X Jornada de Divulgación Científica
  • Compartir

12/04/2016

El Consejo de Investigaciones de la UNR organizó una Jornada para  celebrar el día del investigador científico con la presencia del  Dr. Luis Alberto Quesada Allué quien disertó sobre el rumbo de la política científica argentina

La Mg. Lapalma, el Rector Floriani y el Dr. Quesada Allué reflexionaron sobre ciencia y tecnología.
Autor:
Redacción web
El Encuentro que se desarrolló en el Espacio Cultural Universitario el pasado viernes, estuvo presidido por el Rector Héctor Floriani y la presidente del Consejo de Investigaciones de la UNR (CIUNR), Mg.  María Alejandra Lapalma.
 
“Este año está en plena ejecución  la apertura de la carrera de investigador científico en sus dos modalidades: la del aumento de dedicación a los profesores que quieran volcarse a la investigación y la convocatoria para los docentes exclusivos que deseen incorporarse a la carrera”, explicó Lapalma.  
 
El CIUNR reúne y representa a todos los investigadores  que participen en algún proyecto radicado en la Universidad. Actualmente cuenta con 152 investigadores en carrera y 19 docentes concursados exclusivos que solicitaron su incorporación.  Asimismo, constituye un espacio de discusión de políticas de ciencia y tecnología. 
 
“En esta múltiple función de hacer ciencia y pensar acerca de la misma,  es interesante tener estos lugares de encuentro para reflexionar y acordar las políticas que necesitamos, definir temas prioritarios para las próximas convocatorias y repensar la inserción de la Universidad en el desarrollo local, regional y nacional”, afirmó la presidente del Consejo.
 
“Es innegable que el nuestro es un país que se destaca por su producción científica, fruto de un esfuerzo colectivo de muchas generaciones”, sostuvo el Rector Floriani y mencionó los tres premios nobeles argentinos como  un dato significativo. 
 
Floriani también mencionó algunos hitos históricos a nivel nacional, por ejemplo la presencia de una estructura universitaria desde la época colonial en nuestro territorio como la Universidad de Córdoba, la creación de la Academia Nacional de Ciencias en los años 60, la Reforma de 1918, la figura de Bernardo Houssay que bregaba por una profesionalización del trabajo científico, el sistema de agencias de promoción científica y técnica y finalmente la jerarquización del área con la creación del Ministerio de Ciencia y Técnica.
 
“En esta construcción se encuentran momentos auspiciosos y no tanto”, expresó el Rector para mencionar los períodos de gobiernos de facto como los de mayor ataque al sistema científico y tecnológico.
 
Sostuvo que la generación del CIUNR tuvo que ver con la voluntad de asignar profesionalización al trabajo científico en nuestra Universidad: “Se ha difundido la cultura de la investigación en nuestros docentes, de que el profesor naturalmente debe ser un productor de conocimiento, y esto es un indicador de avance”.
 
 
El rumbo de la política científica argentina
 
 
El  Dr. Luis Alberto Quesada Allué,  investigador del Instiuto Lelloir, la UBA y el Conicet, brindó la Conferencia: “El rumbo de la política científica en Argentina. Visión estratégica en la formación de recursos humanos”.
 
En su disertación afirmó que Argentina tiene núcleos de investigación que se destacan por su producción científica pero que están bastante aislados y desconexos  en el país configurando una especie de “islotes de ciencia”. Ellos son Buenos Aires, Córdoba, ciudad de Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza. 
  
“En 2003 tenían el 73% de la financiación del Estado para ciencia y técnica  y en el 2010 ascendieron a  76% pero esto empeoró a las  trece provincias restantes que tenían el 27% y en el 2010 pasaron al 24%”, cuestionó. Y agregó que algo similar ocurre con la situación de los investigadores ya que el 84% provienen de esos núcleos grandes.
 
Quesada Allué sostuvo que en los últimos años hubo un mayor reconocimiento a los científicos, hay un Ministerio de Ciencia y Técnica y ha subido el porcentaje de PBI dedicado a ciencia, pero que continúa siendo insuficiente para “mantenerse en carrera”. Afirmó que nuestro país tiene “bolsones de sabiduría” muy valiosos pero que no alcanzan para conformar un sistema científico nacional. “El país debe destinar entre el 1 y el 1,2% del PBI a ciencia y tecnología, además de contar con una política de estado y un plan maestro”, expresó
 
Paralelamente, destacó a la provincia de Santa fe como una excepción en el país ya que con fondos propios y con la ayuda de los industriales de la zona,  pudo conformar un sistema científico más dinámico y adaptado a las necesidades de la región.
 
 
Fuente: UNR