• Home
  • Especiales
  • Gilles Lipovetsky: “Desarrollar una calidad de vida urbana es una exigencia de las sociedades postmodernas ”
Gilles Lipovetsky: “Desarrollar una calidad de vida urbana es una exigencia de las sociedades postmodernas ”

02/06/2016

En la apertura del Congreso de ciudades educadoras, el sociólogo francés, desarrolló los conceptos de ciudades educadoras y creativas, donde enfocó a las expresiones artísticas como claves en los territorios arrasados por la globalización

Gilles Lipovetsky junto a Guillermo Ríos en la primera jornada del Congreso.
1/3
Autor:
Nicolás Martínez

A modo de introducción, Lipovetsky sintetizó el desarrollo de su disertación, en la cual buscó describir el surgimiento de las ciudades creativas, como resultado de lo desarrollado por las ciudades educadoras. “Con la dinámica de la globalización y el éxito del liberalismo, la cuestión urbana tomó en nuestras sociedades una importancia y un relieve particulares que no tenían antes, son dos nociones que ilustran a las ciudades en estas sociedades hipermodernas. Surgen dos conceptos: las ciudades educadoras y las ciudades creativas”, introdujo Gilles.

En torno a ello, el sociólogo francés, comenzó a hacer un recorrido del surgimiento de las ciudades educadoras. “El proyecto de ciudades educadoras ha tenido un éxito relativo.  El éxito de estas tiene que ver con la centralidad del saber en el mundo actual, y tiene que ver con el advenimiento de las ciudades post industriales. Son las ciudades educadoras una de las expresiones de las sociedades hipermodernas”.

Una de las aristas donde se centró Lipovetsky fue en el concepto de conocimiento. El cual según su estudio, se trasformó en la principal fuerza productiva, la forma principal de trabajo y de capital. “Estamos en un momento donde el trabajo material, se ve reemplazado en trabajo inmaterial, basado en el capital humano, del conocimiento, de la inteligencia”, enfatizó.

En consecuencia surgen las sociedades del conocimiento y de la inteligencia y aquí las ciudades educadoras toman un profundo sentido social e histórico. Se trata esencialmente de alentar y acelerar la práctica del aprendizaje a lo largo de toda la vida en las regiones metropolitanas del planeta.

“El sistema escolar, primario, secundario, universitario, se dedica a formar individuos, y esto ya no alcanza”, resaltó Gilles. A lo que agregó que una gran parte de la población no ha logrado poder saber escribir, leer, contar, etc.  En tanto manifestó que los avances en las nuevas tecnologías, el advenimiento de la sociedad del saber, obliga a todos a abrirse a nuevos conocimientos, a adoptar nuevas competencias.

También el pensador francés, sostuvo que esta época ya no es nuestra época, y cada vez las cosas cambiarán más. En especial para aquellos que tienen una formación educativa, ya que cada vez “es más necesario seguir formándose a lo largo de la vida para lograr ser competitivos en los mercados globalizados, con economías de un buen desempeño”.

El concepto de ciudad educadora en la sociedad postmoderna, ha llevado a que “la formación permanente se haya transformado en un imperativo categórico de las sociedades”.

Desde ese concepto tecnocrático, resurge un nuevo modo de pensar a los territorios. “No se puede esperar todo de la escuela ni de la empresa, es allí donde aparece el nuevo papel de las ciudades”, sostuvo Gilles.

“La ciudad educadora es la que se dedica a movilizar a todos los actores de la ciudad, la que tira abajo las paredes y los muros los diferentes tipos de formaciones, y establece alianzas entre todos los actores del territorio”, aseguró Lipovetsky para llegar a conducir estos conceptos hacia las metas y los objetivos de las ciudades educadoras.

Estos son: valorar el saber en todas sus formas, dinamizar el aprendizaje de la educación básica desde la educación de base a la superior y se hace para desarrollar el liderazgo de las municipalidades en un mercado mundial competitivo, donde la calidad de la mano de obra es fundamental.

De todos modos, GIlles Lipovetsky, aseguró que no basta con cumplir las metas de formación. “Las ciudades educadoras tiene que responder a los deseos de expresión y creación de los individuos, cumplir un rol social y cultural de inclusión”, argumentó, en clara introducción a un nuevo concepto: Las ciudades creativas, o creadoras.

“Esta época requiere una política del arte que favorezca en los barrios una actividad creadora. Allí surge el concepto de ciudades creativas”, resaltó Gilles. Quien sostuvo que las políticas urbanas tendrían que focalizarse en la calidad de vida, la vida cultural, el entorno, y el patrimonio.

En tanto las ciudades creativas, según Lipovetsky, surgen en 1980, como reacción a los daños de la globalización. Ciudades en ruinas, volvieron a resurgir, gracias al concepto que engloba la ciudad creativa, para pasar de una sociedad moderna a una postmoderna.

“Son las ciudades creativas una prioridad de una ciudad educadora. Esta última no se puede concebir sin la primera. Es un ideal democrático ampliado, para todos, que no se reduce al voto y a una elección”, destacó el sociólogo francés.

Por último, y a modo de cierre, fue enérgico en sus afirmaciones y concluyó: “Es prioridad desarrollar una calidad de vida urbana, teniendo en cuenta la pasión creativa de los habitantes. Se trata de una exigencia de la sociedad hipermoderna”.

 

Aquí podés volver a ver la primera jornada completa del Congreso de ciudades educadoras Rosario 2016