Falso vivo
home > Ciencia y Calidad de Vida > Cuidados ante infecciones graves por Streptococcus pyogenes
Cuidados ante infecciones graves por Streptococcus pyogenes

12/09/2018

La bacteria ya causó seis muertes y una de ellas en Rosario. Los grupos de riesgo son los niños, adultos mayores y personas con cuadros puntuales

Las infecciones graves por Streptococcus pyogenes ya se cobraron 6 vidas en la República Argentina; una de ellas en Rosario. A raíz de esta situación y de que otras personas presentan cuadros similares a las de las víctimas antes de fallecer, la Sociedad Argentina de Pediatría presentó un alerta. Allí comunicaron una serie de consejos para que el cuadro no revista de mayor gravedad.

“El Streptococcus pyogenes causa un amplio espectro de manifestaciones clínicas de enfermedad, desde cuadros leves, como faringitis, impétigo, escarlatina, hasta infecciones invasivas graves”, indicaron. Por infecciones invasivas por esta bacteria se conoce a “aquellas cuyo aislamiento del agente ocurre en sitios normalmente estériles (sangre, líquido cefalorraquídeo, líquido articular, entre otros), que provocan cuadros de bacteriemia, osteomielitis, celulitis, meningitis hasta la fascitis necrotizante y síndrome de shock tóxico estreptocócico, que presentan elevada morbimortalidad”.

Por su parte el director de Epidemiología de la provincia, Julio Befani, sostuvo: “Hay que tener precaución, aunque es un germen que habitualmente produce infecciones en las personas. No es uno que no esté en la población ni ha habido una variación genética ni nada por el estilo. Hay que recalcar que en la mayoría de los casos las enfermedades producidas por este germen evolucionan muy bien si son tratadas a tiempo”. A pesar de ello afirmó: “Los grupos de riesgo son los dos extremos de la vida: los menores y los adultos mayores. A ellos hay que sumar a personas con factores de riesgo como inmunocomprometidos, uso de corticoides o diabetes”.

En ese sentido, Befani recomendó: “Ante la aparición de un cuadro de faringitis, angina, dolor de garganta y fiebre se debe concurrir al médico. También hay que hacerlo en el caso de que haya una lesión en la piel que no tenga buen color o con signos de infección”. “Lo ideal es no medicar sin tener un conocimiento previo del médico”, recalcó.

Al respecto desde la Sociedad Argentina de Pediatría marcaron que ante un caso de fiebre o dolor de cabeza en un menor “se debe revisar al paciente (sin ropa), establecer que la fiebre no sea debida a otra causa y si el cuadro incluye faringoamigdalitis sobre todos en mayores de 3 años, o menores de 3 años concurrentes a Jardín Maternal o de infantes, tomar una muestra para exudado de fauces: idealmente test rápido y cultivo”.

 

 

Asimismo pidieron llevar tranquilidad y explicar que “es una patología muy frecuente en pediatría, principalmente entre 4 y 10 años, mayor en esta época del año (primavera y otoño) y que con tratamiento adecuado con penicilina durante 10 días vía oral, las posibilidades de complicaciones son muy infrecuentes”. En tanto que si “los tratamientos se cortan antes de tiempo tienen mayor probabilidad de recaídas y que si un hermano u otro familiar comienzan con fiebre consulte a un profesional”.

El organismo recomendó además que el paciente debe ser revisado nuevamente en la guardia en el caso de que persista con “fiebre elevada o mal estado general, rechazo del alimento, decaimiento evidente o cambios en la coloración de la piel”. Y que en casos de un paciente grave “se debe internar en UCIP, con medidas de sostén, evaluar la posibilidad de shock y tratamiento del mismo”.