el uso del tiempo en las personas de nuestra ciudad y confrontar los resultados con los de Buenos Aires

">
Comparan la calidad de vida entre Rosario y Buenos Aires

27/04/2015

Investigadores realizaron encuestas para ver el uso del tiempo en las personas de nuestra ciudad y confrontar los resultados con los de Buenos Aires

El uso del tiempo varía según cada sociedad.
Autor:
Andrea Ripari

El Instituto de Investigaciones Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadística efectuó un relevamiento conocido como Encuesta de Uso del Tiempo. Una práctica que se viene ejecutando en distintos lugares del mundo con diferentes frecuencias. Evidencia, a través de un diario de actividades, cómo las personas distribuyen las 24 horas del día. Si bien en Buenos Aires se formalizó en 2005, el trabajo metodológico en Rosario se llevó a cabo en 2010. Pero no es de esperar que en 5 años haya cambiado drásticamente los resultados, ya que los efectos obtenidos dan cuenta de los patrones culturales que poseen las personas.

Guillermo Peinado, economista y docente, integrante del Instituto de Investigaciones, declaró en el programa de radio ABC Universidad: “Básicamente lo que nosotros tratamos de reconstruir es el día anterior de la persona encuestada. Trabajamos con el día anterior, porque es el momento que uno tiene más fresco.” Para que el muestreo fuera lo más objetivo posible se visitaron a más de 1000 hogares distribuidos por las diferentes zonas de la ciudad y se entrevistaron a más de 2100.

Se trabajó con tres grandes dimensiones de tiempo. En primer lugar, el tiempo de trabajo para el mercado; un tiempo de cuidado personal; y por último, el del trabajo no remunerado.

Peinado resumió las conclusiones del trabajo que se realizó: “Nosotros encontramos claramente que hay una división sexual del trabajo, es decir, los varones tienden a trabajar más horas para el mercado…Y las mujeres realizan mucho más trabajo no remunerado que los varones.” Más allá del nivel social, económico y el nivel de instrucción, es una cuestión cultural; son estándares sociales. Y enfatizó: “Cuando nosotros sumamos trabajo remunerado más trabajo no remunerado tanto en varones como en mujeres, encontramos que la cantidad total de trabajo es mayor en las mujeres que en los varones.”

Comparándolo con el relevamiento de Buenos Aires, la división del trabajo, apareció en ambos. La estructura fue similar, solo que la jornada de trabajo remunerado, tanto en varones como en mujeres fue más larga que en nuestra ciudad. Por otra parte, en Rosario resultó más importante las actividades de tiempo libre, incluso se duerme más.

Se trabajó para cuantificar las actividades y la duración de las misas. El fin era poder establecer los patrones culturales que rigen ambas ciudades, y la influencia en calidad de vida.