La importancia de la vacunación contra la gripe
  • Compartir

23/05/2016

Desde el Ministerio de Salud de la Nación insisten en tomar los recaudos necesarios para prevenir el virus de la gripe en grupos de riesgo. Un profesional explicó los motivos

La cepa A H1N1 ahora es estacional, por eso la vacuna antigripal incluye esta cepa.
Autor:
Redacción web

La campaña que realiza el Ministerio de Salud de la Nación insta a toda la población de riesgo a aplicarse la vacuna contra la gripe, que está disponible en forma gratuita en todos los vacunatorios de hospitales y centros de salud públicos del país. Entran dentro de dicho grupo las mujeres embarazadas (en cualquier trimestre de gestación) y las puérperas; el personal de salud; los niños de entre 6 y 24 meses de edad inclusive; y las personas de entre 2 y 64 años con factores de riesgo como enfermedades cardíacas, respiratorias, renales crónicas, inmunodepresión, diabetes y obesidad y todas las personas mayores de 65 años.

Un especialista en el tema, el doctor Roberto Parodi, profesor de Clínica Médica de la Universidad Nacional de Rosario, conversó con ABC Universidad y abordó la transformación que sufre el virus cada año y los efectos que causa.

Los síntomas que presenta la gripe son: fiebre mayor a 38º C persistente, dolor de garganta, de cabeza y muscular y malestar generalizado. Suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recupera en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad y personas aquejadas de otras afecciones médicas crónicas, la infección puede conllevar graves complicaciones, provocar neumonía e incluso causar la muerte.

Para evitar el contagio, es importante:

• Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.

• Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo.

• Tirar a la basura los pañuelos descartables inmediatamente después de usarlos.

• Ventilar los ambientes y permitir la entrada de sol en casas y otros ambientes cerrados.

• Mantener limpios picaportes y objetos de uso común.

• No compartir cubiertos ni vasos.

• Enseñar a los niños a lavarse frecuentemente las manos en la escuela y hogar.

• Vacunar anualmente a todas aquellas personas que pertenezcan a grupos de riesgo de presentar complicaciones por influenza de acuerdo al Calendario Nacional de Vacunación.