Argentina consolidó una baja del 54 por ciento de la mortalidad de menores de cinco años
  • Compartir

10/09/2015

El fenómeno  se produce en los últimos 25 años, al ir de 28 fallecimientos por cada mil nacimientos en 1990 a 13 por cada mil nacimientos en la actualidad, según un informe que difundió Unicef

A nivel mundial, la mortalidad infantil bajó un 53% desde 1990.
Autor:
Redacción web

El trabajo presentado por Unicef, marcó que Argentina contemplaba un índice de 28 muertes de menores de cinco años por cada mil nacimientos en 1990, que se redujo  a 20 en el 2000 y que ahondó la baja a 13 en el 2015, lo cual constituye un descenso promedio del 3,3 por ciento en cada año del período.

Esta baja se manifestó en ambos sexos debido a  que si se toman solamente los hombres se pasó de una tasa de 31 a 14 fallecimientos por cada mil partos entre 1990 y la actualidad, mientras que en mujeres se redujo de 25 a 11.

A su vez, el informe demostró la probabilidad de fallecer entre el nacimiento y el año de vida, era en Argentina de 24 cada mil partos en 1990 y hoy esa misma norma es de 11, una caída también mayor a la mitad.

Por otro lado, la tasa de mortalidad neonatal, que muestra valores sobre la probabilidad de morir en los primeros 28 días de vida, pasó de 15 fallecimientos por cada mil nacimientos a 6 en los últimos 25 años.

A nivel mundial, la mortalidad infantil bajó un 53% desde 1990, pero el descenso no será suficiente para cumplir con la meta fijada hace quince años en los Objetivos de Desarrollo del Milenio que impulsó Naciones Unidas (ONU).

En 2015 morirán en el mundo unos 5,9 millones de menores de cinco años por causas que pueden evitarse, frente a los 12,7 millones de 1990, según las apreciaciones de la ONU, que calcula que desde que en el año 2000 se pusieron en marcha los Objetivos del Milenio se salvó la vida de unos 48 millones de niños.

La meta acordada entonces era que para este año la mortalidad infantil se hubiese reducido en dos tercios respecto a 1990, por lo que el mundo se quedará sin cumplir.

En un análisis por  regiones, Asia y el Pacífico y Latinoamérica y el Caribe cumplieron con ese objetivo, ya que se contabilizó una baja en la mortalidad infantil de un 69% y un 67%, respectivamente.

Las peores cifras las muestra África, en su región subsahariana, donde 1 de cada 12 niños mueren antes de cumplir los cinco años, frente a la media de 1 de cada 147 que se da en los países ricos.

Los quince países con mayor mortalidad infantil en el mundo son todos africanos, liderados por Angola, Chad y Somalia, con 157, 139 y 137 muertes por cada 1.000 nacidos, respectivamente.

Fuera de África, Afganistán lidera la estadística, con 91 muertes por cada 1.000, mientras que en Latinoamérica y el Caribe el peor es Haití (69 muertos por cada 1.000), seguido de lejos por Guyana (39) y Bolivia (38).