La discoteca del Sereno
home > Ciencia y Calidad de Vida > La hemofilia, una enfermedad que afecta la sangre
La hemofilia, una enfermedad que afecta la sangre

19/04/2018

Se trata de una patología que incumbe casi exclusivamente a los varones y padecen cerca de 4.500 argentinos

En la actualidad existen diversas opciones de tratamiento que permiten llevar a cabo una vida normal..

La hemofilia es una enfermedad hereditaria, que se caracteriza por importantes dificultades en la coagulación. Según proyecciones basadas en estadísticas de la Federación Mundial de Hemofilia, se presenta en una de cada 10.000 personas, lo que extrapolando estos niveles de prevalencia a nuestro país de acuerdo a las proyecciones poblacionales INDEC, indica que aproximadamente 4500 argentinos la padecen.

En el marco del Día Mundial de la Hemofilia que se conmemoró el pasado 17 de abril, desde ABC Universidad hablaron con el Dr. Mauro Davoli para conocer mejor esta patología.

El especialista explicó que hay dos tipos de hemofilia: hemofilia A y hemofilia B. Ambas son causadas por la falta parcial o total de una de las proteínas de la sangre (llamadas factores) que controlan las hemorragias. La hemofilia “A” es debida a una deficiencia de Factor VIII, y la hemofilia “B” es causada por una deficiencia de factor IX. No hay diferencia entre ambos tipos de hemofilia, excepto que la hemofilia “B” es aproximadamente cinco veces menos común que la hemofilia “A”.

También detalló que el defecto se encuentra en el cromosoma X, es decir, el cromosoma que se relaciona con el sexo trasmitida por las mujeres (portadoras) y la padecen los hombres debido a la dotación de dos cromosomas X (XX) de la mujer y una dotación XY en el hombre. La transmisión de la hemofilia se dice que es recesiva y no dominante ya que puede que no aparezca en una generación siguiente por la simple razón de que se den portadoras sanas o varones sanos, y sí aparezca en otra generación posterior.

En general, las personas con hemofilia del tipo A o B sufren de hemorragias internas o externas

  • Internas: sangrado cerebral tras un golpe en la cabeza (por lo general resultado de una lesión como un golpe en la cuna o por deportes de contacto), sangrados digestivos.
  • Externas: hemartrosis o sangrados articulares, sangrados nasales excesivos.  Algunas mujeres llamadas portadoras (las que transmiten la enfermedad) pueden presentar metrorragias o sangrados menstruales abundantes, que al final se traducen en anemia.  También tienen posibles complicaciones hemorrágicas durante el parto o riesgo de aborto.


Por último, el Dr. Davoli explicó que el tratamiento para la hemofilia consiste en reemplazar el factor de coagulación que falta en la sangre. Esto se hace inyectando por vía intravenosa un producto que contiene el factor faltante.

La ventaja que tiene hoy en día dicho tratamiento es que se puede llevar a cabo en el propio domicilio mediante protocolos de autotratamiento por parte del propio paciente, adiestrado convenientemente por profesionales sanitarios para que, así, logren la mayor autonomía personal posible.

De esta manera, si el tratamiento es el adecuado en cuanto a seguridad y eficacia y, en especial, si éste es profiláctico, se puede asegurar una muy buena calidad de vida y una casi normalizada esperanza de vida para los pacientes hemofílicos. “Argentina es en el mundo un país muy respetado en cuanto a la hemofilia”, concluyó.

Quienes deseen obtener más información pueden comunicarse con la Organización Nacional de Hemofilia filial Rosario, que funciona en el Hospital Provincial del Centenario, Urquiza 3101.Teléfono: 0341-4375506 Teléfono de emergencia: 0341-4375506 / 0341-156515461 / 0341-153317396 E-mail 1: virrescia@hotmail.com E-mail 2: hemofilialrosario@hotmail.com Médicos de referencia: Dra. Virginia Rescia, Dr. Mauro Dávoli