad capital obtuvo el 18,96 por ciento de los votos y quedó en tercera ubicación a más de 20 puntos de Perotti. Esta situación es completamente distinta a la presentada por el macrismo en 2011 y 2015. En ambos casos el candidato fue el humorista Miguel del Sel, que llegó al 35,27 y 0,56 por ciento, respectivamente. En este lapso el de mejor desempeño fue justamente Cantard, cuando encabezó la lista para diputados nacionales y alcanzó el 37,80 por ciento de los sufragios.

 

 

 

Córdoba fue la provincia hacedora de la victoria de Mauricio Macri en las elecciones nacionales de 2015. A pesar de ello, es el peronismo el que gobierna desde hace varios años en este distrito. En 2015 el radical Oscar Aguad consiguió un 33,74 por ciento de los votos y quedó a 6 de los obtenidos por Juan Schiaretti. En las pasadas elecciones Cambiemos fue dividido en dos listas radicales, la de Mario Negri y la de Ramón Mestre. Negri llegó al 17,85 por ciento de los votos y si se suman las del por ahora intendente de Córdoba llegarían al 28,89 por ciento. En el medio, en 2017, la fórmula para la Cámara de Diputados que encabezó el exárbitro Héctor Baldassi llegó al 48,48 por ciento.

 

Una situación similar se presenta en Chubut. El partido liderado por Mauricio Macri tuvo su apogeo en las elecciones legislativas al llegar al 31,16 por ciento, con el candidato Gustavo Menna. Allí quedó en segunda ubicación a solo 2 puntos del electo gobernador en 2019 Mariano Arcioni. En las elecciones de 2019 la alianza del PRO, UCR y ARI solo obtuvo el 14,49 con el propio Menna. El resultado fue similar a lo obtenido por Carlos Lorenzo hace 4 años, a llegar al 14,79 por ciento por Carlos Lorenzo.

 

Otra provincia con el mismo comportamiento fue Entre Ríos. El mejor resultado fue en las legislativas 2017, cuando Atilio Benedetti ganó las elecciones con el 53,02 por ciento. Este porcentaje presentó un crecimiento en comparación con el 39,43 por ciento que alcanzó el chacarero Alfredo de Angeli en 2015. Cuatro años después, Benedetti recibió el 35,56 por ciento de las voluntades.

 

Formosa fue siempre una provincia esquiva para Cambiemos. A pesar de ello la evolución fue similar. La mejor postulación fue la de Luis Petcoff Naidenoff para el Senado Nacional con un 37,12 por ciento. Esa elección fue superadora al 25,97 por ciento alcanzado por el mismo político en 2015 y el 28,80 de Adrián Bogado en 2019.

 

Distinta es la situación de Jujuy, donde Cambiemos gobierna la provincia con el radical Gerardo Morales. La gestión del actual gobernador comenzó en 2015 cuando llegó al 58,31 por ciento de los votos. En las legislativas de dos años después obtuvo un respaldo, cuando Mario Fiad llegó al 51,73 por ciento de los sufragios. Hace unas semanas Morales fue reelecto pero con el 43,67 por ciento. Si bien continúa en el poder, en estos cuatro años Morales cayó en 15 puntos. Incluso si el PJ se hubiera presentado en conjunto como ocurrió en Santa Fe hubiese quedado a solo 455 votos.

 

La Pampa significó el primer dolor de cabeza para el macrismo en esta sucesión de elecciones de 2019. Su precandidato a gobernador, Carlos MacAllister, fue derrotado en la interna. Su rival partidario, Daniel Kronenberger, obtuvo solo el 31,80 por ciento de los votos. Dos años atrás Martín Maquieyra había conseguido una banca en diputados con el 45,39 por ciento de los votos y solo había quedado a 76 unidades del PJ gobernante. En 2015 el radical Francisco Torroba había llegado al 36,42 por ciento.

 

Misiones es otra de las provincias esquivas para Cambiemos. Si bien Humberto Schiavoni quedó en segundo lugar en las últimas elecciones, el 17,59 por ciento obtenido lo dejó a más de 50 puntos de ventaja del gobernador electo, Oscar Herrera Ahuad. Cuatro años atrás Alex Ziegler obtuvo el 13,54 por ciento y quedó a 50 puntos de Hugo Passalacqua. En el medio estuvo la mejor elección de Cambiemos, la legislativa de 2017, con un 33,28 por ciento.

 

En las elecciones ejecutivas de Neuquén en 2015 y 2019 Horacio Quiroga quedó en tercera ubicación. Hace cuatro años con 20,84 por ciento y en marzo, con el 14,98 por ciento. En las elecciones intermedias de 2017, el diputado electo David Schlereth fue el ganador con el 28,21 por ciento.

 

El rendimiento de Cambiemos en Río Negro nunca despuntó. En 2015 la candidata de la Coalición Cívica, Magdalena Odarda, llegó al 10,15 por ciento y finalizó tercera. En 2019, la radical Lorena Matzen empeoró el rendimiento y solo obtuvo el 5,57 por ciento de los sufragios. En las legislativas de 2017 la propia Matzen se había transformado en diputada nacional con un 31,99 por ciento de los votos, aunque ubicándose en segundo lugar. Un detalle particular está dado por la presentación de Miguel Pichetto a gobernador, como candidato del kirchnerismo. El precandidato a vicepresidente por el frente Juntos por el Cambio había sido segundo en las elecciones de 2015 con el 33,94 por ciento.

 

Si bien San Juan está dominada por el Partido Justicialista con José Luis Gioja primero y Sergio Uñac después, Cambiemos presenta un comportamiento creciente. El candidato a gobernador Martín Turcumán había sido tercero en las elecciones de 2015 con el 12,20 por ciento. Dos años después el electo diputado Eduardo Cáceres había sumado el 31,48 por ciento de las voluntades. En las elecciones ejecutivas 2019 Marcelo Orrego recibió el 33,81 por ciento de los votos y quedó en segundo lugar detrás de Uñac.

 

San Luis es sinónimo de Rodríguez Saá. El reelecto gobernador Alberto Rodríguez Saá recibió este domingo el aval para un nuevo mandato superando a su hermano y al exgobernador Claudio Poggi, que recibió el 34,38 por ciento de los votos. En las legislativas de 2017 el mismo Poggi fue segundo de Adolfo Rodríguez Saá, con un 42,98 por ciento de los electores, y se transformó en senador nacional. En 2015 “el Alberto” había triunfado frente al radical José Luis Riccardo, que había sumado un 29,18 por ciento de los sufragios.

 

Cambiemos viene en franco descenso en Tucumán. Del 41,51 por ciento obtenido por el candidato a gobernador José Cano; pasó al 32,56 por ciento en 2017 por el propio dirigente allí electo como diputado. Hace unos días la candidata radical Silvia Elías de Pérez solo recibió el 20,12 por ciento de los votos, un 50 por ciento de lo de 2015.

 

Para el final, la provincia más austral y la del porcentaje más calamitoso para Cambiemos: Tierra del Fuego. En 2015 el candidato radical Federico Sciurano había logrado llegar al ballotage con la electa Rosana Bertone, al alcanzar un 39,71 por ciento. Dos años después, Héctor Stefani se convirtió en diputado con el 29,77 por ciento de los sufragios. Pero este domingo el candidato radical Juan Rodríguez alcanzó solo el 3,80 por ciento de los votos, quedando incluso por debajo de los votos en blanco.