La discoteca del Sereno
home > Ciencia y Calidad de Vida > Estudiantes de la UNR contribuyen con merenderos de Rosario
Estudiantes de la UNR contribuyen con merenderos de Rosario

06/11/2018

Un equipo de Bioquímicas produce un yogurt nutritivo y enseñará la receta a comedores de Rosario para que puedan abastecerse y alimentar a niños 

Un grupo de estudiantes y docentes de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario producen un yogurt nutritivo, cuya receta será enseñada a los distintos merenderos de la ciudad. Este hecho se produce en el marco de un proyecto de extensión universitaria.

El kéfir es una leche fermentada de consumo frecuente en países del este europeo y está descripto en el Código Alimentario Argentino. Un vaso de este producto aporta la dosis diaria de vitamina B2 y permite la disminución de la infectividad de parásitos y microorganismos asociados a enfermedades transmitidas por alimentos. Su ingesta mejora la digestión y la absorción de nutientes de aliemntos, fortalece la flora intestinal, regula la respuesta del sistema inmune y posee un bajo contenido de lactosa.

Tomando como base un programa de extensión realizado por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), el equipo de Bioquímicas se propuso enseñar a producir esta leche probiótica en merenderos de los barrios más humildes de Rosario. Los estudiantes y docentes buscan lograr la autonomía de cada comedor y generar conciencia en torno a la importancia de una alimentación más saludable, considerando los beneficios nutritivos y económicos de esta bebida.

Para comenzar con el proyecto recibieron de sus pares de la UNLP un grupo de gránulos, que ya fueron duplicados para continuar con el proceso. La idea es proveer de los mismos a los comedores barriales, enseñar su reproducción y que cada uno de los ellos pueda abastecerse para alimentar a los niños que allí asistan.

La preparación consta de varios pasos, comenzando por colocar los gránulos en leche pasteurizada, dentro de un recipiente de plástico o vidrio limpio y tapado. Luego se debe dejar en temperatura ambiente de 24 a 48 horas, preferentemente a 20 ºC y fuera del alcance del sol. Tras ello debe filtrarse con un colador de plástico y repetir el proceso de fermentación con los gránulos filtrados.

Luego de elaborada, la bebida debe conservarse en heladera para evitar que continúe fermentándose. La misma puede ser consumida como se la obtiene o prepararse con esencia de vainilla y azúcar. Si los gránulos se mantienen activos en leche fresca nunca mueren y aumentan su volumen continuamente. Los estudiantes afirman que la elaboración artesanal es simple y, si se respeta la higiene necesaria, es un producto seguro ya que inhibe el crecimietno de organismos contaminantes de alimentos.

Dos de los integrantes del equipo de Bioquímicas, Manuel Vidal y Lucía Bertolo, visitaron los estudios de Radio UNR y fueron entrevistados en ABC Universidad. ¡Escuchá la nota!