Radioactividad
home > Política y Ciudadanía > Tamberos iniciaron una campaña de protesta ante la crisis del sector
Tamberos iniciaron una campaña de protesta ante la crisis del sector

12/10/2018

La medida incluyó el envío de vacas lecheras al Mercado de Liniers y una protesta frente a plantas de La Serenísima. Reclaman la transparencia en la cadena láctea

Foto: Tamberos Argentinos
1/2

Tamberos comenzaron una protesta para visibilizar la crisis por la que atraviesa el sector. Lo hicieron de una forma particular, enviando más de 300 vacas lecheras al Mercado de Liniers. Los productores también continuaron las acciones de lucha frente a las plantas de La Serenísima, en General Rodríguez y Trenque Lauquen.

La medida, que contó con el apoyo de las cuatro entidades que componen la Mesa de Enlace y otras vinculadas al sector, se produce ante la fuerte pérdida de rentabilidad que sufren los productores. Si la situación era crítica antes de la megadevaluación, con el alza de la cotización del dólar se profundizó aún más. Los costos están en esta moneda en un 80 por ciento.

Según datos de la Sociedad Rural Argentina, el precio al productor en el último año aumentó de 5,70 pesos a 8,40 pesos, lo que representa un incremento del 50 por ciento. Pero los costos en este período aumentaron de 5 pesos por litro a los 10,1 pesos de la actualidad. Esta suba del 103 por ciento demuestra que los costos para los tamberos ascendieron el doble de lo que crecieron los precios al productor.

Para esta organización la profundización de la crisis puede analizarse en varios puntos. Por un lado, la última sequía impactó en los costos de la alimentación animal. Por otro, la ya mencionada acarreada por la devaluación. Y una tercera vinculada a la recesión económica y la caída del poder adquisitivo, que ocasionó una baja en la demanda de productos lácteos. Aquí la cadena láctea hace mella porque los precios en góndolas no se incrementaron a la par de la compensación a los productores. Es por eso que los productores también son muy críticos ante las políticas de no intervenir del Gobierno Nacional y la decisión de dejar de que el mercado se acomode solo.

El reclamo de los tamberos de este jueves se sustentó en el pedido de un precio justo y un mercado institucionalizado, al considerar de que el dinero que le falta al productor está en la cadena láctea y requiere de una mayor transparencia en la comercialización. Por otro lado una menor presión tributaria, ya que el Estado en sus tres estamentos se lleva más del 40 por ciento en impuestos mientras los tambos cierran. Y por último un financiamiento accesible y plazo de pagos más cortos, con tasa que en la actualidad son de más del 75 por ciento y la imposibilidad de cambiar los cheques a tasas más razonables impiden continuar con la producción.