La discoteca del Sereno
home > Especiales > Coco López: "Para América Latina es un retroceso un líder como Bolsonaro"
Coco López: "Para América Latina es un retroceso un líder como Bolsonaro"

26/10/2018

Brasil define su futuro, entre Bolsonaro y Haddad. Según las encuestas se ratificarían las primarias, llevando sin frenos al país hacia la extrema derecha

Autor:
Alejandro Arnoletti

Los brasileños están a horas de determinar qué modelo de país eligen para vivir. Jair Bolsonaro y Fernando Haddad son los dos candidatos que llegaron a la segunda vuelta electoral y los ojos del continente están puestos allí. El país más grande de la región se dirime entre ir sin frenos hacia la extrema derecha o volver a girar a la izquierda y poner al pueblo como prioridad.

Estas elecciones no se pueden explicar sin mencionar que Lula Da Silva fue detenido e imposibilitado hasta de dar entrevistas. El expresidente era el candidato con mayor posibilidades y hasta duplicaba en intención de voto a su más cercano perseguidor. Desde el rechazo judicial a la candidatura del líder del Partido de los Trabajadores, Bolsonaro comenzó a escalar en las encuestas y en la primera vuelta rozó la victoria definitiva. El “delfín” de Lula, Haddad, no logró retener los votos de su excompañero de fórmula.

 

¿Quiénes llegaron al balotaje?

- Jair Bolsonaro

 

Exmilitar de 63 años y diputado federal por Río de Janeiro desde 1991. Actualmente se encuentra afiliado al Partido Social Liberal, el noveno al que adhiere desde su elección como concejal en 1989. El dirigente tiene un pensamiento reaccionario, en el que reivindica la dictadura militar y sus críticas, en todo caso, son por haber torturado y no matado. Discrimina a homosexuales, a quienes define como “producto del consumo de drogas”. Sostiene que “las mujeres deben ganar menos porque quedan embarazadas”. Aseguró que las comunidades de descendientes negros “no sirven ni para procrear”. Y además insiste en que “los policías que no matan no son policías”. Incluso en 2016 llegó a dedicar su voto al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, torturador de Dilma Rousseff.

 

Fernando Haddad

Nació en San Pablo hace 55 años. Obtuvo un título en Derecho, una maestría en Economía y un doctorado en Filosofía en la Universidad de San Pablo. Además fue profesor en Ciencias Políticas. Se unió al Partido de los Trabajadores en 1983 y se desempeñó como ministro de Educación entre 2005 y 2012. Por pedido de Lula da Silva se postuló a alcalde de su ciudad en 2012 y llegó al cargo en segunda vuelta. A pesar de ello, cuatro años después, perdió la posiblidad de la reelección frente al empresario Joao Doria, con solo el 16 por ciento de los votos. Tras la negativa a la postulación de Lula se convirtió en el candidato del Partido de los Trabajadores para esta elección.

 

Primera vuelta 

La primera vuelta electoral tuvo como claro ganador a Bolsonaro, con un 46,03 por ciento de los votos. Muy lejos, con un 29,28 por ciento, quedó Fernando Haddad. En tercer lugar y con un 12,47 por ciento, Ciro Gomes. La diferencia entre los dos candidatos que llegaron al balotaje fue de algo menos de 18 millones de votos, superior a todas las expectativas previas. En San Pablo, estado del candidato del PT, la victoria del ultraderechista fue arrasadora triplicando a su principal contrincante.

 

 

 

¿Cómo llegan al balotaje? 

Según las encuestas previas a la segunda vuelta, Jair Bolsonaro se convertiría en el próximo presidente de Brasil. La diferencia entre los dos candidatos es muy amplia, incluso ante cierto crecimiento de Haddad en los últimos días. El rango de la victoria del candidato ultraderechista según las "pesquisas" va desde el 56 por ciento a 44 por ciento, al 60,6 a 39,4 por ciento.

 

 

 

Reflexiones de "Coco" López 

Para comprender la preocupación que conllevaría una victoria de Bolsonaro, el portal de Radio UNR entrevistó a “Coco” López, analista internacional y conductor de “Rompiendo los Cocos”. “Me parece una noticia espantosa. Pero como dice Serrat “la verdad es esa”. Pueden equivocarse las encuestas pero hay una diferencia muy grande”, se lamentó.

- "Esa noticia espantosa tiene un sustento objetivo: estas son las elecciones más amañadas que recuerde en Brasil. El candidato que lideraba las encuestas está preso después de un entente judicial y mediático y no tienen ninguna prueba de que el departamento que le adjudican sea de él. Su compañera Dilma Rousseff, expresidenta de la República, fue separada del cargo sin probarle nada. Tal es así que está en libertad. Lula no puede dar entrevistas, actuar como un ciudadano, teniendo en cuenta la precariedad judicial con la cual fue interrumpida su libertad.

- "Ese Brasil fragmentado en 20 mil partidos políticos hace necesarios ententes como el que hizo el propio Partido de los Trabajadores, que llevó a Temer como vicepresidente. Fueron los mismos aliados del partido de Temer los que motorizaron el golpe de Estado contra Dilma Rousseff, encabezados por el diputado Cunha, que sí está preso".

- "Dilma Rousseff no pudo reivindicarse y salió cuarta como senadora. Entonces nos preguntamos cómo. Ese el país de Leonardo Boff, de Paulo Freire, Caetano Veloso, Daniela Mercury, de tantos artistas que llaman a la unidad. Y no porque no lo hayan llamado antes sino porque Bolsonaro cada vez que habla aparece como lo que realmente es".

- "Jair Bolsonaro ya dijo que quiere eliminar a los “rojos”. Y eso me hace acordar a Bertolt Brecht: primero van a ir por los rojos, luegos los homosexuales, luego los diferentes. Es realmente un peligro y en este momento de América Latina va a tener una repercusión muy grande en la región".

- "Bolsonaro es un fachista que ha dicho que los militares cometieron el error de torturar y no matar y juró por el torturador de Dilma Rousseff. No cabe ninguna duda de lo que es. La pregunta es cómo logra la adhesión, porque atrás de él hay un movimiento y eso es lo peligroso. No es un outsider que llega ahora porque hace muchos años que está en el Parlamento. Es un político conocido, no pegó un golpe de timón. Aparece como salvador de la patria contra la corrupción y en eso mete a los distintos, los homosexuales, los comunistas, los que no tienen su bendición y la de su gente".

- "Se había creado una chispa de esperanza con López Obrador en México y uno pensaba que con un resultado distinto en Brasil se podía modificar la ecuación geopolítica. Para América Latina, que está en una situación comprometida políticamente, es un gran retraso que se confirme el triunfo de Bolsonaro".

- "También debemos preguntarnos qué hicimos mal nosotros para que haya logrado semejante apoyo popular y el que más se lo tiene que preguntar es el PT, que teniendo líder y masa lo ha perdido. Si bien Lula mantiene todavía un prestigio no va a ser fácil si se cumplen los años de prisión y hasta Bolsonaro prometió que iba a meter preso también a Haddad".

- "En Brasil bajo un gobierno elegido por el pueblo puede darse una ·cacería de brujas·. Eso sería inédito para este tiempo porque ha ocurrido en otras épocas en Chile, por ejemplo, cuando los comunistas apoyaron un gobierno y terminaron perseguidos luego".

- "Un líder de estas característas es muy peligroso y para América Latina es un retroceso monumental que el país más importante de la región sea gobernado por una persona de este tipo".

- "Aparte del rechazo que provoca la figura de Bolsonaro se va a tener que ver cuáles son sus primeras políticas, que imagino serán privatizar o regalar las riquezas. Todo lo contrario a lo que uno puede pensar de un gobierno popular. Él se viste con ropaje popular pero me da la impresión que las primeras medidas no tienen nada de eso sino todo lo contrario, de sufrimiento para un país que tiene grandes diferencias, con un gran foso entre sectores sociales. Lamentablemente el lunes podemos amanecer con Bolsonaro presidente de Brasil".

- "No creo que Brasil sea un espejo para la Argentina. Bolsonaro es irrepetible y con ese discurso no tendría ninguna posibilidad. Acá los candidatos van a tener que referirse a la situación crítica del país. Cuando sean las elecciones tal vez allá ya se puedan ver los primeros aspectos negativos de sus políticas".