Lectura vs. libros
  • Compartir

28/05/2015

Los nuevos medios de comunicación convirtieron a los textos en un atajo fácil de encontrar. La era de la hipertextualidad desplazó notablemente al tradicional libro y todo el valor que él tenía

(Foto: fotolibre.org)
Autor:
Andrea Ripari

Los consumos culturales han cambiado en los últimos tiempos. A partir de los nuevos dispositivos tecnológicos, los sitios web, y los diferentes soportes a través de los cuales se puede leer, las personas comenzaron a tener mayor acceso a textos que antes resultaban inalcanzables. Entender hoy un discurso implica numerosas competencias; se ponen en juego las tradicionales, más algunas generales de las cuales la escuela recién comienza a familiarizarse. Las modificaciones que ha sufrido y que sufre la comunicación es muy difícil de dimensionar dado que trasciende todo tipo de límites.

En la actualidad coexisten varias clases de lectores, con contextos totalmente heterogéneos. La amplia mayoría de las personas no responden a las características tradicionales de lecturas. Es decir, cada vez son menos los sujetos que acuden a las bibliotecas, que se sientan a disfrutar un rato de un relato escrito o que simplemente dedican tiempo a comprender lo que ojean. Mengua fuertemente la relación con las obras. Si bien la actividad continua, son solo lectores ocasionales. Acuden directamente a los sectores o secciones que le son de interés.

Roberto Igarza, especialista en el tema, explicó en el programa de radial ABC Universidad que "desde hace ya un par de décadas estamos viendo un atravesamiento cada vez mayor de un número de actividades humanas, de manera muy importante, por el paradigma digital. Y esto se concreta en la re materialización del texto.” El intercambio genera más inmediatez, lenguajes coloquiales y formatos conversacionales. Sin lugar a dudas, la escritura adquirió un sentido inconmensurable.

“Los textos, hoy, no solamente están tensionados por otros lenguajes, están tensionados porque los contextos en que se produce ese proceso de lectura, son procesos cada vez más indisociables de la escritura.” Caemos en la reducción de entender a la lectura como la acción que se realiza al desentrañar un texto, siendo que lenguajes  hay muchos, y maneras de comprender también. Existen cuantiosos modos de decodificar un código e interpretarlo. Y enfatizó: “Hay que pluralizar la visión de los lectores”.

Gozar de habilidades y destrezas para manejar ciertos dispositivos especializados, no significa tener competencias para dilucidar todos los textos que encuentran en los medios. Las personas deben sumar el capital cultural que traen y el capital social que van adquiriendo a lo largo del tiempo.

No se puede negar que cada vez son más individuos que leen, independientemente cual sea el soporte que utilicen. Pasó a ser una actividad plural y diversificada. Como consecuencia de esto, se trata de repensar la importancia que se le otorga socialmente y promover la lectura en cualquier formato.