EE.UU.: más de 500 muertes a manos de policías en 2016
  • Compartir

23/07/2016

Múltiples factores contribuyen para que Estados Unidos se encuentre en una crisis social a raíz de los sucesivos crímenes raciales contra la comunidad negra

Foto: AFP
Autor:
Alejandro Arnoletti

Estados Unidos es constantemente noticia por la ola de crímenes raciales contra la comunidad negra y con un alto porcentaje de presencia de policías en esos hechos. En varias ciudades se realizaron marchas contra esos abusos policiales y algunas de ellas finalizó con represión a los manifestantes. Para el presidente Barack Obama estos hechos constituyen "problemas graves" e impropios de "naciones desarolladas".

La presencia de estos conflictos se da en el marco de un sistema social, legal y político donde en algunos casos se pregona la utilización de armas y la distinción entre razas o comunidades. En ese sentido, los discursos del candidato republicano Donald Trump hicieron énfasis contra las minorías y eso se ve reflejado en la intención de voto de la comunidad afroamericana.

En 2015, 1146 ciudadanos murieron a manos de la policía y un 27 por ciento de ellos, afroamericanos. En lo que va del año, más de 560 han sufrido las mismas consecuencias, con un 24 por ciento de afroamericanos. La docente de Política Internacional y Política Internacional Latinoamericana en la carrera de Relaciones Internacionales de la UNR, Anabella Busso, analizó el conflicto en comunicación con el portal de Radio UNR. 

 

¿Qué análisis hace de los recientes hechos de crímenes raciales en Estados Unidos?

En líneas generales responde a una problemática de carácter histórico en el país. Si bien se avanzó aunque lentamente en legislación que apunta a la igualdad de derechos políticos, civiles, derechos humanos, todavía hay una fuerte resistencia cultural a aceptar esa igualdad. En los momentos donde se transitan algunas instancias de desencanto de la sociedad con la política, con el establishment o ciertos desacuerdos esas raíces culturales tienden a aflorar. Y afloran en una versión violenta, no sólo de falta de respeto porque tiene un color de piel distinta.

 

 

¿Cómo influye el contexto?

Esta cuestión de un reaccionar con características violentas es enriquecido por otros procesos paralelos. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, la segunda enmienda constitucional que permiten el uso de armas y que es un principio tan indiscutido en EE.UU. Más allá de que en los últimos años han existido muchos esfuerzos de la gestión Obama para tratar de limitar algunas cuestiones son de carácter más restringidos que la importancia jurídica y legal que tiene una enmienda constitucional. El presidente, sabiendo que no puede cambiarla, propuso tratar de que el régimen de venta de armas pusiese más énfasis en el control de a quién se le vende, cuáles son las condiciones psicológicas de la persona que compra, cuál es su capacidad técnica para utilizarla y sin embargo todo eso ha ido fracasando. Y la Asociación Nacional del Rifle, que es el ente no gubernamental que más presiona para la libre posesión de armas, tiene una capacidad de lobby muy significativa y ha logrado que sus ideas permanezcan y sean muy difíciles de corregir para el Poder Ejecutivo y el Congreso. Y por otro lado en el Poder Legislativo hay fundamentalmente dentro de un sector del Partido Republicano, el más conservador, y también algún sector de ese tipo en el Partido Demócrata, que son renuentes a imprimir cambios en esa dirección. Por otro lado esa violencia que, como bien indicó el presidente Obama en varias ocasiones de matanza incluso antes de que empezaran las crisis policiales, le haya planteado a la sociedad que hay que pensar qué es lo que está pasando en el país porque estas acciones no son comunes en los países desarrollados. Una cuestión distinta es que tengas problemas ligados con una beta del terrorismo internacional, pero la violencia por violencia en sí misma como ocurre en estos casos es algo que se da más en Estados Unidos que en otros países desarrollados y es algo que deben atender. Esta violencia racial ligada a la posesión de armas amplía demasiado el negocio de armas. El mercado secundario de armas es enorme con armas de alto calibre, de muy buena calidad que de segunda mano sigue siendo de primera en su rendimiento y eso ha fomentado un mercado ilegal que se instalado principalmente en la frontera de Estados Unidos con México. Allí hay muchos puestos y también se convierte en un abastecimiento de armas para el crimen transnacionalizado. Hay estudios que marcan que entre el 85 y el 90 por ciento del armamento que se encuentra desde México hacia el sur, en manos de cualquier mafia, narcotraficantes o maras, tiene origen estadounidense y proviene de ese tipo de tráfico. Esto también tiene un correlato con el sistema carcelario y el sistema de justicia. Estados Unidos tiene alrededor de un 30 por ciento de población negra o de origen latino. Sin embargo el porcentaje de ellos en el sistema carcelario es mucho mayor, con más de la mitad. Eso da también cierta connotación de que hay más facilidad de castigar con un criterio racista y de hacerlo contra el más débil o pobre y no la comunidad blanca.

 

 

¿Cómo juega que el presidente sea negro?

En el 2008 cuando Obama gana las primarias y luego las elecciones presidenciales hubo mucho entusiasmo porque se entendió que podía ser el punto final de la problemática racista en el país. Ya desde el origen había muchos expertos que marcaban que no iba a ser así ya que si bien esa elección tuvo un gesto simbólico de que sea el primer presidente negro, también es importante destacar que Obama pertenecía, con esfuerzo, a un sector de la comunidad negra que había logrado insertarse. Él es un abogado de Harvard y su esposa también. Eso salía poco en los medios que no eran estadounidenses y pasaron algunas cosas asombrosas como por ejemplo la reactivación del Ku Klux Klan o el incremento de hechos de violencia, asaltos y crímenes con connotación racial. Eso incrementó como reacción al proceso de elección de Obama. En ese marco también hay una cuestión importante que marcan sociólogos especializados que lo denominan “racismo cultural”. Se refieren a aquella convicción de una sociedad capitalista extremadamente competitiva de que hay una clase social, la comunidad negra, que no tiene las condiciones naturales que debería tener para competir y tener un desarrollo exitoso en una sociedad de ese tipo, dándoles un rol secundario o menor. En estos años ha habido algunos hechos vinculados con la política que son importantes pero no significan que el problema se haya superado, sino no tendríamos masacres en 2016. Obviamente que estos sectores son aislados porque no es toda la comunidad blanca la que tiene reacciones de violencia y matanza contra los otros sectores. Y tampoco Obama fue el único que llegó, sino también Condoleezza Rice o Colin Powell. Pero parece que eso no alcanza.

 

 

¿Las puebladas en Ferguson fueron un punto de quiebre en la reacción de la sociedad?

Han existido casos previos. En la década del 90 acontecieron matanzas en Los Ángeles, por ejemplo. Pero desde los hechos de Ferguson en adelante, todos quedan filmados y lo que se pone en evidencia es que la policía los mata sin razón. La policía norteamericana tiene un alto porcentaje de asesinatos en su gestión y un alto grado de encarcelamiento. Una cosa es que se mate a una persona que está disparando y atacando al policía y otra es que se ensañe, lo mate y después se compruebe que no tenía armas. Esto genera la reacción de la comunidad negra y la comunidad blanca que tiene una lectura mucho más integrista y multicultural. También hay divisiones de tipo territorial, geografías dentro de los Estados Unidos que tienen características más liberales desde lo político y tienen otros diálogos minorías en general, afroamericanos, latinos, asiáticos, sexuales o religiosas o de género. Mientras que cualquiera de esas situaciones en los sectores más duros y más conservadores tienden a ser mucho más reaccionarias y más racistas o xenófobas.

 

 

¿A quién van los votos de la comunidad negra en estas elecciones?

En el escenario político actual el sector negro vota a Hillary Clinton porque, en ese sentido, tanto ella como su marido tuvieron un trato muy fluido con ellos. Hay una metáfora que lo nombraba a Bill Clinton como el primer presidente negro, tratando de indicar cómo era esa relación y la cantidad de representantes de la comunidad afroamericana tuvo funciones en su gestión.

 

 

Recientes encuestas en Ohio y Pensilvania le dieron un 0 por ciento de preferencia a Trump de la comunidad afroamericana...

Eso tiene que ver con que ha tenido una actitud muy agresiva hacia todos los migrantes e inclusive a otras minorías también. En el encuentro del Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau; el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto y Barack Obama por la cumbre del área de libre comercio de América del Norte, Peña Nieto tuvo un fuerte discurso hacia los populismos en general tratando de tener una postura muy fuerte contra Trump, que hasta logró que se ponga la construcción del muro en la plataforma de campaña. En ese sentido Obama le llamó la atención que si a él le evalúan las medidas sociales, una Ley de Salud, él podía llevado a ser nombrado como populista y había que diferenciarlo de aquellos que tienen conductas racistas y xenófobas. Eso fue marcado bien.