La canción del país
home > Especiales > Terminaron la semana y agosto, negros para la economía argentina
Terminaron la semana y agosto, negros para la economía argentina

31/08/2018

Llegó a su fin un mes en el que el peso se devaluó un 34 por ciento y el dólar traspasó la barrera de los 40 pesos. ¿Cómo sigue la economía argentina?

Autor:
Alejandro Arnoletti

Dólar a 37,40 pesos: la segunda devaluación más alta de América, sólo superado por Venezuela. Riesgo país a 776 puntos y en ascenso: también sólo detrás de la nación bolivariana. Tasa de interés a 60 puntos: la más alta del mundo. En este contexto se vive el día a día en la economía argentina.

La divisa norteamericana presenta un crecimiento de más del 97,88 por ciento en lo que va del 2018, aunque por momentos superior al 100 por ciento. Una devaluación alimentada por factores externos pero principalmente por internos. Un salario representa hoy en dólares alrededor de la mitad de lo que significaba al 31 de diciembre. Esta suba sin lugar a dudas impactará recalentando las tarifas, los productos de consumo masivo y los combustibles. O sea, con más pobreza. La devaluación de agosto fue del 34,05 por ciento, mientras que la de esta semana fue del 19,10 por ciento.

Si bien la cotización del dólar cerró a 37,40 pesos este viernes en Banco Nación, tuvo un pico de 39,60 pesos. Y durante gran parte de las cinco horas de extensión del mercado cambiario el banco oficial tuvo su web caída. En la jornada del jueves llegó a cotizar a 41,10, récord en la historia argentina. Otro triste hito de la negra semana cambiaria se presenta en comparación con el peso uruguayo que, por primera vez en 200 años, tiene más valor que el argentino.

 

 

 

 

El riesgo país es otro indicador que ha vuelto a estar en la consideración del país. El indicador medido por la JP Morgan tiene un crecimiento del 121 por ciento en el año, muy por encima a otros países, incluido Venezuela. El valor actual de 802 puntos es el mayor de 2014, aunque en aquel momento la política económica no se regía por el financiamiento externo como ocurre en la actualidad. El alza de este indicador es sin dudas un alerta ante el fastuoso endeudamiento en el extranjero e implica la probabilidad de que una nación incumpla con el pago de la deuda o de los intereses.

 

 

 

Otra “bomba de tiempo” en este complejo panorama económico pasa por la tasa de interés. El BCRA decidió elevarla del 45 por ciento al 60 por ciento, siendo Argentina el país que lidera en este factor. Esta decisión intenta desalentar la compra de dólares e invita a otro tipo de inversiones como son las Letes. Pero de esta forma se saca dinero del mercado, se hace fuerza para que se retraiga la economía y aquellos que puedan apuesten a las lebacs, o sea, a la especulación financiera. No se alienta a la producción, al consumo, a un círculo virtuoso que logre una reactivación. En ese paralelismo con Venezuela al que Cambiemos apostó en la campaña electoral nos marca hoy que la tasa argentina es el triple de la venezolana.

 

 

 


Ante esta preocupante realidad la gran pregunta es cómo puede continuar la película. Al respecto, el economista Federico Fiscella planteó tres tipos de caminos en función al apoyo que consiga el presidente Mauricio Macri y su equipo económico. Uno de ellos con soporte internacional, otro con sustento local y un tercero, sin ninguno de los dos.

🌎👍🏼 "Argentina puede recibir el dinero a través de deuda. La falta de dólares se puede resolver con más deuda y es lo que el Gobierno está intentando hacer. El problema es que crece el riesgo país y muchos bancos de inversión ya recomiendan salir de Argentina porque en cualquier momento derrapa. Advierten que tal vez el país no logre pagar todos los dólares en 2019 y se está pidiendo una corrección al acuerdo con el FMI cuando se firmó hace dos meses".

🌎👎🏼 🇦🇷👍🏼 "Si el Gobierno sigue teniendo respaldo local en encuestas con ratificación de la gente o por la falta de un opositor fuerte, puede tener un respaldo financiado por un banco local o a través de algún tipo de restricción o cepo. El problema es que iría contra el principal núcleo del ADN de Cambiemos, que es la liberación del mercado cambiario".

🌎👎🏼 🇦🇷👎🏼 "Vamos a un default y no se termina el mandato o bien hay un cambio de Gobierno el año que viene, con salida democrática. Pero si pisa el palito con un bono antes de las elecciones se va a complicar".

“Acá se hace presente el juego del apoyo”, sostuvo y comparó: “Lo que le pasó a Cristina Fernández no fue un capricho. Al no tener financiamiento externo porque todavía estaba el juicio y el mercado le sacaba la misma cantidad de dólares que hoy a Macri puso el cepo”. “La falta de dólares es un problema estructural de la Argentina y ella lo decidió políticamente, no la iban a llevar puesta”, explicó. “El grave problema en la actualidad con el acuerdo con el FMI es que si se toca el mercado cambiario y ponen una restricción se cae todo el acuerdo. El corazón de todo ‘pirata financiero’ es poder entrar y salir”.

El economista trazó un paralelismo con el fútbol: “La situación actual es como la de la Selección antes del Mundial. Decíamos que le iba a ir mal y le terminó yendo mal”. “Los que están operando son cercanos al Presidente y cada vez te da más dudas de lo que pueda pasar. Antes llamaban a los bancos para contener a las fieras, ahora no tienen soporte y están mandando al número 1 a que vaya a hablar afuera. Eso no pasa habitualmente”, indicó.

Además se mostró preocupado ante el comportamiento del dólar en Argentina. “La divisa de Estados Unidos aflojó un poco con las grandes monedas y nosotros seguimos de largo. Cuando devalúa el mercado global nosotros lo seguimos. Y cuando los otros repuntan, nosotros seguimos devaluando”.

Entre otros indicadores, Fiscella además mencionó que “hay un temor muy importante sobre Macri porque los números le dan horrible”. Se estima una inflación de agosto en torno del 4 por ciento y deberán renegociar el acuerdo con el FMI porque no alcanza el crédito acordado el 20 de junio. “La cifra más alta, que es la que calcula el Centro Scalabrini Ortiz, es de 48 mil milones de acá hasta el 2019. La más benévola es de 25 mil millones porque supone que las Letes que vayan venciendo van a ir siendo renovadas”, indicó. “Eso de creer que se podía liberar el mercado de dólares es un error que lo están pagando muy caro. Es desconocer la historia de Argentina”, subrayó. “En el mercado financiero todos se hacen los ortodoxos con la política económica, pero cuando ven que se viene una recesión por el ajuste fenomenal todos son pragmáticos. Deciden sacar sus inversiones porque el dinero no lo van a multiplicar”, sostuvo

 

¿Existe la posibilidad de un corralito?

“No veo la posibilidad porque no hay muchos depósitos en dólares, sino en pesos”, dijo Fiscella. “El problema va a estar en las Letes porque la conversión que hacen en el Gobierno es en dólares y ahora tienen un problema. Desde afuera ya notaron que no dan los números y que tienen un campo minado de vencimientos de deuda en dólares hasta las PASO”, agregó.