Modificación genética de semillas: un desarrollo argentino único en el mundo

07/05/2019

La doctora en Biología Raquel Chan habló sobre la investigación que encabeza, la mala prensa de su área de trabajo y el desprecio de gobierno por la ciencia y la técnica

Dra. Raquel Chan.
Autor:
Redacción web

Raquel Chan es investigadora superior del Conicet, docente de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y directora del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL). Dirigió el grupo de investigación que descubrió el gen que permite obtener plantas de soja, maíz y trigo tolerantes a la sequía y a la salinidad, un desarrollo científico de alto impacto que le valió reconocimiento tanto nacional como internacional. Y recientemente fue galardonada con el Premio Ciencias de la Vida, ciudad de Rosario 2019.

El trabajo de Chan y su grupo comenzó a mediados de los 90, como una investigación básica y luego se convirtió en un desarrollo aplicado. “Queríamos entender los mecanismos que usaban los vegetales para adaptarse a las condiciones cambiantes del medio ambiente. Estudiábamos genes del girasol, una planta capaz de soportar condiciones ambientales adversas”, contó la bióloga molecular en ABC Universidad.

Tras muchos experimentos identificaron el gen Hahb-4, cuyo mecanismo de acción es original ya que logra engañar al metabolismo y consigue que, aún durante un período de escasez de lluvias, la planta continúe haciendo fotosíntesis y creciendo.

El siguiente paso fue introducir esa secuencia en el genoma de otras especies como: soja, maíz, alfalfa y, en los últimos años, trigo. Y comprobaron que mejoraba su capacidad de adaptación a situaciones de estrés hídrico, siempre sin afectar la productividad. “Los efectos de este gen son notables: si se siembra nuestro trigo HB4 genéticamente modificado en regiones donde el agua escasea, en promedio, eleva el rinde en un 30% o más. Y hubo zonas donde el rinde duplicó la cosecha obtenida con trigo común”.

Por otro lado, la investigadora, también habló la mala prensa de su área de trabajo y el desprecio de gobierno por la ciencia y la técnica. “Nuestro trabajo tiene sentido en un modelo de país que apuesta por el desarrollo nacional”, apuntó.