• Home
  • Especiales
  • Se acerca el fin de las bolsas de supermercados en Rosario
Se acerca el fin de las bolsas de supermercados en Rosario

24/03/2016

La Cámara de Supermercados de Rosario, órgano que reúne a alrededor comercios, determinó en noviembre la quita de las tradicionales “bolsas camisetas”. La medida, que será aplicada desde el 1º de abril será aplicada por los supermercados allí nucleados y supone un paso más a la determinada por el Poder Legislativo municipal. La idea original estipula que desde mayo los comercios entreguen cuatro bolsas gratuitas y que empiecen a cobrar desde la quinta.

Autor:
Alejandro Arnoletti

El proyecto sancionado por el Concejo marca la entrega de bolsas que respeten la norma IRAM 13610, con dimensiones prefijadas en 45 cm de ancho, 55 de altura y 17 um de espesor. Asimismo deben incluir la leyenda “Fabricada bajo Norma IRAM Nº 13610 por (el nombre y el CUIT del Fabricante)” y el texto “Reduzcamos el consumo de bolsas y separemos nuestros residuos”. Del mismo modo se establecían dos colores para ellas; bolsas naranjas y bolsas negras, que facilitarían la separación de los residuos.

La ordenanza Nº 9450 establece durante un año la entrega de “cuatro bolsas gratuitas, como máximo, si la compra de la misma lo amerita”. A partir del segundo año se debe “entregar hasta dos bolsas gratuitas por compra”. Por último, desde el tercer año todas las bolsas tienen que “ser comercializadas bajo el precio de venta convenido”. La puesta en práctica de esta modalidad es el 1º de mayo, según lo estipulado por la normativa. Los comercios afectados son “todos aquellos hipermercados, megamercados, supermercados totales, supermercados y autoservicios que entreguen bolsas para el acarreo de sus mercaderías”.

Verónica Solmi, gerenta de la Cámara, esgrimió a medios rosarinos que lo resuelto por el Concejo “se quedó a mitad de camino, por lo que se apuesta a una instancia superadora con este acuerdo entre privados”. Entre los motivos para no tomar la propuesta de la reducción gradual adujo en diálogo con el portal de Radio UNR: “Ese sistema no puede ser aplicado porque o cobramos todas o no cobramos ninguna. Si nos decían que no se cobraba ninguna no teníamos problemas, pero por nuestro sistema no podemos aplicar este esquema. Como es un producto de góndola que se debe cobrar por ahora a partir de la quinta, no podemos cobrar algunas y otras no porque tenemos que anular cuatro bolsas por cada compra, a raíz de que tienen código de barra. Entonces dijimos que nos parecía imposible”.

La decisión de precipitar la implementación fue tomada de distintas formas. El concejal por el bloque Compromiso con Rosario, Osvaldo Miatello, fue muy crítico y afirmó al portal de Radio UNR que “es un error”. El también presidente de la Comisión de Ecología y Medio Ambiente aseguró: “Lo que hacen los supermercados es absolutamente inconsulto y aparte me da la impresión de que es una especie de desafío, desconociendo la norma del Concejo”. Como sustento a su postura, el edil dijo: “Siempre de algunos sectores se busca una alternativa para frenar lo que se está haciendo. Como no se puede decir que no porque el valor ecológico ha prendido en la gente, se buscan alternativas. Cada vez que se acercaba una solución, se proponía otra cosa como para empezar a discutir de nuevo. Y eso es lo que han querido hacer ahora”.

Por su parte, Carlos Cardozo afirmó a la web universitaria que “la Cámara está en su derecho a plantear esta medida”. El concejal de Unión PRO Federal además señaló: “Todos estamos alineados en el mismo objetivo, la reducción de bolsas”. A pesar de ello, marcó diferencias entre los proyectos: “A través de la ordenanza lo que promovimos es lo que la Cámara decide cortar de raíz. Buscábamos hacerlo de manera progresiva porque pensamos que para una ciudad de las dimensiones de Rosario tenía más lógica, tenía más sentido y era más amable para la gente”. En el caso de no ser exitosa, el edil indicó: “De todas maneras con la ordenanza y la decisión de la Cámara hay tiempo para realizar ajustes y si algo no funciona bien en un sistema o en el otro hay voluntad de hacer un retoque”.

En tanto, el titular del Centro Unión Almaceneros de Rosario, Juan Milito, expresó los integrantes de la cámara que dirige “están de acuerdo en su mayoría”. Aunque, en contrapartida, también afirmó: “Va a ser una medida difícil de instrumentar para las costumbres y las prácticas de los rosarinos. La situación ambiental es muy importante pero en muchas zonas de la ciudad hay gente de paso, que sale muy temprano a trabajar, hace las compras diarias y no tiene en cuenta el uso de un bolso”. Si bien la medida no tiene alcance para los comercios nucleados, pretenden que se “dé una salida alternativa que tenga alguna cuestión que se asemeje a la realidad”.

Asimismo el secretario de Finanzas de la Asociación Empleados de Comercio, Eduardo Aseguinolaza, fue enfático en respuesta a este medio: “Tenemos una postura muy simple: acompañamos la decisión de la Cámara de Supermercadistas de Rosario para que haya bolsas plásticas cero”. Entre los motivos esgrimidos, hizo hincapié en cuestiones ambientales y el trabajo de sus afiliados. Sobre este último punto indicó: “La ordenanza no era muy clara en el sentido de que luego de determinada cantidad de bolsas el trabajador tenía que empezar a cobrar y eso podía provocar determinado conflicto con el público y desde ese punto de vista el trabajador se evita toda conflictividad que puede llegar a tener”.  

 

 

¿Cómo impacta la medida en los clientes?

La adaptación y cómo afecta esta modalidad al consumidor es otro de los puntos a revisar. Una de las miradas comunes que señalan quienes aceptan la normativa que en su momento aprobó el Concejo es que bastaba en que el público se acostumbre para que la misma pueda prosperar. Al respecto, el concejal Cardozo explicó: “En otros lugares del país esto está funcionando y no ha sido tan traumático, aunque son localidades de dimensiones menores que Rosario”. Además citó el caso del supermercado Eliquí, de Gianneo al 2200, que por iniciativa propia entrega dos bolsas y el resto son vendidas: “La gente se habituó y estamos hablando del supermercado que más vende en dos barrios importantes como Parque Field y Rucci. Acá el supermercado se autoimpuso un límite”. Para su colega Osvaldo Miatello, que había votado favorablemente a la iniciativa legislativa, “esto va a terminar afectando al cliente, porque va a tener que comprar la bolsita para sacar los residuos”.

Durante el período que va desde el anuncio de esta medida a su aplicación, se llevan a cabo distintas propuestas de concientización y de adaptación. La gerenta de CASAR, Verónica Solmi, detalló: “Desarrollamos una campaña de concientización desde noviembre. Tomamos la decisión de comprar 600 mil bolsas para repartirlas en estos cuatro meses previos a la aplicación, tanto en los supermercados con las compras y en otros puntos de Rosario”. “Hoy estamos entregando a la salida de las escuelas ya que creemos que los chicos son mejores multiplicadores de estas iniciativas. Vamos a seguir en las escuelas y también a estar a partir de la semana que viene en distintos puntos de la peatonal de Rosario. Además daremos unas 20 mil bolsas de autos para que la concientización incluya tirar los papeles a la basura, para apoyar a que la ciudad más sustentable. Viernes, sábado y domingo vamos a estar en el bíomercado”.

Eduardo Aseguinolaza explicó a la web de Radio UNR que desde la Asociación Empleados de Comercio llevarán adelante “una campaña preventiva”. “El sindicato va a comprar bolsas ecológicas y la va a entregar a los afiliados”, detalló. Luego “cada uno tendrá que venir con su bolsa, aunque también se venderán como hace el resto de los supermercados”.

Por otra parte, el artículo 6to de la ordenanza Nº 9450 indica que “los comercios contemplados en la presente deberán comercializar bolsas reutilizables y otros medios de acarreo, con el fin de promover e incrementar la utilización de los mismos”. Al respecto, Solmi explicó a Radio UNR: “Estamos viendo en el mercado bolsas de telas de $ 15, $ 18.  A partir de la vigencia de la norma, es decir el 1º de mayo, vamos a tener una bolsa con un diseño igual para todas que va a salir sólo $ 6, que es el precio de costo así no lucramos con ellas”. Además, en las puertas de los supermercados “habrá puestos de la Economía Social de los microemprendedores que fabrican bolsas, para que la gente también si tienen una urgencia y no trajo bolsitas puedan comprar”, contó Solmi.

 

Imagen: Google Street View

 

Advertencias desde el sector petroquímico 

Otra de las situaciones que disparó el proyecto del Concejo y la decisión de los supermercadistas es el referido a la continuidad de la producción en la industria petroquímica. En declaraciones a diversos medios, el director ejecutivo de la Asociación Civil Ecoplas, Mario Tonelli, advirtió: "Seguramente producirá pérdidas de puestos de trabajo y una crisis en las pymes del rubro. Va a quedar gente desocupada y las pequeñas empresas corren el riesgo de cerrar, ya que tendrá un impacto en la mano de obra ocupada en el rubro".

El concejal Osvaldo Miatello dijo a la web universitaria que “cada sector económico cuando ve tocado sus intereses plantea escenarios de catástrofes” y además señaló que “en la normativa que había hecho el Concejo habíamos tenido en cuenta los distinos sectores y puntos de vistas”. A su vez agregó: “Esto al ser unilateral y al tener el punto de vista de los supermercadistas, me parece que no es lo más conveniente”.

El concejal de Unión PRO, Carlos Cardozo, no se mostró tan pesimista y consideró que la caída de la producción no será tan grande a raíz de una redistribución de los productos elaborados. El edil estimó: “Habrá una caída en la demanda de la bolsa camiseta, aunque también un aumento de demanda de la bolsa de residuo. Si bien no hay una compensación del ciento por ciento, va a haber un reacomodamiento porque los que estamos acostumbrados a usar la bolsa de supermercado tendremos que adaptarnos a esa nueva realidad”.

Entre la postura de la Cámara de Petroquímicos y la de Supermercados subyacen dos diferencias sustanciales. Por un lado, Tonelli denunció que "no se respeta la ordenanza que sí permite el uso de bolsas plásticas; no su eliminación total”; mientras que Solmi aseguró que “en el artículo 1 se prohíbe de cuajo la entrega de bolsas y no de forma gradual”. El mencionado artículo habla de “minimizar” y no de “eliminar”: “La presente Ordenanza tiene por objeto minimizar la utilización masiva e indiscriminada de bolsas de polietileno tipo camiseta de un solo uso, concientizando a la población en general sobre el daño cuyo consumo irracional genera al medio ambiente, promoviendo la separación de residuos y la utilización de la bolsas reutilizables”. La otra diferencia se produce en torno al concepto de “derecho adquirido”. Para los petroquímicos, la entrega de bolsas constituye este beneficio instalado, pero para Solmi, no: “Ellos hablan de que era un derecho adquirido pero es algo que parte de cada supermercado: algunos lo hacen, otros lo cobran, otros no lo entregan. No pasa por una norma o un derecho adquirido de alguien que dejemos de entregar bolsas. Pasa por una cuestión de costumbres y también del uso que se puede producir en el mercado”.

 

El 1º de abril cambiará la forma en la que llevamos los productos desde el supermercado. Será cuestión de tiempo comprobar si la decisión fue efectiva o constituyó un error. 

 

Foto: Rosario Plus