Lo que resta del día
home > Política y Ciudadanía > La seño Bibi, un corazón más grande que una casa
La seño Bibi, un corazón más grande que una casa

07/02/2019

La maestra de Joaquín, el niño electrocutado en su precaria vivienda contó emocionada cómo se comprometió con la historia y los protagonistas

Vieja casa de Joaquín.

Luego que se conociera la buena noticia de que Joaquín, el pequeño electrocutado a mediados de noviembre en su precaria vivienda, fue dado de alta y pudo mudarse a una casa digna que le otorgó el Gobierno, Bibiana Francisco, maestra de jardín del niño, visitó los estudios de Radio Universidad y contó la conmovedora campaña que llevaron a cabo.

Cabe recordar que Joaquín sufrió el accidente doméstico cuando intentó acercar el ventilador a su hermanito menor y las precarias condiciones de la casa y las malas instalaciones eléctricas, hicieron que le diera una fuerte descarga eléctrica.

“La verdad que al principio el diagnóstico de los médicos no era favorable. Decían que a veces se puede dar que los pacientes chiquitos se recuperen fácilmente, pero puede haber casos en los que no. En él estaba la duda”, explicó. Y agregó:“Es un guerrero, porque hay que pasar por tres paros cardiorrespiratorio y salir de eso. Entró casi sin signos vitales al Hospital de Niños Victor Vilela”.

Ahora el pequeño continúa su recuperación en su nueva casa. “Seño Bibi fue lo primero que dijo; y la verdad que a mi me lleno el corazón”, confesó sonriente. Aunque todavía tiene afectada un poco la visión y un andar inseguro, Bibiana confió que pronto estará mucho mejor, ya que comenzará una rehabilitación en ILAR. “Seguramente va a haber alguna secuela, pero con el tiempo la va a recuperar”.

En este sentido, la docente remarcó que la relación que estableció con Joaquín y su familia luego de aquel accidente es muy especial, ya que “hay un vinculo que va a durar para siempre”.

Al ser consultada por la escuela donde da clases, la seño Bibi destacó el grupo humano con el que trabaja: “Tenes que poner el corazón. Es duro porque te vas con mucha carga emocional”. Además, aseguró que no reciben ayuda estatal alguna. “Hasta el 2015 recibíamos cajas de materiales de la nación, con libros y un montón de cosas. Actualmente con este gobierno nunca recibimos nada. Los papas antes usaban la AUH para las cosas de sus hijos en la escuela. Hoy no. Tienen que comer, porque no les alcanza para más”.

Entre lágrimas agradeció a todos los corazones solidarios que colaboraron con la nueva casa de Joaquín. “De a poquito todos fueron aportando para que esto se hiciera realidad. Es una casita pequeña, de patio, cocina y baño, pero tiene un terrenito atrás”, apuntó. Al tiempo que cerró la entrevista con un audio que le mando la mamá del pequeño. “Me dijo “para nosotros esto es demasiado”, y me puse a pensar que demasiado no, es lo que corresponde”.