“El poder real maneja la opinión pública”
  • Compartir

22/07/2015

En diálogo con Rompiendo los Cocos, el periodista Víctor Hugo Morales se refirió al allanamiento a su domicilio, criticó a los poderes fácticos, y se comprometió a visitar la Universidad Nacional de Rosario para la presentación de su último libro “Mentime que me gusta”

"El neoliberalismo es un crimen perfecto y siempre retorna sobre sus pasos", afirmó Víctor Hugo.
Autor:
Redacción web

En el marco de un juicio iniciado por Cablevisión, la Justicia allanó el domicilio particular de Víctor Hugo Morales. En repudio a esa “demostración de poder” por parte de Grupo Clarín, personalidades de la cultura, intelectuales, políticos y periodistas expresaron su apoyo y su solidaridad con el periodista; entre ellos, Coco López y equipo.

“Tengo muy buena disposición para todo, pero más todavía para agradecer los gestos que lo acompañan a uno en esos momentos más que difíciles y extraños como los que se generaron la semana pasada”, agradeció el periodista a Rompiendo los Cocos.

Entrevistado por Coco López, el periodista, escritor y locutor uruguayo, Victor Hugo Morales, habló sobre lo que representa Magnetto, aclaró que no tiene “ningún problema” personal con el CEO de Grupo Clarín, tildó de “injusticia” que se lo trate como locutor kirchnerista y se comprometió a visitar la Universidad Nacional de Rosario para la presentación de su último libro “Mentime que me gusta”.

-¿Usted cómo lo ubica, como una presión más? Hay quienes me dicen que tenés una obsesión con Magnetto, ¿es una obsesión?

-Sería como señalar que cualquier persona que todos los días habla del gobierno, tuviese una obsesión con el gobierno. Estamos hablando del poder, no de (CEO de Grupo Clarín, Héctor) Magnetto. Del poder real, del poder fáctico, que es el que maneja una parte muy importante de la vida del país, que tiene poder por encima del poder público. No es hablar de una persona, sino de un poder diabólico intencionado en quedarse con el país y representante de una manera muy injusta de vivir el mundo. Estamos hablando del neoliberalismo del cual ellos son los caciques. En cada uno de los países existe un Magnetto. En cada una de las ciudades existe un Magnetto en general. Es un símbolo, no exactamente una persona. Es una grosería pensar que a mí me anima algo contra Magnetto. En lo personal no tengo nada. Es algo que excede a las personas. Usted y yo vamos a desaparecer y van a quedar los recuerdos de los amigos esparcidos en algún lugar, pero Magnetto seguirá sobrevolando sobre la vida del país, dominándolo, atenazándolo, eligiendo los políticos que mejor le sirvan y atacando consuetudinariamente a aquellos que no se pongan en línea con lo que a ellos les interesa. Es muy pobre el razonamiento de quienes piensan que a mí me anima algo personal. No tengo absolutamente nada. Tengo más desprecio por otro tipo de personajes.

-¿Se puede ser presidente de la República sin el aval de Magnetto?

-Se puede cuando se distraen un poco. Se puede cuando se han afirmado algún tipo de políticas públicas que atrapan la atención y gratitud del pueblo, pero es muy difícil sostenerse sin Magnetto. Lo que ha ocurrido en esta pelea del poder político y el poder real marca que algunas chances hay, pero el neoliberalismo es un crimen perfecto y siempre retorna sobre sus pasos. El poder real maneja la opinión pública, que es la que determina qué pasa con el poder político. Donde un poco se van esparciendo sus efectos cuando se sale de las grandes ciudades y de las provincias más ricas y mejor preparadas para los problemas económicos, uno va encontrando una mayor línea de gratitud cuando se habla de ciertos gobiernos populares.

-¿Le molesta cuando le dicen el locutor kirchnerista?

-Es una injusticia, pero ya estoy entrenado para sobrellevar lo que es un disparate bien armado por los medios que pueden estigmatizar gobiernos, imagínese modestas personas como somos los periodistas. Mis discrepancias con el gobierno están bien diferenciadas. Lo que ellos hacen es mencionar mis acuerdos que son muchos, efectivamente, porque se refieren a viejas luchas mías, que tienen una coherencia demoledora desde el punto de vista ideológico. Pero entre las cosas que el gobierno hace que yo hubiera soñado que siempre se hicieran, por ejemplo, el poder político puesto de pie frente  al poder real. La política por encima de la economía. Todo eso marca un acuerdo en el sentido soberano frente a los poderes económicos del mundo. Algunas cosas las aplaudo fervorosamente. Otras cosas también marcan discrepancias que tengo con el gobierno.  Lo que sucede es que ellos, en su construcción de los personajes, pueden generar una mentira muy grande sobre las personas. Que me traten de eso desde los medios dominantes es una mentira, pero al mismo tiempo es algo que mucha gente percibe como real. Y contra las percepciones poco puede hacerse.

Por último, Víctor Hugo se comprometió a visitar la Universidad Nacional de Rosario con motivo de la presentación de su último libro “Mentime que me gusta” (Ed. Aguilar). “La respuesta es que sí y lo podemos hacer en un plazo de no más de un mes”, cerró.


Escuchá la entrevista completa a Víctor Hugo Morales en Rompiendo los Cocos