Babel era una fiesta
home > Ciencia y Calidad de Vida > La dieta de los argentinos, cada vez menos saludable
La dieta de los argentinos, cada vez menos saludable

04/05/2018

Un estudio analizó los patrones nutricionales, sobrepeso y obesidad de 1961 a 2011 en el contexto socio económico y político de Argentina

Los argentinos consumen cada vez más azúcar, y menos carnes.

La problemática surgió a partir de un estudio que analizó los “Patrones nutricionales, sobrepeso y obesidad de 1961 a 2011 en el contexto socio económico y político de Argentina”, encabezado por Martín Silberman, coordinador del área de Posgrado del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ).

La investigación, que fue publicada en la International Journal of Food Sciences and Nutrition, da cuenta de la calidad de alimentos que consumimos: el mayor consumo proviene de los cereales, fundamentalmente la harina de trigo (casi un 30 % del total); el azúcar ha aumentado significativamente, por el aporte de refrescos y alimentos ultraprocesados, del mismo modo que los aceites vegetales, cuyo aumento también se relaciona con la expansión espectacular de los alimentos industrializados. Por el contrario, las carnes disminuyeron en un 12 % y las carnes rojas en particular, un 30 %. Como consumo marginal, muy alejados de estos grupos, aparecen las frutas y las verduras.

En diálogo con ABC Universidad, Silberman dio detalles de la investigación de la que participó que muestra cambios en los hábitos de consumo de alimentos de los argentinos.

Uno de los factores que incide en estos cambios está relacionado con la accesibilidad. “Notamos que si bien la cantidad de energía que se consume se mantiene estable, alrededor de las 3100 calorías por persona por día, lo que ha empeorado es la calidad de los alimentos”, consideró Silberman. “Es mucho más fácil acceder a alimentos no saludables, de largo vencimiento, que satisfacen más el apetito, que encontrar otros que serían más saludables pero más caros”, aseguró el médico, Magíster y Doctor en salud pública, a partir de este estudio realizado en colaboración con colegas de la Universidad Nacional Autónoma de México, y que demuestra que la modificación de los patrones alimentarios de los argentinos ha llevado a un aumento de prevalencia de sobrepeso y obesidad, además de incrementar las enfermedades crónicas relacionadas con la malnutrición.

Silberman  afirmó que la investigación se basó en los datos brindados por la FAO, Oficina de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, con una ecuación que incluye por país todos los alimentos que produce, más los que importa y restando los que exporta. Entonces, se define un consumo aparente. 

(Fuente: Argentina Investiga)

Existe una correlación entre los diferentes cambios en los patrones alimentarios y los vaivenes en los salarios relativos que acompañan los contextos de crisis socioeconómicas en Argentina. “Diabetes e hipertensión hoy están ocupando los primeros lugares como motivo de internación, muertes, discapacidad. Y surgen aspectos relativamente nuevos que preocupan como la obesidad, el sedentarismo. Buscando algunas causas sobre estos cambios que se han dado, vemos que acompañan las crisis económicas que golpearon a nuestro país. Cada crisis que golpea, empeora un poco la alimentación saludable”, agregó.

Por tal motivo, el investigador de la UNAJ señaló que “los pobres tienen menor acceso a los alimentos más saludables y terminan con una dieta escasa en minerales, vitaminas, y otros elementos necesarios, en especial, para el crecimiento de los chicos y con alto contenido de grasa y azúcares. Un niño obeso tiene muchísimas probabilidades de ser obeso en la adultez”.