Gerardo Pisarello, tucumano, hijo de desaparecido y vicealcalde de Barcelona

22/08/2018

El funcionario visitó Radio Universidad y habló sobre su historia de vida, la política de la capital catalana y la situación de la Argentina

Gerardo Pisarello, en los estudios de Radio Universidad.
Autor:
Redacción web

Gerardo Pisarello Prados es escritor, doctor en Derecho y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Barcelona y desde 2015 se desempeña como Primer Teniente Alcalde de la ciudad de Barcelona. El segundo, en la práctica, de Ada Colau. Nacido en Tucumán e hijo del militante radical Ángel Pisarello (desaparecido durante la última dictadura cívico-militar argentina), reside desde 2001 en España, en donde construyó una destacada carrera académica y editó libros como Vivienda para todos. Un derecho en (de) construcción (2003); Los derechos sociales y sus garantías (2007); Un largo Termidor. La ofensiva del constitucionalismo antidemocrático (2011) y Procesos constituyentes. Caminos para la ruptura democrática (2014). Además, escribe regularmente para Público.es, ElDiario.es y la revista electrónica Sin Permiso.

En una charla con Apuntes y Resumen, recorrió su historia, contó de su admiración por el pueblo y la geografía catalana, analizó el movimiento de secesión de la corona española y habló de la crisis de representación de las democracias representativas.

Pisarello destacó que en su visita a la Argentina  aprovechó para llevar a sus dos hijos ya adolescentes a la casa en la que vivió de niño, en la localidad tucumana de Yerba Buena. La vivienda fue blanco de ataque en varias oportunidades por parte de grupos de ultraderecha durante la década de 1970. En ella, el hoy vicealcalde barcelonés presenció en 1976 el secuestro de su padre, cuya vida militante se recuerda una placa. “No desaparece quien deja huellas”, resume el homenaje.

 

Por otra parte, Pisarello cuestionó que el precio del alquiler en Barcelona esté en máximos históricos, por encima de los niveles de la burbuja inmobiliaria. En esta línea, postuló una economía más plural, que definió como menos monopólica y que deja espacio a más actores, como las pymes, los autónomos y las cooperativas.

El profesor de la Universidad de Barcelona defendió la doctrina según la cual la Constitución española, igual que las latinoamericanas, fue diseñada para preservar el statu quo en beneficio de los poderes dominantes. Todo el aparato institucional sería un cepo antidemocrático. Una forma de opresión. El pueblo, por lo tanto, debe derribar esa legalidad, y emanciparse.

Además, el vicealcalde de Barcelona consideró que el turismo tiene que ser sostenible y no puede poner en peligro el derecho de los vecinos a la vivienda. En su opinión, la vía para evitar las disfunciones de la actividad es apostar por un turismo en clave metropolitana con una cierta descentralización, que conlleve beneficio económico a los municipios cercanos a Barcelona.

Por último, Pisarello lamentó que Argentina repita recetas del pasado y apostó por la creatividad de los argentinos y por el movimiento de mujeres para transformar al mundo. "Estoy muy entusiasmado. Pienso que el cambio es enorme y el avance de los derechos de mujeres mide los avances de una sociedad. Creo que en un mundo muy difícil, en donde se viven regresiones, un mundo violento, desigual, pero dentro de eso, el movimiento de mujeres me parece una de las cosas más transformadoras. Muchos hombres estamos siendo reeducados, incluso por nuestras hijas, que nos interpelan y nos ponen un espejo adelante", reflexionó.