Monumentalmente frágil
  • Compartir

22/05/2015

Un equipo de artistas rosarinos recorre el mundo capitaneado por Villar Rojas

1/5
Autor:
Paulo Ballán

Imponente. Frágil. Monumental. Efímero. Mutante. Son algunas de las impresiones que trasmite el arte de Adrián Villar Rojas.  Las exuberantes instalaciones son una invitación para recorrerlas, para sentirse diminuto ante un tiempo irreal, decadente, en ruinas, pero a su vez majestuoso.  Hay algo de titánico y melancólico.

Villar Rojas, egresado de la facultad de Humanidades y Artes de la UNR, conforma grupos de trabajo ad hoc para resolver complejos despliegues volumétricos.

Los últimos días de mayo fueron de ajustes finales para la muestra en la Bienal de la Habana 2015, que tiene como lema Entre la idea y la experiencia. El equipo de Villar Rojas expone su trabajo con nidos de horneros con el que vinieron experimentando años atrás.

En el presente año hicieron el tour artístico más importante de la historia del arte escultórico argentino. El 2015 comenzó con la obra “Planetarium” en Sharjah, Emiratos Árabes, inaugurada en marzo; en abril estuvieron con “Fantasma” en Estocolmo, Suecia; luego Estambul, Turquía, y ahora se encuentran en la región Casablanca de la localidad de la Habana, Cuba.

Capitaneado por Villar Rojas un equipo de artistas rosarinos recorre el mundo buscando la perfección en la fragilidad. Usan materiales innobles, perecederos,  para erigir colosales esculturas en todo el planeta. Papayas, zapatillas y sandías repartidas sobre toneladas de arena en una galería de arte en la capital mexicana; un asfixiante ambiente de arcilla y concreto en Nueva York, gigantesca figura de barro en elegante plaza parisina frente al Louvre; impensada composición de barro, madera y arcilla en una ciudad de frontera en Corea.

Lucio Fontana, otro escultor rosarino, es el gran referente para este artista que supo combinar la belleza de las formas con el mundo en ruinas de los comic post apocalíptico.  Aunque en su reciente exposición en el Moderna Museet, Estocolmo, Villar Rojas aclaró que su interés pasa por “la idea de lo que sería la última obra. Los restos de arte, no las ruinas del futuro”.

 La obra Los teatros de Saturno (2014) es un ejemplo de la creación de espacios alucinados. Los usuarios del portal de RadioUniversidad pueden ver a continuación el video de Jordan Bahat filmado en la Galería Kurimanzutto en la Ciudad de México:

Las obras son resultado del trabajo de una decena de colaboradores. Si bien el equipo de trabajo va rotando según las características de cada emprendimiento, el núcleo de mayor confianza lo componen sobresalientes egresados de Bellas Artes de la UNR, destacados performen rosarinos, y técnicos de varios oficios.

¿De qué hablamos cuando hablamos de instalaciones? El artista mexicano Ernesto Escamilla las define así:

“Las instalaciones consistentes en las intervenciones artísticas de espacios son una manifestación propia del arte contemporáneo conceptual. Este medio de expresión artística surgió en los años sesentas, tiempo en que representó un desafío para la tradición artística en cuestión de su clasificación y una crítica a lo que se consideraba arte en la historia, al objeto artístico físico, estático y coleccionable”.

La obra de Adrián Villa Rojas se destaca por su espectacularidad, son creaciones épicas. Presenta temáticas donde la idea fuerza es un magma de tiempo y esplendorosa decadencia.  Son instalaciones monumentales que tienen fecha de vencimiento.