Lo que dejaron las PASO
  • Compartir

11/08/2015

En un mano a mano con el portal de Radio Universidad, el politólogo Gastón Mutti analizó el panorama de cara a las elecciones generales de octubre

Carrera a la presidencia. Mauricio Macri (Cambiemos), Sergio Massa (UNA) y Daniel Scioli (FPV) se disputarán el sillón de Rivadavia en las elecciones generales de octubre.
Autor:
Diego A. Beccani

Las elecciones primarias instalaron más dudas que certezas. Para despejarlas, el portal de Radio Universidad dialogó con Gastón Mutti, ex director de la Escuela de Ciencia Política. En esa línea, el politólogo analizó la espuma que dejó el oleaje político tras los comicios del domingo: atribuyó el repunte de Massa a la candidatura de Felipe Solá, habló de la consolidación de “liderazgos regionales”, consideró que Binner resultó perjudicado por la boleta sábana y afirmó que “todo dependerá del tipo de campaña que encare” el candidato del FpV.

-¿Cómo queda configurado el escenario político de cara a las elecciones generales de octubre?

-Hay que diferenciar dos escenarios: uno de carácter provincial y uno nacional. En primer lugar, el FpV ha logrado con mucha comodidad el triunfo en 21 de los 24 distritos electorales. Si se llegan a repetir los mismos números en las generales, va a tener garantizado un manejo muy importante en los cuerpos legislativos. Nadie puede dudar lo cerca que está Daniel Scioli en lograr un triunfo en primera vuelta. Al haber ido en una sola lista, todos los votos que obtuvo en las PASO no tendrían ningún tipo de problema en replicarse en octubre. La gran duda que muestran muchos encuestadores es hasta qué punto los votos que fueron a Elisa Carrió o a Ernesto Sanz van a poder ser traccionados fácilmente por el macrismo.

A nivel provincias, como el radicalismo en Mendoza, los hermanos Rodríguez Saá en San Luis y De la Sota en Córdoba, para dar algunos ejemplos, se produjo una consolidación de liderazgos locales. Esos liderazgos se han mostrado de una manera muy importante al punto de ser los únicos tres que lograron doblegar los intereses del FpV.

-A pesar de ser fogoneada hasta el hartazgo por los medios, no se observó una polarización acentuada entre Scioli y Macri, ¿qué lectura hace del repunte del líder del Frente Renovador? ¿Podrá mantener en octubre el caudal de votos de las PASO o ya entrará en juego la teoría del voto útil?

-Un gran acierto del massismo fue la postulación de Felipe Solá, dado que el Frente Renovador no había logrado instalar ningún candidato a gobernador con la capacidad de traccionar en el ámbito local las  expectativas de su conductor, Sergio Massa. Además, el nivel de conocimiento que tiene el propio Solá en la provincia de Buenos Aires lo ayudó mucho.

A pesar de que a principios de año muchos señalaban que el caso específico de Massa era una bolsa estancada, que no tenía capacidad de proyección, el líder del Frente Renovador alcanzó un porcentaje muy importante (22 por ciento). Un dato que adquiere suma importancia es la alteración que se produjo en provincia de Buenos Aires con los llamados “caciques del conurbano”, quienes fueron desplazados por nuevas conducciones del interior del FpV. La reconfiguración de ese bastión electoral no es un dato menor para el peronismo.

Sobre si puede retener el caudal de votos de las PASO, habrá que ver el nivel de fidelidad del electorado de De la Sota. ¿Por qué? Porque depende del tipo de campaña que encare Scioli; si estará dirigida a captar una parte importante de ese 22 por ciento que votó a Massa, vamos a tener una peronización tradicional de la campaña del FpV. Ahora bien, si el interés que tiene Scioli es el de poder captar dentro de las huestes del electorado de Macri, allí la campaña va a ser totalmente diferente porque difícilmente alguien que votó al candidato del PRO pueda correr su voto a una campaña peronizada en cuanto a su simbología, a la utilización del discurso tradicional del partido.

-El gobernador Antonio Bonfatti reclamó la implementación de la boleta única a nivel nacional al criticar la boleta sabana. Dada su antigüedad y poca practicidad, ¿hasta qué punto vale la pena una reforma en el sistema de votación actual?

-El sistema electoral puede ser pensado para próximas elecciones, pero ya no para esta. Es imposible dar cuenta de un cambio del sistema de votación de aquí hasta octubre, cuando implica modificaciones tan importantes y, a su vez, en el medio de un proceso electoral que ya se iniciado. Además, hay que pensar que el FpV ha sido uno de los sectores más beneficiados con este tipo de boleta, particularmente en aquellos distritos en los que pueden controlar una gran masa de operadores y fiscales, por lo que es imposible.

-¿Cómo analiza el flojo desempeño electoral de Hermes Binner? ¿El ex gobernador fue castigado por el electorado santafesino y/o lo perjudicó la boleta sábana?

-Mientras estábamos viendo que la mayoría de los partidos políticos llevaban boletas de cinco cuerpos, el Frente Progresista llevó una boleta de tres cuerpos. Hay una tracción a la hora de votar en la cual la cantidad de votantes que se acercan al cuarto oscuro priorizan colocar la boleta completa, favoreciendo los distintos cuerpos que la conforman.

Por otro lado, otra lectura apunta a que la votación contra el ex gobernador fue un castigo contra el socialismo, que desde 2011 a la fecha pasó de ser un partido que buscaba tener un alcance nacional y hoy solo está discutiendo un partido con alcance provincial.

-En caso de un hipotético balotaje entre Scioli y Macri, ¿qué comportamiento prevé por parte del electorado de Sergio Massa?

-Todas las encuestas que se conocen hasta ahora indican que en cualquier circunstancia, sea Macri o Massa, ganarían los candidatos opositores al FpV. Sólo ganaría Scioli si la candidata fuera Stolbizer. Todo dependerá del tipo de campaña que lleve adelante Scioli: si se va a dirigir al electorado massista tocando la fibra peronista, o si se va a dirigir a un 4 o 5 por ciento de los votantes de clase media que puede robarle al jefe de Gobierno porteño.