Barco ebrio
home > Política y Ciudadanía > Fuerte incremento en la canasta navideña
Fuerte incremento en la canasta navideña

04/12/2018

La inflación también llegó a los productos de la canasta navideña. Desde el sector almacenero estiman que las subas alcanzan entre un 40 y un 45 por ciento en relación a 2017

Llegan las fiestas y una tradición es la canasta navideña, con esos productos que suelen estar en la mesa para estas fechas y no vuelven a comerse hasta el año siguiente. Esos artículos presentan un incremento respecto al año pasado de entre un 40 y un 45 por ciento, según si son locales o de primeras marcas. Se estima que una canasta compuesta por pan dulce, budín, turrón, garrapiñadas y sidra ronda por los 150 pesos.

El titular del Centro de Unión Almaceneros, Juan Milito, sostuvo en Apuntes y Resumen que hay una retracción del consumo “de entre un 10 y un 12 por ciento dependiendo de la zona y el barrio”. “Se nota más la caída de las ventas en las zonas periféricas porque no se especula. Ya no hay plata para comprar”, dijo y agregó: “Desde que empezó este Gobierno en un marco optimista hablamos de una caída de no menos del 35 por ciento dentro de los bulevares y un 40 por ciento en los barrios”.

Milito estimó una caída de entre un 280 y un 300 por ciento del consumo desde la llegada del Gobierno. “En el 2017 hubo un amesetamiento en la caída y en 2016 fue importante. El amesetamiento se produjo cuando las paritarias llegaron a cubrir en parte a la inflación. Pero desde septiembre hubo una estampida de precios que tuvo que ver con la devaluación y no dejó de ir hacia abajo”, relató. El representante de los almaceneros no dudó en afirmar que afrontamos un proceso de estanflación, “con una inflación que no para de ir para arriba y una recesión que está en plenitud, armando un cóctel explosivo”.

Si bien encuentran una caída de entre un 40 y un 45 por ciento a los productos navideños, esto se produjo por una disminución en el consumo de los misos durante el año. “Desde el 1º de enero al 31 de octubre tenemos un 48 por ciento de incremento en almacén, bebidas y productos de limpieza. Si hacemos un cálculo optimista tendremos una suba de un 3 a un 4 por ciento de noviembre y en el acumulado dará alrededor del 53 por ciento. Si se va a atenuar la inflación se terminaría en un 55 por ciento, en un cálculo super optimista”.

Todo este panorama deriva en el cierre de locales por quiebra, no solo en los barrios sino también en el centro de la ciudad. “Van cerrando y aparecen los quioscos de garages y una cantidad de verdulerías que están poniendo como manotazos de ahogado. A una colega le abrieron varias alrededor y empezaron a vender latas de tomates o de bebidas”, contó y concluyó: “Es una lucha de pobres contra pobres, en una situación de crisis que nos preocupa a todos”.