home > Especiales > El FMI vuelve a la Argentina, ¿y ahora?
El FMI vuelve a la Argentina, ¿y ahora?

08/05/2018

Mauricio Macri anunció un pedido de ayuda al Fondo Monetario Internacional, como sucedió en varias oportunidades de la historia argentina. El organismo volverá a intervenir en el país con sus clásicas recetas 

Autor:
Alejandro Arnoletti

El presidente Mauricio Macri anunció que Argentina se volverá a endeudar con el Fondo Monetario Internacional. Lo hizo tras comunicarse con la titular del organismo, Christine Lagarde, en el marco de una nueva jornada de inestabilidad cambiaria. Si bien la cotización del dólar cerró a 22,80 en Banco Nación, llegó a cotizar a 23,50 en la mañana y hasta 23,66 en algunas casas de cambio.

La fuerte devaluación sufrida en estas dos semanas motivó a distintas medidas del equipo económico para frenar la escalada de la divisa estadounidense pero ninguna dio resultado. La intervención del Banco Central ocasionó una pérdida de más de 7 mil millones de dólares de las reservas en los últimos dos meses y la suba de tasas de interés hasta un 40 por ciento tampoco resultó.

Las intervenciones del FMI en la economía argentina son conocidas a lo largo de la historia, al igual que sus graves consecuencias. La administración del expresidente Néstor Kirchner había cancelado las deudas con el organismo de crédito hace 12 años, en un proceso llamado "desendeudamiento". Pero una nueva página se abrirá a partir de las negociaciones confirmadas por Macri. Si bien no se oficializó el monto del préstamo, sería de 30 mil millones de dólares.

Hernán Letcher, magíster en economía política y director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), explicó el nuevo proceso que se abre, en comunicación con el portal de Radio UNR.

 

El FMI en Argentina a lo largo de la historia - Fuente: Hernán Letcher (CEPA)

 

¿Qué podemos esperar a partir de estas negociaciones?

La receta del FMI no es para nada novedosa. Los argentinos ya la hemos sufrido y probablemente vuelvan a exigir las mismas cosas que hizo en nuestro país y en otros. Las condiciones para este salvataje tienen que ver con el ajuste fiscal. Es probable que pidan alguna modificación del tipo de cambio con una devaluación y con eso licúen el gasto público. Además pueden exigir salarios por debajo de la inflación en el sector público pero también forzar a que en el sector privado sucedan. Varias de las medidas que el FMI exigía, el Gobierno ya las ha cumplido. Ha reducido el déficit fiscal primario, que es lo que solicitaban, no el general porque incluye los intereses de deuda y no se tocan. Las otras cuestiones son la devaluación de diciembre de 2015 y el aumento de tarifas. Podemos esperar más de lo mismo. La duda es si el FMI va a aprovechar este escenario para terminar con el gradualismo, el ajuste en cuotas, y le exija un ajuste más feroz. El Gobierno le va a pedir plata en un momento de profunda debilidad, con lo cual va a hacer lo que el Fondo le pida.

 

¿Por ese motivo Ud. asegura que estaba arreglado y que sólo esperaron el momento?

La verdad es que creo que sí. Cuando uno repasa la relación que ha tenido el Gobierno de Macri con el FMI se da cuenta que no es que empezaron a hablar hace 15 minutos. Hubo muchos gestos; volvió el FMI a hacer una revisión del artículo 4; elogió las políticas de ajuste que había implementado el Gobierno; vino Lagarde unos días atrás. Mi hipótesis es que cuando lo hizo esto ya estaba acordado y este escenario, no digo que lo tuvieran previsto sino que llegaron por errores propios por subestimar la situación, pero habida cuenta de lo que sucedió creo que lo encontraron ideal para implementar una medida que ya habían tomado.

 

 

¿Había otras alternativas?

Antes que el Fondo prefiero cualquier cosa. Pero el Gobierno actuó de manera confusa. El viernes subió las tasas de manera fenomenal, exigió a los bancos deshacerse de sus posiciones en dólares, pero ayer arrancó la ronda y ni siquiera intervino, al igual que hoy. No se termina de entender el porqué de ese comportamiento errático. Da la impresión de que tal vez parte de esto lo tenían definido o quizás la política que han preferido implementar es esta que estamos viendo en este momento, de garantizarle las ganancias fenomenales en materia financiera pero a la vez permitir la dolarización de los excedentes y finalmente terminar en este matrimonio con el FMI. Hace un mes atrás hubiese dicho que el Gobierno quería hacerlas pero tal vez hubiese pensado que sería más adelante.

 

En la jornada de este martes hubo devaluaciones en distintas monedas pero la de Argentina fue mucho más profunda, llegando a duplicar a la de Colombia y cuadruplicar a las de Chile y Brasil. ¿Por qué?

Porque el Gobierno se ha dedicado a desarticular todo lo que tiene que ver con las regulaciones cambiarias en Argentina. Entonces tenía todos los números, era imposible que ante un escenario de alta volatilidad como esta Argentina, con el nivel de desregulación que tiene, no le afectara mucho más que al resto. Pero además hay que incorporar los desaciertos del Gobienro que finalmente se reflejan en 7800 millones de dólares liquidados de reservas en los últimos dos meses; en una devaluación de entre 12 y 15 por ciento; en tasas superiores al 14 por ciento y el acuerdo con el FMI.

 

 

Macri volvió a usar como en toda su gestión a la “Pesada Herencia”. ¿Hay fundamentos?

En este tema en particular es imposible y no resiste análisis porque no es la gente de a pie la que perdió la confianza y fue a comprar dólares. No son los trabajadores argentinos que tienen demasiado poder adquisitivo porque el Gobierno anterior los habilitó; no es el problema del cepo y ni siquiera del déficit porque redujeron el primario y aumentaron el general. Y porque las políticas que generaron esto son las que tomó este Gobierno. En conclusión no pueden echarle la culpa al Gobierno anterior, es insólito, pero echan mano a esa muletilla para justificar el nefasto acuerdo con el FMI que para el conjunto de los argentinos nos va a tener a maltraer.