Prospera el campo científico

27/05/2015

Un equipo de profesionales reflexionó sobre las debilidades y  fortalezas que tienen las políticas de ciencia y tecnología, en nuestro país

(Foto: cienciaytecnologiaenargentina.blogspot.com.ar)
Autor:
Andrea Ripari

En el marco de diversas jornadas de divulgación sobre la investigación científica, que se vienen realizando en la ciudad, algunos científicos re pensaron la situación actual y su contexto de desarrollo. Si bien durante la última década se ha incrementado notablemente el apoyo y el impulso que se otorga a los proyectos relacionados con dicha temática, todavía existen aspectos generales que deben ser trabajados para poder mejorar.

Desde el programa ABC Universidad, entrevistaron a Isturiz Martín, coordinador de Grupo de Gestión de Políticas de Estado en Ciencia y Tecnología, quien, desde una actitud equitativa, afirmó: “Por lo menos en los últimos 50 años nunca hubo un apoyo científico tecnológico como estos últimos 10 o 12 años.” Aunque, también, sostuvo: “Lo peor que nos puede pasar es no tener espíritu crítico.”

Entre las fortalezas que resaltó se destacaron los aumentos de sueldos a los trabajadores, mayor número de subsidios para realizar investigaciones, el incremento de planteles de intelectuales en las distintas disciplinas, crecimiento de infraestructura, y la adición de científicos repatriados. Sin dudas, durante este tiempo se fortaleció claramente el sector y eso se tradujo en capacidad de producción.

En relación a las limitaciones acentuó problemas estructurales y coyunturales: “No hay una conducción política centralizada, eso es una cuestión fundamental.” La falta de coordinación y la  falla en la ejecución, no es un tema menor. Cuestionó que el área estratégica no este en manos del estado; ya que para él la conducción la debería llevar adelante el propio gobierno. Lo que no quita la participación del sector privado. De esta manera se evitarían las contradicciones que inciden negativamente en el trabajo científico.

Isturiz  ultimó que el eje de las políticas de ciencia y técnica debe ser resolver necesidades públicas, sean estratégicas, económicas o sociales. Y que en Argentina las condiciones están dadas para que así sea.