Radioactividad
home > Tecnología y Medios > Periodistas víctimas de la violencia: ¿Cómo contarlo, de qué modo?
Periodistas víctimas de la violencia: ¿Cómo contarlo, de qué modo?

25/04/2018

Jacarandá Correa brindó detalle del documental sonoro transmedia que refleja el miedo con el que trabajan los periodistas en México

Fragmentos.mx, una plataforma documental transmedia e interactiva.

En el marco de la conferencia “Fragmentos.mx una aproximación sonoro-inmersiva a la libertad de expresión en México” que brindará este jueves a las 10 horas en el 10º Foro Internacional de Periodismo Digital, la Mg. Jacarandá Correa habló en ABC Universidad del miedo con el que trabajan los periodistas en México.

La Licenciada en Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Magister en Sociología Política en la Universidad de la Sorbonne, París III (IHEAL) advirtió que su país es la nación más peligrosa para ejercer este oficio en Latinoamérica, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Informar se ha vuelto una fuente inagotable de amenazas y hasta una condena a muerte para muchos comunicadores.

En este contexto de crueldad e impunidad, explicó la periodista, fue que surgió “Fragmentos.mx, una historia no contada”, el más reciente esfuerzo de visibilización y reflexión sobre la problemática, que consiste en una plataforma documental transmedia, articulada con testimonios de periodistas violentados o desplazados por la violencia.

A través de un mapeo de las emociones, el repositorio virtual de memoria digital rescata la voz y palabra de periodistas que han sido amenazados de muerte por denunciar abusos y excesos del poder político, económico y criminal. Historias de mujeres y hombres que relatan cómo por investigar y hacer pública la opacidad de ese poder y la violencia de un Estado, que al sentirse desnudado ejerce violencia contra sus propios ciudadanos, fueron sometidos y aterrorizados por los mismos denunciados (funcionarios, políticos, criminales).

Correa remarcó que el trabajo se centró en doce historias, doce voces, periodistas todos independientes, quienes en el cotidiano de su oficio, la violencia los atrapó inesperadamente de cuerpo entero. Cada relato es una narración en primera persona, cuya voz atestigua la crudeza de historias íntimas personales, que trascienden el eje de la denuncia para habitar la vida privada de cada periodista.

Por último, la periodista señaló que, ante un mundo sin horizontes claros y ante enormes desafíos como la normalización de la violencia, la idea es trabajar para contribuir a una comprensión crítica e interdisciplinaria del complejo entramado político, social y cultural que ha permitido el sistemático y frontal ataque a la libertad de expresión en México.