En busca de derechos: el trabajo en un supermercado
  • Compartir

15/06/2015

Desde las góndolas del supermercado se analizó la relación empleado-cliente y sus derechos con una mirada antropológica

Jaime Guiamet, becario de Conicet Rosario.
Autor:
Redacción web

Jóvenes empleados de una cadena multinacional de supermercados, la primera experiencia laboral, la relación con el cliente y el trabajo dominical, son algunos de los puntos que el licenciado Jaime Guiamet investiga desde la antropología, en el marco de sus estudios doctorales del Conicet.

Jaime Guiamet es miembro del NET (Núcleo de Estudios del Trabajo y la Conflictividad Social de la Facultad de Humanidades y Artes de la UNR),  un grupo que investiga las problemáticas laborales de Rosario y la región, y lleva a cabo sus estudios doctorales bajo la dirección de la investigadora Gloria Rodríguez (UNR), la co-dirección del investigador Nicolás Iñigo Carrera (Conicet).

Desde la antropología, ciencia que se dedica a indagar los sentidos con los que los propios sujetos caracterizan sus prácticas, sus experiencias, sus vivencias, siempre me interesó poder estudiar el trabajo” indicó el licenciado Guiamet, quien egresó de la universidad en el año 2011, momento en el cual comenzó sus estudios doctorales del Conicet.

Investigación desde adentro
Por medio de observaciones participantes el becario pudo empezar a conocer de cerca cómo los empleados del supermercado se vinculan con los clientes, cómo son los ritmos del trabajo y cuáles los distintos tipos de tareas que se desarrollan en cada uno de los sectores. Guiamet también realizó entrevistas abiertas en profundidad, intentando acceder al entendimiento de los sentidos con los que los trabajadores caracterizan sus experiencias.

“Más allá del discurso naturalizado acerca del supermercado como un primer trabajo, muchas veces en el relato de los trabajadores se hace referencia a experiencias laborales previas, así como experiencias de familiares en relación al trabajo, que pueden incidir en la forma que piensan y en que viven el trabajo en el supermercado” señaló el becario.

“Otros de los aspectos que encontré es que se naturalizan ciertas condiciones precarias de trabajo en base a esta idea de que se trata de un primer ingreso a un mercado laboral en donde necesariamente hay que pagar derecho de piso, que es algo que incluso algunas empresas de supermercados publicitan. La naturalización de esas condiciones precarias hace que sea muy difícil revertirlas” explicó el becario. Esta reflexión fue el resultado de una primera aproximación al objeto de estudio, que con el paso del tiempo Guiamet pudo conocer más a fondo. “Esos sentidos se fueron transformando con la propia situación de los trabajadores en los supermercados que ingresaron en el año 2004 y continúan hasta la actualidad, se desarrollaron ciertas prácticas gremiales, se consiguieron beneficios en algunos casos individuales, en otros colectivos, que contribuyeron a la resignificación de dichos sentidos” agregó el becario.

El cliente ¿Siempre tiene la razón?
A partir de su recorrido, el licenciado Guiamet acentuó que la relación con el clientemuchas veces aparece como una figura que usa la empresa para vehiculizar y trasmitir ciertas prácticas y sentidos que desea imponer, por ejemplo, la idea de un trabajador pro-activo que sea capaz de adelantarse a las necesidades del cliente.

“Apelando a la figura del cliente, muchas veces la empresa ubica al mismo como un potencial jefe de los trabajadores, es decir, hay mecanismos de difusión de la relación entre la compañía y el trabajador, en la cual se le otorga discursivamente al cliente el poder de dejar sin trabajo a los empleados, al elegir no comprar más en el supermercado y eso es algo que genera cierto disciplinamiento en el ámbito laboral del supermercado” indicó Guiamet.

“Lo que me parece muy importante desde la antropología es ver cómo los trabajadores se apropian, resignifican y responden a esas políticas empresariales en relación con el cliente” mencionó el becario y en este sentido agregó que una de las formas de resignificación aparece en el vínculo de trabajadores del supermercado con clientes habituales, entre los que se da una cercanía y cotidianeidad que no aparece con el cliente tipo y que dista de la relación que intenta imponer la empresa.

Cómo es la articulación entre la condición juvenil de los sujetos con el trabajo en el supermercado fue uno de los objetivos que persiguió el becario y una de las cuestiones que apareció fue una visión extendida a nivel social que sostiene la desvinculación subjetiva de los jóvenes respecto al trabajo. “Estas son visiones fatalistas, que se empalman con teorías del fin de del trabajo que cobraron auge en los ´90, que sostenían que el trabajo ya no era importante en la vida del sujeto. Entre los trabajadores del supermercado se produce una cuestión paradójica, donde el trabajo aparece como el medio para llevar a cabo ciertos proyectos de vida pero la permanencia dentro del establecimiento muchas veces implica la posposición y/o la reformulación de sus proyectos, lo cual da cuenta de la importancia que tiene el trabajo en la vida de estos jóvenes”.

Trabajo dominical y rotación horaria
“En la flexibilización y la organización de los horarios hay un vacío en el cual la empresa se maneja a su gusto ya que es una de las problemáticas que menos se ha investigado y menos se ha avanzado en los últimos años, donde sin embargo hubo una importante revitalización sindical y se lograron recuperar ciertos derechos laborales” manifestó el becario en relación a este tema, que toca de cerca al trabajo dominical. “Muchos empleados aseguran que quieren trabajar los domingos (que en la empresa se abona al 100% adicional), por el hecho de que tienen una familia que sostener económicamente, pero en realidad lo que ellos necesitan son mayores ingresos y la única forma que se visualiza para conseguirlo es trabajar horas extras o los días de descanso” agregó.

El licenciado Guiamet también explicó que, por otro lado, están quienes son más jóvenes, no desean trabajar los domingos y sin embargo también sufren las consecuencias de la rotación horaria, es decir trabajar una semana a la mañana, otra a la tarde, lo cual les dificulta poder desarrollar otras actividades alternativas, como estudiar una carrera terciaria o universitaria.

Para conocer cuando se instalaron ciertas condiciones laborales en el sector supermercadista, el becario realizó un recorrido histórico. “En la década del ´90, con el modelo socio-económico neoliberal, en particular mediante la apertura económica y la ausencia de una política de defensa de la competencia, se empezaron a expandir las cadenas multinacionales de supermercados en todo el país, se despidieron trabajadores que tenían muchos años de antigüedad, varias empresas locales cerraron, se legalizó la apertura de los establecimientos los días domingo mediante el decreto de Desregulación del Comercio Interior de Bienes y Servicios y del Comercio Exterior que emitió Domingo Cavallo, entre otros acontecimientos” compartió Guiamet, quien agregó que actualmente se debe discutir en el Concejo Municipal la vigencia en Rosario de la Ley 13.441 de Descanso Dominical, que representaría “un logro muy importante para los trabajadores del sector”.

 

Fuente: rosario-conicet.gov.ar