Alcohol y energizantes, las sustancias que más consumen los adolescentes en Argentina
  • Compartir

12/08/2015

Así lo revela un estudio del Observatorio Argentino de Drogas (OAD) dependiente del Sedronar. La muestra abarcó a 1009 escuelas y 112 mil estudiantes secundarios de todas las provincias del país

Existe un descenso del consumo de tabaco y un incremento en el de marihuana.
1/2
Autor:
Redacción web

El Observatorio Argentino de Drogas (OAD), dependiente de la Sedronar, presentó recientemente los resultados del “VI Estudio Nacional sobre Consumo de Sustancias Psicoactivas en Estudiantes de Enseñanza Media”, un relevamiento realizado en 2014 en forma conjunta con las áreas de adicciones provinciales, y las universidades nacionales de Córdoba y de Rosario.  

La investigación tuvo como objetivo dar cuenta del consumo de sustancias en estudiantes secundarios, sus patrones, magnitud y características, a partir de relevar datos de primera mano, consultando al respecto a los propios estudiantes. De esta manera, el muestreo incluyó 1009 escuelas de todo el territorio nacional, y contó con la participación de 112199 estudiantes de ambos sexos.

Al respecto, la directora del Observatorio Argentino de Drogas, Guadalupe García, explica que “a través de estos estudios se busca captar el dinamismo en los hábitos de consumo de jóvenes y adolescentes, y es por esto que deben hacerse con una periodicidad de dos o tres años”.

En relación a los resultados preliminares, la directora del OAD observa “un descenso en el consumo de algunas sustancias como pasta base o paco. En las provincias donde se había registrado consumo está empezando a descender, lo mismo ocurre en la ciudad de Buenos Aires donde las guardias de toxicología están detectando un descenso de las intoxicaciones por consumo de pasta base, y estamos observando un aumento del uso combinado de psicofármacos y alcohol”. En tanto, García destaca que “el estudio muestra que las sustancias más consumidas por los adolescentes, son las de uso legal, cuya tenencia no está penalizada, aunque si la compra por parte de menores, pero esa es otra discusión”.

Diego Añaños, licenciado en Ciencia Política y docente de la UNR, fue el responsable de la coordinación de la región centro del estudio, abarcandio más de diez provincias. El relevamiento implementó una investigación de carácter cuantitativo que se propuso como estrategia la implementación de un cuestionario estructurado, autoadministrado, anónimo y voluntario. La cobertura alcanza al total del país y los datos obtenidos tienen representatividad nacional y provincial (VIDEO). Acerca de los patrones de consumo, Añaños observa que “siempre los que más consumen son el estrato superior de edad, el sector de 16 años o más. Sin embargo, el salto de consumo se produce entre el primer grupo, los que tienen 13 y 14 años, y el grupo de 15 y 16 años, ahí es un salto notable”.

Sobre la necesidad de contar con datos actualizados dice Guadalupe García: ”Al ser una problemática tan dinámica, contar con datos actualizados periódicamente nos permite dimensionar el problema, porque justamente uno quizás está abordando el problema tal como era hace tres años, y hoy el escenario es otro, con otras características, con otros actores en juego. Por ejemplo con el consumo de psicofármacos aparecen en primer plano las farmacias, los circuitos de comercialización legal, los modos de prescripción, los prescriptores informales, el uso dentro de la esfera doméstica, hay problemáticas que se van reconfigurando y lo que permite un estudio de estas características con la confiabilidad que tienen estos datos y con las características de este trabajo, nos permite redirigir algunas respuestas, reorientar algunos esfuerzos en términos de políticas públicas” concluye la Directora del OAD y coordinadora general del estudio. 
 
Algunas conclusiones 
 
En términos generales, los consumos de sustancias psicoactivas se centran principalmente en el alcohol, luego bebidas energizantes y en menor medida tabaco y marihuana, tanto para el consumo alguna vez en la vida como durante el último año y el último mes. Si se consideran los últimos cinco años (2009-2014), se observa por un lado un descenso sostenido del consumo de tabaco y por otro lado un incremento en el consumo de marihuana, tanto en el consumo de vida, año y mes. Las prevalencias de consumo de alcohol no han mostrado cambios significativos, sus valores son estables a lo largo del quinquenio.
 

Al analizar las diferencias según sexo, deben señalarse algunas cuestiones que emergen de esta investigación. Si bien, en términos generales, los varones presentan prevalencias más elevadas de consumo de marihuana, cocaína, solventes e inhalables, éxtasis y pasta base/paco, a lo largo de este informe se han observado ciertos rasgos específicos en la tendencia y patrones de consumo entre las mujeres. 
 
Por un lado, al observar las magnitudes de consumo en alcohol para el año 2014, varones y mujeres consumen en proporciones similares. Sin embargo, al analizar las tendencias de consumo durante el último quinquenio, se observa que las diferencias según sexo tiende a disminuir, tanto del consumo alguna vez en la vida, durante el último año y durante el último mes. Incluso en el consumo reciente de alcohol para el año 2014, se presenta un valor levemente superior para las mujeres. También al considerar los nuevos consumos de alcohol durante el último año, se observa que más de la mitad son entre mujeres.
 
 
En cuanto al consumo de bebidas de energizantes, si bien entre los varones se presentan proporciones más altas de consumo en la vida, en el año y en el mes, esta relación se invierte al considerar el uso combinado de energizantes con alcohol durante el último mes, ya que se observa una proporción más elevada entre las mujeres.
 
Si se considera el consumo de psicofármacos sin prescripción médica, las mujeres presentan un valor superior en el consumo alguna vez en la vida, mientras que no se registran diferencias significativas en el consumo reciente y actual. Pese a esto, las mujeres cuentan con una proporción mayor entre los nuevos consumos del último año. Así también, a lo largo del último quinquenio el consumo de psicofármacos entre las mujeres mantuvo un incremento sostenido, a diferencia del consumo entre los varones que se mantuvo estable tanto para la prevalencia de vida, año y mes.
 
El consumo de marihuana entre los varones presenta valores superiores al de las mujeres, tanto en el consumo de alguna vez en la vida como en el último año y el último mes. Sin embargo, entre las mujeres la tendencia (2009-2014) de las prevalencia de vida, año y mes de marihuana ha tenidoun marcado ascenso mientras que entre los varones estos valores se mantuvieron estables. Si bien es importante señalar estas tendencias en los consumos en las mujeres, igualmente, cabe destacar, que los consumos entre los varones se mantuvieron en líneas generales estables, o en algunos casos con un leve descenso en las prevalencias, por ejemplo en el consumo de cocaína. Para el caso del tabaco, descendieron las prevalencias de consumo de vida, año y mes tanto entre las mujeres como entre los hombres, pero estos últimos lo hicieron en mayor medida.
 
Al desagregar los consumos por tramos de edad, también se observan algunos escenarios específicos para los distintos grupos etarios. El grupo de 17 años y más es el que presenta magnitudes de consumo superiores al resto. Sin embargo, las diferencias más pronunciadas se observan entre el grupo de 14 años o menos y el de 15 y 16 años. Esto es más marcado para el consumo de alcohol, tabaco y marihuana.
 
La edad del consumo por primera vez promedia entre los 13 y 15 años. Al considerar los nuevos consumos de sustancias durante el último año, el grupo de 15 y 16 años es el que presenta, en términos generales, las mayores proporciones. Sin embargo, pueden además considerarse algunas particularidades en estos tramos de edad, según sea la sustancia que se considere.
 
Para el caso del alcohol, tanto el consumo alguna vez en la vida como durante el último año y el último mes, se incrementan a partir de los 15 años. No obstante, en el grupo de 14 años o menos se observa una tendencia ascendente para el consumo reciente y actual durante el último quinquenio. Sumado a que la mayoría de los estudiantes consumieron alcohol por primera vez entre los 13 y 14 años e incluso un porcentaje significativo lo hizo a los 12 años o antes.
 
En cuanto al consumo de marihuana, los porcentajes superiores de prevalencias de vida, año y mes se concentran a partir de los 15 años. Al observar la tendencia ascendente en estos últimos cinco años, el tramo de 15 y 16 años y 17 años y más, muestran un mayor incremento en los consumo. Además, la proporción de estudiantes que consumieron por primera vez durante el último año se incrementa a partir de los 15 años. 
 
Finalmente, en cuanto el grupo de estudiantes de 17 años y más, además de la tendencia ascendente en el consumo de marihuana, muestra un incremento en los consumos de psicofármacos y éxtasis durante el último quinquenio tanto para el consumo alguna vez en la vida como para el último año y el último mes.
 
 
Fuente: unr.edu.ar - Tomás Labrador, Patricio Irisarri, y Martín Pérez.