">
Barco ebrio
home > Especiales > Francia y otra multitudinaria protesta: las razones
Francia y otra multitudinaria protesta: las razones

30/11/2018

Los "chalecos amarillos" convocaron a una nueva manifestación. Esta vez se sumaron reclamos por los desempleados y contra la violencia policial

Foto: Benoit Tessier Source: Reuters
Autor:
Alejandro Arnoletti

Los “chalecos amarillos” prometen una nueva jornada de protestas masivas en los Campos Elíseos para este sábado. Será a una semana de que más de 100 mil personas se aglutinen en todo el país para protestar contra el alza en los combustibles y la pérdida del poder adquisitivo. Y a dos de la manifestación que reunió a más de 280 mil franceses contra las políticas de Emmanuel Macron. Este viernes fracasó una convocatoria del primer ministro Édouard Philippe

Mientras que el presidente de Francia estará en Argentina en el marco de la cumbre del G20, un importante número insistirá en el reclamo. El último de ellos mostró escenas caóticas en París con personas arrojando estiércol, algunos lanzando adoquines, otros incendiando barricadas y la Policía respondiendo con gases lacrimógenos y cañones de agua. Hubo 130 detenidos y 19 heridos. A pesar de ser un grupo heterogéneo, Macron apuntó directamente contra “la ultraderecha”.

A diferencia de esas anteriores marchas, este sábado convergerán más reclamos en los Campos Elíseos. Uno de ellos estará encabezado por la Confederación General del Trabajo (CGT) para defender los derechos de los desempleados. El otro será una nueva concentración para reclamar "Justice pour Adama" (Justicia por Adama), en rechazo a la violencia policial. Esta protesta recuerda a Adama Traoré, un joven negro que falleció en 2016 dentro de una dependencia policial. Si bien los efectivos alegaron que el deceso fue ocasionado por un infarto, la segunda autopsia lo desmintió. La seguridad francesa es habitualmente repudiada por un uso excesivo de la fuerza en los barrios más pobres y en particular contra jóvenes negros o pertenecientes a minorías étnicas.

 

 

Según sondeos un 72 por ciento de la población reivindica los reclamos de los “chalecos amarillos” ante la decisión de incrementar los impuestos a los combustibles. Este fue el detonante para que cierto sector de la sociedad, principalmente la clase media, saliera a las calles a protestar mientras su poder adquisitivo decrece. El método elegido es paradójicamente el mismo que ellos rechazan de los grupos que habitualmente se manifiestan. 

Dos de los ocho delegados nombrados se reunieron el pasado martes con el ministro de Medio Ambiente, François de Rugy. Entre los pedidos estuvo la anulación del aumento del precio de la nafta, decisión confirmada el día después por el primer ministro Édouard Philippe en el caso de que suba el precio del barril de petróleo. Otras de las presentaciones fueron de la mano con tradicionales solicitudes de la derecha liberal, como la disminución de tasas, reducción de cargas patronales y supresión de regímenes especiales de pensión.

Emmanuel Macron es el presidente desde el 14 de mayo de 2017 y continuará al frente de la República hasta mayo de 2022. Accedió a su cargo tras reunir el 66 por ciento de los votos en el balotaje frente a la ultraderechista Marine Le Pen. A diferencia de esa amplia ventaja, la primera vuelta electoral mostró una fuerte dispersión de votos entre cuatro candidatos: Macron (24 por ciento), Le Pen (21,30 por ciento), Fillon (20,01 por ciento) y Mélenchon (19,58 por ciento).

Para comprender qué es lo que está pasando en Francia y las razones que motivaron este conflicto, la web de Radio UNR entrevistó a la politóloga Axelle Kopka. Residente desde hace unos meses en Rosario, es máster en Ciencias Políticas con especialidad en las relaciones laborales y los sindicatos por la Université Lumière de Lyon.

 

Macri y Macron brindaron una conferencia de prensa tras la reunión bilateral mantenida este jueves

 

¿Te sorprende esta movilización masiva de “chalecos amarillos” por la cantidad de personas participantes y las características de la misma?

Efectivamente, esta movilización me sorprende mucho por su amplitud y por su carácter espontáneo. Además los participantes son personas que no encontramos normalmente en los varios movimientos sociales que existen en Francia y que en su modo de actuar se asemejan a ellos, por ejemplo con los bloqueos. Aún más sorprendente es que esas mismas personas critican habitualmente estos medios de luchar. Personalmente me parece asombroso que no haya más reivindicaciones relacionadas con el tema ecológico, por ejemplo pedir el desarrollo de los redes de transporte público y su libre disponibilidad, en vez de defender el libre consumo de nafta. Parece ser el momento ideal para reflexionar sobre esas cuestiones.

 

¿Recordás alguna movilización similar en los últimos años?

Durante los últimos años ocurrieron varias movilizaciones parecidas. Te voy a hablar de tres que tuvieron características similares. Primero, en 2016, pasó un movimiento que se llamaba “Nuit debout” (noche levantado/despertado), que tenía en común el hecho de que fue algo muy espontáneo y que tocaba a personas que normalmente no se movilizan o por lo menos que no pertenecen a las organizaciones militantes. Luego te puedo comentar sobre una marcha que ocurrió en 2014, “Jour de colère” (día de furia). Consistía en “Sit in” (sentadas) en las grandes ciudades francesas y se organizó en las redes sociales por algunos grupos de extrema derecha tipo “Hollande dégage”. Encima “Macron démission”, que es parte del movimiento “gilet jaune”, me parece ser su heredero. Finalmente en 2013 un movimiento regionalista les “bonnets rouges” (gorros rojos) se movilizó luego de la implementación de la “ecotaxe”. En este caso los reivindicaciones y los modos de actuar son similares a los de los “gilets jaunes”.

 

 

 

En Argentina solemos decir que la clase media sale a reclamar cuando "le tocan el bolsillo" (aunque en el último tiempo no pasó). ¿Qué motivos llama a movilizarse a la clase media en Francia? ¿Cuáles son sus preocupaciones?

No te puedo contestar algo exacto porque la clase media francesa no forma una entidad uniforme. Por ejemplo una parte de la clase media tiene mucho capital social y es muy intelectual (incluye a los estudiantes, los funcionarios, etc.) y se moviliza de una manera constante. Pero, en general, tu afirmación es verdad porque me parece que una de los razones porque la que se moviliza la clase media es la lucha contra la posibilidad de ser "desclasados" en este contexto de crisis económica.

 

¿Hay otros reclamos además del incremento en el combustible que generan el descontento en ese núcleo social?

Te puedo decir que existe una gran insatisfacción, pero que tiene varias formas según el ámbito social. Generalmente podemos decir que todas las reivindicaciones tienen que ver con el contexto de crisis económica, que genera un aumento del desempleo (que hoy en día toca igualmente a la clase media) y una pérdida de poder adquisitivo… En el mismo tiempo, los sindicatos patronales luchan para obtener una disminución de las “cargas sociales” y el Gobierno promulga leyes para suprimir el impuesto sobre el patrimonio. En ese sentido parece que la sociedad francesa está viviendo una ruptura.

 

 

Al no haber banderías políticas ni ser llamadas por ningún partido, ¿considerás que la protesta de “chalecos amarillos” es contra Macron o contra la política en general? ¿Gana algún sector con ella?

Para mí las protestas son contra Macron y su gobierno, principalmente porque para mucha gente parecen ser la encarnación de lo que les molestan de la política. Esta desconfianza que existe se nota con el éxito de los discursos populistas (de extrema izquierda o de extrema derecha). Esta crisis fue visible durante las últimas elecciones presidenciales que terminó con una segunda ronda entre Macron y Le Pen. Más allá, el índice de abstención llamó la atención. Además, la desconfianza toca igualmente a todas las organizaciones tradicionales como los sindicatos o los partidos políticos por ejemplo. Esos mismos no encuentran una manera de renovarse. Así recién surgió una desesperación de los partidos históricos, como el Partido Socialista, y emergieron nuevas organizaciones que se dicen “movimientos”. Pero, igual si el nombre cambió, los modos de actuar y sus formas son las mismas.

 

Para el 1º de diciembre la CGT también llamó a una movilización, ¿qué imagen tiene la sociedad francesa del sindicalismo?

Los franceses tienen una relación con el sindicalismo un poco compleja. El índice de afiliación es muy bajo porque los sindicatos tampoco encuentran maneras de renovarse. De la misma manera existe una profesionalización del sindicalismo, pues es un alejamiento del activismo de base. No obstante, los sindicatos son presentes en el sector público y, justamente, parece que todavía no existe convergencia de la lucha de los “gilets jaunes” con la de los funcionarios.

 

¿Suele tener éxito en Francia este tipo de protestas?

Durante los últimos años los movimientos sociales no lograron parar las reformas de los Gobiernos. No creo que este movimiento sea una excepción. Además me parece que la opinión popular es parcialmente desfavorable por culpa de actos violentos que ocurrieron y también porque para algunas personas los reclamos para poder seguir consumiendo nafta no tienen sentido en este contexto de crisis ecológica.

 

Foto: Reuters