La discoteca del Sereno
home > Política y Ciudadanía > Federici: “Cada vez cuesta sostener más la industria"
Federici: “Cada vez cuesta sostener más la industria"

31/10/2018

El sector de los muebles sufre una fuerte retracción por la caída del poder adquisitivo e importaciones. Ya hay despidos de trabajadores y suspensiones

La recesión golpea fuerte a las distintas economías regionales del país y las industrias reciben el impacto. A eso se debe sumar que las políticas implementadas desde el Gobierno no fomentan el consumo interno, sino por el contrario alientan la especulación financiera. En este contexto las PyMES, cuya producción se comercializa dentro del país, viven en carne propia esta retracción.

Uno de los sectores que sufre esta profunda caída es el de los muebles. La situación es realmente grave y el principal motivo de esta situación es la falta de poder adquisitivo en los potenciales compradores . Y el 100 por ciento de los productos de este tipo de industrias tiene como destino el mercado interno.

El presidente de la Cámara de la Industria Maderera y Afines de Cañada de Gómez, César Federici, estimó que la baja en las ventas “va a ser del 9 o 10 por ciento” en relación a 2017. En ese sentido detalló: “2015 fue un buen año; el 2016 fue de bastante baja, de alrededor del 9 por ciento; en 2017 se recuperó un poquito pero no alcanzó a suplir la baja del año anterior y en 2018 la baja va a ser del 9 o 10 por ciento”. “Se da una restricción del mercado interno y además de eso, una mayor proporción de productos importados. El principal origen es Brasil, con el tablero plano en caja listo para ensamblar. Esto complica a las fábricas locales porque producen un producto similar. Otro origen es China, pero más con sillas”.

Otro problema que acecha a los representantes del sector son las elevadas tasas, de alrededor del 70 por ciento, que dificulta "financiar la operatoria diaria de la fábrica”. Y a eso se suman el “alargamiento en los plazos de pago, jugadores del mercado que van cayendo y algunos cheques rechazados que empiezan a aparecer”.

Cañada de Gómez tenía alrededor de 200 establecimientos según indicaron los últimos censos, con 3000 puestos de trabajo directos e indirectos. Según contó Federici “si bien no se ve una ola de despidos hay; otras suspenden; algunas empezaron procesos preventivos de crisis y otras hacen arreglos con el personal, ya sea trabajando menos días a la semana o dando vacaciones anticipadas”. “No es una sorpresa porque lo venimos advirtiendo en ámbitos provinciales y nacionales. El principal problema es que no podemos cambiar la situación macro: no podemos bajar la inflación ni tampoco las tasas de interés”, se lamentó.

El empresario advirtió que “cada vez cuesta sostener más la industria y el camino es siempre cuesta arriba”. Por tal motivo se aprobó un reglamento técnico de muebles que intenta asegurar un mínimo de calidad, seguridad y cuidados ambientales. El mismo ya fue sancionado y actualmente se encuentra en estado de reglamentación. “Esta puede ser una herramienta para frenar cualquier producto importado, porque deben cumplimentar con los requisitos al igual que las fábricas locales”.

Más allá de la próxima puesta en funcionamiento del instrumento, Federici indicó que “es relativo porque el ingreso de productos importados tuvo un quiebre por la devaluación del peso”. “Sabemos que es temporal por la caída del consumo. A futuro el parate por la devaluación dura poco por los costos internos que otra vez vamos a empezar a tener y así nuevamente el produco importado va a ser conveniente ingresarlo”.