Hora extra
home > Política y Ciudadanía > Dolce: "No podemos resignarnos a que nos saquen nuestros derechos"
Dolce: "No podemos resignarnos a que nos saquen nuestros derechos"

08/08/2018

Los clubes de barrio siguen sufriendo los impactos de los sucesivos tarifazos en los servicios. Uno de ellos es CAOVA, de la zona sur de la ciudad

Foto de archivo: El Ciudadano
Autor:
Alejandro Arnoletti

La situación de los clubes de barrio sigue siendo crítica a raíz de los fuertes tarifazos que impactan a las instituciones y también a sus propios asociados. Los costos se han incrementado fuertemente en los últimos dos años y los órganos directivos se ven imposibilitados de trasladar esas cargas a las cuotas societarias para amortiguar los efectos al menos un poco.

Un ejemplo de esta situación es la que padece el Club Atlético Olegario Víctor Andrade (CAOVA). La institución de zona sur recibió este mes una factura de gas de 13.263,13 pesos en cuota única y se sumó a una anterior de 10.651,50 pesos, en julio. En esta entidad deportiva se practica básquet, patín, ajedrez, judo, kick boxing y taekwondo. Estas actividades a priori no requerirían de forma esencial de un insumo como el gas para funcionar, como puede ocurrir con una pileta climatizada, lo que elevaría el valor de la factura a niveles impensados.

Y como toda entidad sin fines de lucro presenta un fuerte arraigo en la sociedad llegando a sectores donde el Estado no lo hace, por ejemplo, y con puertas abiertas desde las 7 hasta las 23. Además de brindar contención a través del deporte, CAOVA cuenta con un centro de jubilados.

Miguel Ángel Dolce es presidente de la institución desde hace 12 años y en diálogo con el portal de Radio UNR expresó: “Los senadores, la intendenta, los concejales, la mayoría de las personas que hablan del ejercicio que nosotros realizamos como dirigente de los clubes de barrio que nos reconocen que ‘cumplimos una excelente función social’. Eso es lo primero que nos dicen. Me siento orgulloso que nos comparen con un docente, la iglesia, un bombero o un policía por el papel que cumplimos, pero me hace ruido que esas entidades no pagan los servicios de agua, energía o gas o tienen subsidios bastante elevados que le hacen la cotidianeidad mucho más fácil”. “Nuestra protesta viene desde ahí y no desde una coyuntura que nos está complicando a todos. No suben los impuestos y nos bajan los ingresos porque los socios no pueden pagar 280 pesos de cuota societaria”.

El dirigente deportivo estimó que desde la llegada de Cambiemos al Gobierno los costos de los servicios se incrementaron un 1900 por ciento. “¿Cómo hago trasladar ese porcentaje en la cuota societaria? Es una enorme tristeza, una enorme amargura y una enorme resignación. Nos estamos quedando sin fuerzas, cada vez se avasallan más los derechos. Si se ponen enfrente de las universidades qué van a hacer con los clubes de barrios”, se lamentó.

Los servicios de orden provincial también se han incrementado en un altísimo porcentaje en este período. Dolce recordó: “En la Provincia o la Municipalidad tampoco se diferencian mucho. Cuando se vino el clima de época de los tarifazos conseguimos un descuento del 50 por ciento pero igualmente estamos pagando 38 mil pesos de luz. Con 400 socios a 280 pesos cada uno cómo hacemos”. Otro de los ingresos de la institución es la concesión de la planta alta del club, derivada de las privatizaciones de la década del 90 y de la comisión directiva de esa época. “Si bien nos pagan un alquiler y con eso solventamos algunos gastos, la idea era recuperar los espacios físicos del club y volver a manejarlos”, indicó.

El presidente de CAOVA resaltó que “el principal objetivo es cumplir una excelente función social” y agregó: “Acá no hay cuestiones individuales como apagar el calefactor y ponerme una campera o no prender el aire acondicionado. No podemos resignarnos a que nos saquen nuestros derechos y no tengamos una vida digna”. En el caso de la entidad deportiva aseguró: “Podríamos disminuir el presupuesto de básquet de primera división pero no me voy a resignar, voy a pelearlo hasta donde pueda. Cuando agarré el club hace 12 años hacía 15 que estaba en la Primera C. Fuimos ascendiendo y salimos bicampeones en la A, segundos y terceros. Todo en 10 años”. Además indicó que la Municipalidad otorga 30 mil pesos semestralmente a los clubes participantes de la Superliga de básquet.

Una de las posibilidades que da el Gobierno Nacional para disminuir la carga del tarifazo en clubes es el reintegro del 40 por ciento en los servicios de agua y gas, tras cumplir con una serie de requisitos. La misma está regida por la resolución 615 de 2016 y la Ley 27.098. “Es un trámite súper engorroso, se necesita abrir una cuenta bancaria y el depósito no es mensual, entre otras cosas”, se lamentó.

La problemática de CAOVA no es exclusiva de esta institución y se traslada a otras similares de todo el país. A pesar de ello intentan no bajar los brazos para poder seguir cumpliendo con el importante rol social que se les asigna, de práctica deportiva y contención social.