La cultura alimentaria en los más chicos
  • Compartir

18/05/2016

El pediatra Alejandro Vallini reveló que crece la preocupación por el aumento del sobrepeso y la obesidad en la población más joven, como consecuencia de un cambio cultural

Se debe intentar adoptar hábitos saludables todos los días.
Autor:
Redacción web

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció recientemente la prevalencia creciente de la obesidad y el sobrepeso infantil. ABC Universidad entrevistó por este tema al Dr. Alejandro Vallini, integrante de la Cátedra Salud Socioambiental de la Facultad de Ciencias Medicas y Sub Secretario Académico. Quien sostuvo: “Hay un corrimiento de la cultura alimentaria que tuvimos en un momento a una nueva cultura”.

Según las investigaciones el aumento mundial del sobrepeso y la obesidad infantiles es atribuible a varios factores, tales como:

· El cambio dietético mundial hacia un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes saludables.

· La tendencia a la disminución de la actividad física debido al aumento de la naturaleza sedentaria de muchas actividades recreativas, el cambio de los modos de transporte y la creciente urbanización.

El Dr. Alejandro Vallini contó qué observaron ellos en las evaluaciones que realizan en los campamentos sanitarios, organizados desde hace años por la Facultad de Medicina. Los mismos implican un trabajo intensivo en un territorio específico donde el estudiante puede ejercitar sus habilidades, destrezas y competencias. 

También se refirió al daño que causan ciertas publicidades que estimulan a que los chicos consuman comida no saludable. Puso el ejemplo de la gaseosa o las papas fritas que esponsorea Lionel Messi. Ante los enormes anuncios en pantallas led los más pequeños se ven incentivados a ingerir ese tipo de alimentos ultraprocesados, con toneladas de azúcar, sal y grasas trans, sin considerar la gravedad del asunto.

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siéndolo en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Estos padecimientos son en gran medida prevenibles. Por eso, Vallini insistió en que hay que darle una gran prioridad a la prevención infantil.