La discoteca del Sereno
home > Política y Ciudadanía > Botellazo en La Chamuyera: sin una prueba la causa puede caerse
Botellazo en La Chamuyera: sin una prueba la causa puede caerse

30/10/2018

La víctima del ataque está preocupada ante la posibilidad de que se archive la causa. La provincia pide presupuesto para recrear la escena con una grúa

La causa por la agresión a una joven frente al bar “La chamuyera” sigue trabada. El próximo paso es la recreación de lo que pasó esa noche, pero el Estado está solicitando presupuestos para la utilización de una grúa. Sin esa prueba no continúa la causa. Mientras que los caminos judiciales son lentos, este sábado se cumplieron dos años de esa noche. Daiana Travesani, la víctima, aún continúa con su rehabilitación y su vida no es normal. A pesar de ello tiene un gran avance que es haber vuelto a la Facultad.

En comunicación con “Apuntes y Resumen” indicó: “No está bueno despertar y desayunar con la amenaza de que la causa pueda cerrarse o archivarse. El Estado es el que se dedica a la persecución penal, por lo que debe financiar el alquiler de la grúa. Reproducir la caída de la botella es una medida probatoria para que mi causa pueda seguir encaminándose”.

La realización es algo muy esperado por la afectada pero aún no se realizó porque en un primer momento la botella no contaba como prueba. “Se sabía que había que conseguir el presupuesto pero nunca mencionaron que no lo querían hacer porque la botella no contaba como prueba. La policía no la levantó y no le hizo el resguardo que se necesitaba”, dijo. “Después logramos que mi ADN sea cotejado con el de la botella, que es mi propia sangre que quedó impregnada. Eso hace que en abril de este año nos notificaran que la botella sí entraba como prueba. Desde ahí estoy esperando que hagan esa prueba con la grúa”, narró.

La joven es muy crítica con el accionar de la policía, que entorpeció la investigación desde la primera noche. “Mi causa está malparida por la policía”, recriminó y fundamentó: “Son los principales culpables de que esté mal encausada. No se acercó a la escena y no se resguardó la botella que increíblemente cayó de semejante altura, me impactó, se cayó al piso y no se rompió. Qué mejor que eso para tener una causa probable”. “Los policías dijeron que no estaba tan malherida para hacer semejante lío de llevar la botella. Dijeron que se llame a la GUM y que se multe al edificio directamente”, contó.

La damnificada se encuentra mejor a pesar de la carga emocional. En la comunicación telefónica indicó: “Logré caminar con dos bastones canadienses y tengo una ortesis en mi pierna derecha. Continúo con mi rehabilitación todas las mañanas y empecé un tratamiento con botox donde me infiltro los músculos de la pierna derecha para seguir intentando cosas”. La gran noticia de este período es haber vuelto a la Facultad, donde estudia Ciencias de la Educación. “No sabía cómo iba a reaccionar mi cerebro, lo cual me daba tristeza”, reconoció.