Aportes foucaultianos para pensar problemáticas contemporáneas
  • Compartir

22/09/2015

El 24 de septiembre se realizarán las jornadas que rinden homenaje a los 40 años del célebre libro “Vigilar y Castigar” de Michel Foucault. Tendrán lugar en la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales

Foucault plateó el panóptico como la combinación de la vigilancia, el control y la corrección.
Autor:
Redacción web

En el marco de las jornadas “A 40 años de Vigilar y Castigar. Aportes foucaultianos para pensar problemáticas contemporáneas”, que se desarrollarán el 24 de septiembre en la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales se pretende reflexionar sobre una de las obras de mayor importancia para las ciencias sociales y humanas. El objetivo es debatir los mecanismos disciplinarios que presenta la obra 40 años después.

La apertura de las mismas estará a cargo de la Dr. Zulema Morresi, docente de la Universidad Nacional de Rosario, quien dará inicio a las diferentes mesas redondas, paneles sobre el tema, y presentaciones de libro. Dicho acontecimiento fue interés académico, por lo que la entrada será es libre y gratuita, y se entregarán certificados de asistencia.

ABC Universidad entrevistó al Dr. Máximo Sozzo, abogado, investigador y docente especializado en criminología, quien será el encargado del cierre de la conferencia central. Cotejó los mecanismos sociales y teóricos que se produjeron en los sistemas penales occidentales durante la  modernidad y los que se promueven en la actualidad, particularmente en Argentina.

Sozzo rescató una ventaja con la que cuenta el país: “Si pensamos en nuestra propia realidad, en el contexto de Argentina, nosotros tenemos todavía un texto legal que muy claramente se emparienta con la ideología correccional, con el ideal de la rehabilitación”. Lo que desde la perspectiva de Foucault se denominaría “técnicas de disciplinas”. La prisión asume el papel de un aparato transformador de  los individuos privados de su libertad, para que a través del modelo de la curación y normalización puedan reinsertarse en la sociedad.

“Es indispensable generar intervenciones que reduzcan los niveles de daños y sufrimientos que las prisiones producen” afirmó el especialista. Y añadió: “Es posible generar esas actuaciones, e interrumpir alguna dinámica, no todas, que amplifican los problemas sociales”.

Reconoció que  en los últimos años ha habido algunos avances en el sistema carcelario y que no son instituciones fáciles de cambiar. Por lo que no se deben atacar de frente, sino que se deben comenzar con pequeñas intervenciones que contribuyan a la mejora. Sozzo sintetizó que para que este sistema funcione: “Es indispensable recuperar un espíritu  reformista”.