Energías renovables
  • Compartir

18/08/2015

El Instituo de Fisica Rosario (IFIR) implementó un sistema fotovoltaico solar en su edificio que capta la radiación solar y la transforma en energía eléctrica.

Los paneles solares están en la terraza del IFIR.
Autor:
Redacción web

Se inauguró un sistema fotovoltaico solar en el Instituto de Física Rosario (IFIR), ubicado en el predio del Conicet, Ocampo y Esmeralda. El equipamiento, que se instaló en la terraza del edificio, está destinado a cubrir parte de los requerimientos energéticos de lnstituto, mediante la captación de la radiación solar y su transformación en energía eléctrica. Además será útil en la realización de investigaciones científicas sobre el aprovechamiento de la energía solar para la generación de electricidad y la formación de recursos humanos.

El sistema está compuesto por ocho paneles solares que fueron obtenidos a través de un comodato por parte de la Universidad de San Martín y la Comisión Nacional de Energía Atómica. La incorporación de esta innovación forma parte de la planificación inicial del edificio, que incluyó una serie de medidas de eficiencia energética y de energías renovables.   

La posibilidad de reemplazar energía generada por fuentes contaminantes (petróleo, gas, carbón) por energías limpias, significará  reducir la emisión de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global. Al momento, en una etapa preliminar, ya lleva suministrados 200.000 W en 32 días, equivalente al consumo típico de una casa o departamento en un mes. Pero está proyectado que en un futuro el sistema aumente su dimensión y provea de energía eléctrica en mayor proporción al edificio.

El director del IFIR, Dr Roberto Rivarola, sostuvo que se trata de un hecho relevante que ayuda al crecimiento tecnológico y científico del Instituto y agradeció a los investigadores así como a los técnicos de los talleres de mecánica y electrónica que pusieron a punto el mecanismo.

El doctor Rubén Piacentini, director del área de Física de la Atmósfera, radiación solar y astropartículas del IFIR, expresó que el diseño del edificio fue desarrollado teniendo en cuenta la eficiencia energética: “Al no tener tanta cantidad de vidrios, se ahorra un 20% de energía”. Hasta el momento, según explicó, el sistema fotovoltaico lleva acumulados 206 kilovatios por hora, que equivale al consumo promedio de una vivienda familiar.

“Es una innovación puesta en un edificio que no se va a  mover, es una transferencia “llave en mano”, es decir, que está instalada y funcionando en este momento”, indicó el Dr. Miguel Lara, del Laboratorio de Energías Alternativas.“Estamos fomentando la utilización de energías renovables para un futuro y como investigadores tenemos una gran responsabilidad con la sociedad”.