Barco ebrio
home > Especiales > La tasa de interés más alta del mundo
La tasa de interés más alta del mundo

12/07/2018

El Banco Central sostuvo la tasa de interés al 40 por ciento, la cifra más alta a nivel mundial. Así el macrismo busca enfriar la economía y desacelerar la inflación

Autor:
Alejandro Arnoletti

El Banco Central de la República Argentina mantuvo esta semana su tasa de política monetaria en 40 por ciento, tal como viene siendo desde el 4 de mayo de este año. La misma no sólo es la más alta de la presidencia de Mauricio Macri, sino que es el pico desde la crisis de 2001 y 2002. Del mismo modo, el porcentaje es el más alto a nivel mundial. Detrás de nuestro país aparecen Surinam y Venezuela, con 25 y 20,99 por ciento respectivamente.

Entre los motivos que encuentra el BCRA para justificar esta tasa de referencia aparecen una aceleración de la inflación en junio, vinculada a los “efectos directos e indirectos de la reciente inestabilidad cambiaria”. Además marcan el freno del crecimiento de la actividad económica, entre los que aparece el impacto directo de la sequía que afectó a las cosechas de soja y maíz, a los que se sumó el efecto de la reciente aceleración inflacionaria. “En consecuencia, se estima que el crecimiento del PBI se desacelere en 2018, antes de retomar tasas superiores en 2019”.

Fuente: Trading Economics

El BCRA además advierte que si bien el canal de crédito muestra un crecimiento balanceado, “se han notado también los efectos de la reciente inestabilidad cambiaria y sus potenciales efectos de corto plazo sobre la actividad económica”. Del mismo modo, “el Consejo de Política Monetaria reconoce la presencia de riesgos de mayor inflación a la esperada en caso de un traspaso del tipo de cambio a los precios minoristas mayor al previsto”. El anuncio llegó en el mismo día que el Ministerio de Hacienda lanzó una nueva licitación de Letes, a un plazo de 210 días, con vencimiento el 8 de febrero de 2019.

La tasa de referencia del 40 por ciento es la más alta de la gestión macrista. La misma fue instalada el 4 de mayo de este año para contener la corrida bancaria, luego de unos días en los que la divisa estadounidense arrancó la semana a 21,45 pesos y lo cerró a 22,20 pesos, con un paso anterior de 23,30 pesos. Previamente hubo dos períodos en los que ese porcentaje estuvo en el 38 por ciento. El primero de ellos se extendió desde el 16 de diciembre de 2015 al 22 del mismo mes y coincidió con el fin del “cepo” al dólar, anunciado por el entonces ministro Adolfo Prat Gay. El segundo se prolongó desde el 9 de marzo de 2016 al 3 de mayo del mismo año y coincidió con la negociación con los fondos buitre.

Fuente: IEconomics

El economista Federico Fiscella explicó en diálogo con el portal de Radio UNR que “la política macrista busca dar un par de puntos por encima a la inflación en promedio desde una concepción ortodoxa”. “Cuando la tasa es superior a la inflación se denomina tasa real positiva y se estima que ese margen no va a ser gastado por la gente, sino que lo va a depositar en bancos y ahorrar”. “De esta forma no se fogonea la inflación y se enfría la economía. Así la gente gasta menos y a un comerciante le cuesta más competir. Por lo tanto la rentabilidad de poner un comercio compite con la que te da el negocio financiero. Entonces los que pueden empiezan a apostar a las lebacs y esa tasa prácticamente se transforma en el proyecto nacional”, agregó.

A pesar de ello, Fiscella señaló que si bien desde la ortodoxia se estima que así se ordenan los números de inflación o aquellos que se creían desordenados, tiene graves consecuencias. “Esa pureza a veces deja un montón de afuera y ni siquiera termina funcionando de todo porque no logran controlar la inflación, por ejemplo”, se lamentó.