Falso vivo
home > Ciencia y Calidad de Vida > Importante hallazgo en el IBR
Importante hallazgo en el IBR

07/01/2019

El descubrimiento puso de manifiesto la capacidad de las plantas para regular su expresión génica y responder a los cambios que se producen en su medio ambiente

Una investigación de científicos del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR, CONICET – UNR) puso de manifiesto la flexibilidad y plasticidad de las plantas. Así pueden regular su expresión génica y responder dinámicamente a los cambios que se producen en su medio ambiente.

El laboratorio de Biología del ARN del IBR trabajó en conjunto con un laboratorio de la Universidad de Missouri (EE.UU.), bajo la dirección de Javier Palatnik. El equipo desarrolló una herramienta acoplada a secuenciación masiva de última generación que permite estudiar el procesamiento de todos los microARN en paralelo. Por ellos se entiende las pequeñas moléculas de ácido rinonucleico (ARN), que están contenidos en una molécula.  Allí se guarda toda la información genética que necesitan en un momento determinado.

La herramienta desarrollada fue usada en plantas modelo como Arabidopsis thaliana y permitió demostrar que los mecanismo de procesamiento son distintos en términos de precisión y eficiencia. En última instancia esto se traduce en que tanto la secuencian, como la cantidad final de un microARN dependen del camino a partir del cual se generó.

La investigadora perteneciente al IBR y la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR y becaria posdoctoral, Belén Moro, explicó: “Esto es importante – porque la secuencia final de los microARNs nos dice qué genes regulan, la cantidad y qué tan fuerte es esta regulación”. “Esto nos da la pauta de que la biogénesis de microARNs en plantas es mucho más compleja de lo que se pensaba originalmente”, dijo y agregó: “En conjunto, estos hallazgos ponen de manifiesto la flexibilidad y plasticidad de las plantas para regular su expresión génica y responder dinámicamente a los cambios que se producen en su medio ambiente”.

La investigación fue dirigida por Javier Palatnik, investigador principal del IBR y del Centro de Estudios Interdisciplinarios (UNR). Participaron Belén Moro, Uciel Chorostecki e Irina Suárez, pertenecientes al IBR (UNR), y Rodolfo Rasia, investigador independiente del IBR. Formaron de la misma Siwaret Arikit, de la Kasetsart University y Blake Merers, de la Donald Danforth Plan Science Center y la Universidad de Missouri.

Los descubrimientos fueron publicados en la revista Nucleic Acid Research y contaron con la colaboración de otros investigadores del IBR y de la Universidad de Göttingen. El mismo fue seleccionado como nota de tapa de la revista, que fue inspirada en un cuadro de Kandinski, con la colaboración entre la primera autora, Belén Moro, y la diseñadora gráfica Ludmila Zanni.