home > Especiales > Reclamos económicos y laborales, claves para los paros generales
Reclamos económicos y laborales, claves para los paros generales

25/06/2018

El tercer paro general contra Mauricio Macri tuvo un alto acatamiento en todo el país. Este fue el 42º desde el retorno de la Democracia

Foto - Twitter: Martín Lucero
Autor:
Alejandro Arnoletti

El paro nacional lanzado por la CGT y la CTA es el tercero que sufre la administración de Mauricio Macri. Las causas que motivaron la protesta son el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el fuerte ajuste lanzado por el Gobierno y los tarifazos que elevan cada vez más el costo de vida. La primera jornada de este tipo contra el Gobierno de Cambiemos se registró el 7 de abril de 2017, contra la política económica y por el incumplimiento del pacto antidespidos que impulsó Casa Rosada. El segundo se llevó adelante el 18 de diciembre pasado por reclamos contra la política económica y el proyecto de Ley de Reforma Previsional finalmente aprobado por el Congreso.

El de este 25 de junio es el 42º desde el retorno a la Democracia. La administración de Raúl Alfonsín fue la que más protestas masivas de este tipo sufrió, con 13 casos. Más allá de esto, en relación a la extensión del mandato y la cantidad de paros generales, la más afectada fue la de Fernando de la Rúa. El Gobierno de la Alianza afrontó 9 en los 741 días que duró en la Presidencia, es decir, un promedio de 1 cada 82 días. Sin contar a Néstor Kirchner, que solo tuvo 1, el menor fue el de Cristina Fernández, con 5 casos en sus 2922 días. El promedio fue de 1 cada 584.

 

 
 

 

El primer paro general tras el retorno de la Democracia ocurrió el 3 de septiembre de 1984 y fue convocado por la CGT liderada por el dirigente cervecero Saúl Ubaldini. La protesta fue en contra de las medidas económicas del gobierno de Raúl Alfonsín. El segundo aconteció exactamente un mes después y contó con acatamientos parciales, pero más apoyo de la rama industrial. El tercero tuvo como principales reclamos la política laboral y la conducción económica, exhortando a “romper dependencias con el FMI”. El mismo contó con una amplia repercusión e incluyó una movilización con la presencia de 200 mil personas.

Las siguientes protestas generales apuntaron a las políticas laborales, como el pedido por un aumento salarial del 30 por ciento, el fracaso de las negociaciones salariales a un año del Plan Austral o contra de “descuartizar y malvender las empresas del estado que son propiedad del pueblo, poniéndolas bajo la tutela del capitalismo multinacional”. Durante 1987 se registraron 4 paros generales en nombre de los 26 puntos de la CGT, que incluían reivindicaciones que iban desde la solicitud de “salarios dignos” al “no pago” de la deuda externa, la nacionalización de los depósitos bancarios, el reordenamiento financiero y el federalismo económico. A partir de allí se centraron en torno a la inflación y la política socioeconómica del Gobienro. El 9 de septiembre de 1988, un día de lucha con movilización terminó con incidentes alrededor de Plaza de Mayo.

Carlos Saúl Menem tuvo 8 paros generales a lo largo de los 10 años de mandato. El primero de ellos aconteció a 40 meses de su llegada al Gobierno. La medida fue en contra de la política económica y contra los proyectos de flexibilización laboral que se impulsaban. Si bien logró la división de los sindicatos, nuevas centrales obreras salieron a las calles a protestar contra las políticas neoliberales y la creciente desocupación. Las siguientes protestas fueron para repudiar la muerte de un trabajador en Ushuaia, para garantizar el funcionamiento de las obras sociales y el proyecto de reforma laboral y también contra la intención de Cavallo de eliminar las asignaciones familiares.

La gestión del presidente riojano tuvo como sexto paro a una protesta que se prolongó por 36 horas, entre los días 26 y 27 de septiembre de 1996. Tuvo un altísimo acatamiento y una movilización multitudinaria a Plaza de Mayo, para repudiar la política socioeconómica del Gobierno. Además esta gestión contó con una Marcha Federal en julio de 1997 y el 14 de agosto del mismo año el último, que contó con fuertes hechos de violencia como el secuestro de dos colectivos de línea y uno incendiado.

Tras el gobierno menemista llegó el de la Alianza, encabezado por Fernando de la Rúa. En los dos años de mandato tuvo nueve protestas generales. El último de ellos derivó en los saqueos y cacerolazos del 19 y 20 de diciembre de 2001, como consecuencia de la crisis que terminó con su Gobierno. Aquí se dieron principalmente en rechazo a la política socioeconómica y la reforma laboral. Además repudiaron el ajuste y la desregulación de las obras sociales.

Los paros también se centraron para protestar contra la presencia del FMI en el país y por consiguiente, el cambio del modelo económico “de hambre y miseria” y en pedido de aumento de salarios y jubilaciones. En contrapartida, nuevas jornadas se llevaron a cabo a raíz de la rebaja en los sueldos de empleados públicos y jubilados y pensionados. El 2001 tuvo 5, de los cuales 2 fueron en diciembre. El primero de ellos, el 13 de diciembre, fue para pedir la renuncia del ministro de Economía, Domingo Felipe Cavallo, y contra las nuevas medidas económicas del Gobierno. El segundo, el 20 de diciembre, contra la represión a los reclamos sociales.

Imagen editada

 

Luego de las efímeras presidencias de Puerta, Rodríguez Saá y Caamaño llegó el turno de Eduardo Duhalde. El exgobernador de la provincia de Buenos Aires tuvo 3 paros generales en su breve gestión. El primero, tras cinco meses en el cargo, estuvo dado por la política económica del Gobierno. A raíz del desempleo y la pobreza record, hubo una disminución en las demandas y los conflictos laborales.

El siguiente presidente electo por el voto de la ciudadanía fue Néstor Kirchner. En los 4 años y medio que duró su mandato sólo hubo 1. A diferencia de los anteriores casos sólo fue por turnos y el motivo estuvo dado por el asesinato del docente Carlos Fuentealba, en Chubut.

El primero para la expresidenta Cristina Fernández se produjo recién en el mes 59 de gobierno. La particularidad en el tercer mandato kirchnerista es que los paros estuvieron dados principalmente contra el impuesto a las ganancias, como principal reclamo. En las jornadas del 20 de noviembre de 2012; del 10 de abril y 28 de agosto de 2014 y 31 de marzo y 9 de junio de 2015 también se sumaron otros motivos como la inflación, la devolución de los fondos de obras sociales o la inseguridad.

El gobierno de Mauricio Macri afrontó este lunes su tercer paro general. El presidente, desafiante, publicó un mensaje en redes sociales donde afirmó “acá se trabaja”. Todavía resta un año y medio de gestión y el descontento es cada vez más grande.

 

 

Acá se trabaja

Una publicación compartida por Mauricio Macri (@mauriciomacri) el