Barco ebrio
home > Ciencia y Calidad de Vida > Investigadora del CONICET Rosario recibió una mención internacional
Investigadora del CONICET Rosario recibió una mención internacional

23/11/2018

Valeria Boeris recibió una mención en el Premio L'Oreal - UNESCO, por el estudio del modo en que proteínas y polisacáridos dan estructura a alimentos

La investigadora adjunta del CONICET, Valeria Boeris, obtuvo una mención en el Premio L'Oreal - UNESCO 2018. El trabajo por el que fue reconocida estudia el modo en que proteínas y polisacáridos le dan estructura a los alimentos. La profesional se desempeña en el Área de Físico Química de la Faculta de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario.

Boeris se postuló en la categoría Beca y obtuvo una mención por su trabajo "Estudio de sistemas coloidales con potencial aplicación en el desarrollo de alimentos más saludables. El propósito de su investigación es saber cómo la combinación de las proteínas y los polisacáridos le dan estructura a los alimentos y cómo pueden recuperarse a partir de lácteos, chía y quínoa e incorporarlos en matrices alimentarias más complejas. Ella forma parte de un equipo de investigadores relacionados con el área y otros interdisciplinarios.

 

 

La investigadora comenzó su recorrido científico a partir de la UNR y es becaria del CONICET desde 2007. En diálogo con ABC Universidad contó: "En el grupo hace años que vienen trabajando con proteínas lácteas y cuando me incorporé, empezamos a hacerlo con otras proteínas como chía o quínoa. Todos los alimentos tienen una determinada estructura que se la dan las materias grasas y el azúcar. La idea sería que podamos generar otro tipo de estructuras para reducir estos elementos e incorporar polisacáridos o proteínas, que desde el punto de vista nutricional son significativamente mejor”. “Si bien el sabor dulce del azúcar está bastante reemplazado con distintos edulcorantes, es difícil reproducir la estructura que genera en los alimentos. A eso apuntamos: conservar las propiedades mecánicas del alimento reduciendo el contenido de grasa y azúcar”, amplió.

La investigación hasta ahora estuvo abocada a la parte nutricional in vitro, es decir, las posibilidades de digestión en función a la estructura. “No hicimos ensayos en animales o humanos. Lo único que hicimos con personas son análisis sensoriales, con un panel de evaluadores entrenados que tienen estandarizada la forma en la que se mide el sabor y la textura de los alimentos y lo ponen en valor. La parte nutricional aún no la vimos en humanos, para eso nos falta bastante tiempo y un médico”, explicó.

El equipo de trabajo está conformado por investigadores, becarios doctorales y becarios postdoctorales. Boeris sostuvo que uno de los fuertes es la vinculación con otros equipos de trabajo en la misma disciplina u otras complementarias. “Nutricionistas, por ejemplo, nos dan su mirada o químicos puros nos aportan su visión más molecular. Lo hacemos con gente de Rosario y otras ciudades o países en red. Esto nos permite acceder a otro equipamiento y saberes o puntos de vista que nos enriquecen en los resultados”, dijo.

 

 

El premio L’Oreal - UNESCO se entrega en dos categorías: una beca para investigadoras más jóvenes y otra para mujeres con trayectoria. Si bien en este caso no hubo un premio económico, la mención le da la posibilidad de difundir el trabajo que llevan adelante. “Es un valor que no habíamos pensado que íbamos a tener. Es la posibilidad de mostrar y que alguien que quizá no sabía ahora puede vincularse”, valoró la investigadora. En este proyecto trabaja junto a la investigadora Patricia Risso, las becarias postdoctorales Romina Ingrassia y Micaela Galante y la estudiante de doctorado Débora López.