La discoteca del Sereno
home > Política y Ciudadanía > Se llevó a cabo el 33º Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew
Se llevó a cabo el 33º Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew

16/10/2018

El encuentro convocó a más de 60 mil mujeres con, múltiples actividades y el dictado de más de 70 talleres, el próximo se realizará en La Plata

La sede austral fue el lugar más chico de todas las localidades en que se realizó el Encuentro (Resistencia, Rosario, Mar del Plata, San Juan, Salta, Mendoza, Tucumán, Bariloche, Posadas, Buenos Aires, entre otras) en tres décadas y cumplió con el desafío de ver caminar a más de cincuenta mil mujeres y trans en una localidad de 100.000 habitantes.

Este encuentro reunió a las más jóvenes, aquellas que llevan adelante “la revolución de las hijas” tal como lo menciona la periodista Luciana Peker y las históricas feministas, por ejemplo, las integrantes de la Campaña,  (Nina Brugo Marcó tiene una asistencia perfecta a los Encuentros: desde 1986 no faltó a ninguno. Martha Rosenberg y la abogada feminista Nelly “Pila” Minyersky también estuvieron en el ENM. Pila, que ya está al borde de los 90 años, repartió pañuelos verdes desde el gazebo de la Campaña en la Plaza Centenario.)

Se llevaron adelante setenta y tres talleres en escuelas la mañana y la tarde del sábado y el domingo para tratar las estrategias para el aborto legal; la adolescencia; el activismo gordo; el trabajo sexual; las mujeres originarias; el futbol; el acoso y muchísimos otros temas y se realizó una marcha contra los travesticidios.

Llegar al encuentro no fue sencillo para algunas mujeres ya que fueron estafadas o se les rompió el colectivo y se tuvieron que quedar en sus lugares de origen. Pero, además, la Gendarmería reviso micros y hubo treinta unidades que no dejaron avanzar en Bahía Blanca.

A pesar de que en la previa, desde los medios locales y también algunos medios nacionales trató de implantarse un fantasma alrededor del ENM, muchos negocios eligieron no cerrar sus puertas, esperaban a las encuentreras con carteles de “bienvenidas” y promos de descuento.

Además, hubo pedreadas contra escuelas en las que se alojaban integrantes del Encuentro de Mujeres. Daiana Asquini, de Las Piqueteras, contó lo que vivieron en la escuela 744 el sábado al mediodía cuando varones adultos empezaron a tirar piedras: “Nos dijeron que nos iban a matar y que íbamos a morir. A la noche vinieron a amenazar. Llamamos a la policía de Chubut y nos dijeron que no podían mandar a un móvil para protegernos salvo que paguemos aparte el servicio”.

La policía de la provincia estuvo todo el tiempo en las calles, a diferencia de otros Encuentros. Custodiaron los locales comerciales y patrullaron las calles a pie. Sin embargo, en el momento que las encuentreras necesitaron protección no estuvieron a la altura.

En la Escuela 793 tiraron piedras, en un mecanismo para intentar intimidar a las visitantes y boicotear futuros encuentros.

Las piedras, en algunos casos, fueron arrojadas por niños y niñas. Pero no se trató de una travesura, sino de una manipulación hacia la infancia que podría provenir de sectores religiosos. Cuando una integrante del Encuentro se acercó a una niña para regalarle una carta que había traído al Encuentro ella se lo rechazó y le dijo: “No quiero este regalo porque yo amo a Dios y ustedes vienen a matar bebés”.

La manifestación que cierra cada encuentro había sido una fiesta: una caravana tan compacta como heterogénea y diversa recorrió alrededor de 30 cuadras de la ciudad de Trelew. Se trató de la marcha más grande la historia de la provincia de Chubut y terminó con violencia estatal.

Entre los reclamos que estuvieron presentes en el encuentro se podía citar el de los despidos masivos en la agencia de noticias Télam. Las periodistas de la agencia de noticias que muchas veces han estado cubriendo el encuentro este año no pudieron hacerlo porque la mayoría ha sido despedida. También se hizo mención a las presas políticas y en particular las presas políticas de la Tupac Amaru: Milagro Sala, Gladys Díaz, Mirta Aizama, Graciela López y Mirta Guerrero. Un día antes del comienzo del ENM se cumplieron mil días desde que la líder de la organización social más grande de Jujuy está presa.

A su vez, se criticó el avance de Jair Bolsonaro en las elecciones brasileñas al grito de “Ele ñao”, se pidió justicia por Marielli Franco. El reclamo por la separación de la Iglesia y el Estado se hizo sentir más fuerte que nunca con pañuelos naranjas que se sumaron al verde de la Campaña por el aborto legal, seguro y gratuito y con cantos y pintadas contra la influencia de las iglesias en los derechos y deseos de las mujeres y cuerpos gestantes.

La clausura, en el Autódromo, estuvo signada por los ecos de una madrugada que puso en primer plano la violencia represiva y policial, que sufrió un grupo reducido de participantes, cuando ya la multitudinaria marcha del domingo se desconcentraba. En una razzia, en la que -según se denunció- participó personal sin uniforme, e incluso mujeres con pañuelos verdes camufladas como activistas, la policía salió a cazar jóvenes y detuvo a diez, acusándolas -sin pruebas- de “daños agravados” -a tres de ellas- e “incendio y resistencia a la autoridad” a las siete restantes, provenientes de distintas provincias. Las diez, en la madrugada de ayer, fueron recuperando la libertad, pero regresan a sus ciudades con una causa penal abierta.

Al cierre de cada encuentro se elige la sede del próximo. La elección se hace por “aplausómetro”. Se propuso primero la ciudad de Buenos Aires y luego, La Plata, que se impuso por ovación.

 

A continuación, un editado de audios desde el ENM, con el acto de apertura, la reivindicación de la lucha indígena y los pueblos originarios, la incorporación del taller sobre fútbol femenino y el afianzamiento del taller de trabajadoras sexuales.